LNFS - FINAL COPA DE ESPAÑA MADRID 2018

(3-4) Dios bendiga el Futsal

Cargando...

Jaén Paraíso Interior remonta en la prórroga y se lleva su segunda Copa de España tras la de Ciudad Real 2015. Movistar Inter desecha una renta de 3-1 en la segunda parte y se queda a un paso de alcanzar la triple corona consecutiva. El WiZink Center batió el récord de asistencia a una Final de Copa de España con más de 12.600 espectadores. (Foto de portada: Prensa LNFS)

xxxxxxxxxx

FERRETERIA ORTIZ 1200 200

Ya lo venía contando, y cualquiera que conozca algo de fútbol sala sabía que esto podía pasar. A decir verdad nadie lo esperaba cuando el luminoso reflejaba 3-1 a favor de Movistar y la inercia de juego era más proclive a que cayese el cuarto que al segundo del Jaén, pero el destino tiene estas cosas. Las grandes hazañas ocurren así, y Jaén Paraíso volvió a hacer historia venciendo a Goliat en un final de infarto. Los casi tres mil aficionados jienenses se volvieron locos, no es para menos, y los de Movistar se fueron con sabor agridulce aunque orgullosos de sus jugadores, tampoco es para menos. Vaya Copa nos han ofrecido los ocho equipos, vaya Copa hemos vivido en Madrid, a la altura de las mejores vividas por éste que les escribe. 


La final comenzó con cierto retraso, pero la espera mereció la pena. Y la previa también. Antes de saltar los equipos al terreno de juego el diario Marca entregó un galardón a Luis Amado y Kike Boned como homenaje a su carrera. Y tras ello llegó la actuación del violinista Pablo Navarro que hizo las delicias del público. Una vez concluido esto llegó lo que todos esperábamos: la gran Final de la Copa. 


Los primeros minutos fueron los propios de estos partidos: tensión y descaro a partes iguales. Parecía que salía más enchufado Jaén, algo que trató de voltear Ricardinho, mucho más activo hoy que en los días anteriores. Se le veía jugando en el patio del colegio, pisando el balón, jugueteando y regateando rivales como si fuese tarea fácil. Para él lo es, por eso es un genio. La primera gran jugada del choque llegó de los pies de Ángel Bingyoba quien, tras recibir un balón largo de Dídac, golpeó a puerta tocando el balón en Bebe y envenenándolo hacia el palo. Por suerte para Inter, lo escupió y se quedó en el primer susto para Herrero. Acto seguido llegó la primera de Movistar: un chut lejano de Bebe que se marchó fuera.


Contaba el reloj cinco minutos cuando Jaén Paraíso cometía su tercera falta, sobre Solano (que se reencontraba con sus ex compañeros) y desde más o menos 10 metros escorados a la derecha se sacó Elisandro un zapatazo que se colaba en la puerta. Pero la suerte esta vez sonrió a los andaluces y el golpeo rebotó en Daniel, que pasaba por ahí, y salió fuera. Con el paso de minutos fueron los dos equipos soltando nervios y, pese a que no culminaban jugadas de peligro, se les veía más sueltos en el manejo del balón. Todo estaba en el aire.


Carlitos pegó en el palo un libre directo y, en el rechace, a punto estuvo Bebe de marcar desde su propio campo pues se encontraba Dídac adelantado (fue a rematar el rechace del palo con poco acierto). Tras esto, ahora sí, sería Gadeia (11’) el que estrenase el luminoso en una jugada por la banda derecha donde, tras deshacerse de un defensa, batió a Dídac colando el balón entre sus piernas. Locura en el Palacio. Los unos por celebrar el gol, los otros por levantar a su equipo. 
El tanto atenazó un poco a ambos equipos de nuevo y desde entonces y hasta el descanso corrió rápido el reloj, sólo interrumpido por las faltas que le señalaron a Movistar, pues Jaén al encajar el gol también sumó la quinta acumulativa. No pasaron ninguno a mayores. La más clara del tramo fue para Elisandro, que, con toda la portería para él sólo tras una serie de catastróficas desdichas de Dídac y su defensa, mandó el balón al poste y fuera en lo que podía haber sido el 2-0. Con varios tiros sin acierto de Daniel, Elisandro, Gadeia y Ortiz llegábamos al tiempo de asueto. Movistar dominaba el marcador, el juego y la inercia, pero pese a ello Jaén aún tenía mucho que decir. 


La reanudación fue una copia de los primeros minutos de partido. Hasta que entraron en calor los dos equipos intentaban hacerse con la posesión para, así, crear peligro. Y tras forzar un córner Burrito llegó el empate. El balón quedó muerto en el área azul y Mauricio (23’) envió de un punterazo el balón a la portería dejándolo colgado de la red superior. De nuevo la locura. 


