Desde el Lateral de Butarque

Vitoria os sienta tan bien

Cargando...

El CD Leganés finaliza una espectacular semana empatando nuevamente en el descuento un partido que ya tenía prácticamente perdido, de no ser porque Vitoria volvió a ser ese lugar talismán para los pepineros como ya sucediera en sus dos visitas anteriores a Mendizorroza. De todo lo acontecido en este partido, y algún que otro detalle más, os hablo en un nuevo Lateral de Butarque para Pobla FM.

Montakit 1200 200

Contaban David Aguilera y Daniel Abanda en su fantástico libro "Leganés es de primera", que la mañana antes del famoso partido de Anduva, justo cuando iban a realizar la última sesión de entrenamiento en VitoriaAsier Garitano les dijo a sus jugadores para motivarlos que "respiraran muy profundo, porque esto es aire de primera división, y no os viene nada mal". Y así fue porque gracias a ese aire reconfortante lograron hacer historia frente al Mirandés. Pero con lo que nadie contaba es que, 3 años después de aquel ascenso, Vitoria se convertiría en un talismán para el CD Leganés al salvar un punto de manera agónica durante sus tres visitas a Mendizorroza. La ultima ayer gracias a un gol de Silva, de nuevo en el descuento, que deja la permanencia a tiro de piedra.

Francamente mucho optimismo no respiraba viendo la revolución en forma de rotación que hizo Pellegrino en el once con respecto a los dos encuentros anteriores, devolviendo la titularidad a Nyom y dando entrada a Eraso y Gumbau en el centro del campo, además de colocar a Sabin Merino en el ataque junto a Braithwaite que volvía tras cumplir ciclo.

El partido no fue de esos que recordaremos por su juego, sino más bien por su intensidad y la crispación generada por Mateu Lahoz en ambos conjuntos. Todo comenzó a los 18 minutos cuando el valenciano señaló como penalti un forcejeo mutuo entre Bustinza y Calleri, que fue muy protestado por el conjunto pepinero que, muy a su pesar, de nada sirvieron esas quejas porque el delantero argentino puso en ventaja a los de Abelardo transformando dicha pena máxima.

Pese a unos primeros minutos buenos y hasta con alguna ocasión clara como la de Merino que fue repelida por Pacheco, el Lega cumplía con el protocolo de ir por detrás en el marcador en la capital alavesa, lo que hacía que muchos pepineros tuvieran esperanza de que se reaccionara como en otras ocasiones anteriores, al menos en la segunda mitad porque, al término de los primeros 45 minutos, la sensación era que de no ser por ese penalti el Leganés no iría perdiendo, así como de haber tenido más pegada los de la antigua Egáleo podrían ir incluso ganando porque, pese a la rotación del equipo, los de Pellegrino estaban respondiendo bien sobre el campo.

La plantilla del CD Leganés celebra en los vestuarios de Mendizorroza un empate con claro sabor a victoria (Foto: Instagram Dimitrios Siovas)

El segundo tiempo sería mucho más intenso y con un juego mucho más ralentizado por las interrupciones y las continuas amonestaciones (hasta 10 cartulinas amarillas hubo). Eso hizo que "El Flaco" moviera fichas dando entrada a Arnaiz por un Bustinza bastante desquiciado y fuera del partido desde la jugada del penalti - algo poco habitual en él – y a los 75 minutos, iría a por todas introduciendo simultáneamente a El Zhar y Santos en lugar de Merino y Eraso que, personalmente, lo hubiera aguantado en lugar de un Gumbau que fue de más a menos.

La tensión iba en aumento cuando se protestaría un penalti sobre Nyom que el colegiado decretó en una falta en ataque, y más cuando Michael Santos tuvo en sus botas una ocasión clara que mandó al lateral de la red que, por suerte no entró porque anteriormente ya había sido invalidada por fuera de juego.

Solo quedaban 4 minutos para el final del partido, y cuando todo hacía indicar que esta vez no habría milagro en Vitoria como las dos veces anteriores y la victoria se iba a quedar en Mendizorroza, a Michael Santos le llegaría, de repente, un brote de aire mirandés que le hizo tirar un caño sobre Laguardia para Silva que, con la izquierda, centró mal para disgusto de Braithwaite que se lo recriminaba mientras ese balón, de repente, se iba envenenando por arte de magia hasta golpear en la parte interna del poste… y entrar en la portería. Era el minuto 92:21 cuando el gesto del danés cambiaba por completo, Rubén Pérez, Santos y El Zhar se iban a abrazar exhaustos al lateral argentino, mientras que Tarín y Siovas corrían hacia la esquina cercana donde estaban los 200 aficionados pepineros desplazados para la ocasión, que repetían la escena de éxtasis vivida hace sólo tres días contra el Valladolid, igual que la que se vio en Getafe con los jugadores regalando sus camisetas en señal de agradecimiento por el apoyo mostrado durante el partido (Video de ello en la portada).

Este empate milagroso hace que el Lega roce ya la permanencia con los dedos gracias a los 40 puntos acumulados, haciendo que se afronte con más tranquilidad la visita de un Real Madrid en horas bajas que lo hace mucho más peligroso. Solo espero que cierto gafe twittero no actúe de talismán para los de la Castellana, y que esta aura mágica que nos ha hecho vivir desde este Lateral de Butarque una verdadera semana fantástica, tanto, como cada visita a Mendizorroza viendo que al Leganés Vitoria le sienta tan bien.

Foto portada: Agencia EFE