Se puso Inter otra vez el mono de trabajo y gracias a ello llegó la ventaja: un balón largo a Ricardinho (26’) y espacio, no necesitaba más. Se plantó frente a Dídac y con una picadita extraordinaria le superó para acabar empujando el balón en la línea de gol. Un minuto después sería Elisandro (27’) el que desde la frontal recogió un rebote a disparo suyo y con un trallazo seco al palo alojaba el balón en las mallas. 3-1 con trece minutos por jugarse. Ahora sí parecía que Movistar lo tenía en su mano. Y realmente lo tuvo, pues durante los siguientes minutos (y pese al tiempo muerto solicitado por Dani Rodríguez) gozó de ocasiones claras para ampliar más la renta. Pero apareció Dídac para cerrar la persiana e impedir así mayor gloria de Gadeia, Elisandro o Solano. 


Al cumplir el treinta de juego, Jaén se volcó sobre la meta de Herrero y con dos disparos de Dani Martín dejaba claro que aún no estaban muertos. Ambos los despejó el cancerbero a córner, pero a la tercera ya no pudo. Se botó el segundo córner al interior del área donde la recogió Carlitos (34’) y con un disparo raso y cruzado recortaba distancias. Y seis minutos por jugar, un mundo. Desde entonces y hasta el bocinazo final de todo pudo pasar, pues por parte madrileña lo intentaron Ricardinho de puntera y Elisandro; y de la parte jienense Carlitos pudo empatar antes de tiempo si Jesús Herrero no fuese tan hábil de reflejos. A falta de tres minutos se la jugaba Jaén con portero-jugador y pronto dio resultado el juego de cinco. Un balón al pivote fue interceptado por la defensa dejándolo suelto a merced de un goleador como Dani Martín (37') que esta vez no perdonó. La fe mueve montañas, y todo Jaén consiguió traerse Despeñaperros en esta final. 


Los dos minutos finales fueron de una emoción tremenda para el espectador: se sucedieron ocasiones de peligro, en pies de Ricardinho y Chino, y Gadeia sobre la bocina a punto estuvo de sorprender a Dídac. Ahora sí, se confirmaba, nos íbamos a la prórroga. Dos partes de tres minutos cada una que se preveían una batalla total. Y no defraudó. Jaén ya acumulaba las cinco, e Inter la cometió al final del periodo tras una mano de Ortiz absurda en el centro del campo (bien es cierto que los colegiados se habían comido dos más claras antes). De este primer periodo sólo destacar un latigazo del capitán Ortiz desde diez metros que se marchó besando el palo. 


En la segunda parte de la prórroga salió a arriesgar Jesús Velasco: decidió jugar con Rafael Rato de cinco desde el inicio, lo que hizo que el reloj corriese sin apenas ocasiones pues Jaén se cerró en rombo perfectamente, tapando cualquier resquicio posible. Y en una de esas la robó Chino (40+5) y el resto se lo imaginan. Chut lejano a portería vacía, gol y la marea amarilla enloquecida. Quedaban apenas minuto y medio, tiempo suficiente para que Rato y Gadeia metiesen el miedo en el cuerpo. Pero ésta vez la suerte no estuvo de su lado y Dídac despejó cualquier oportunidad. Con el bocinazo final se desbordó la alegría en el banquillo y la grada visitante. Tres años después Jaén volvía a llevarse la Copa de España. Un año después vengaban las semifinales caídas el año pasado ante Inter, y lo hacían en su casa (figuradamente). 


Sería tontería criticar hoy cualquier cosa de Movistar Inter, técnica o táctica. No se puede reprochar nada a quien lo ha dado todo (tampoco soy yo quién para hacerlo). La Copa pudo caer para cualquier lado y, en esta ocasión, se fue para Andalucía. El año pasado vino a Madrid gracias a una agónica tanda de penaltis. El deporte es así, imprevisible. Y el fútbol sala más. Por eso nos gusta. Por eso nos encanta el futsal y competiciones como esta Copa de España, donde dos de los tres favoritos se quedaron en la cuneta antes de lo esperado. Donde un equipo humilde que mueve masas como nadie en su provincia, consigue llevarse su segundo entorchado. Enhorabuena a todos por el espectáculo, gracias por hacer grande este deporte. Dios bendiga el futsal. 


Ficha del partido


Movistar Inter: Jesús Herrero, Ortiz, Ricardinho, Gadeia y Elisandro. También participaron: Bebe, Rafael Rato, Daniel, Pola, Humberto y Solano. Entrenador: Jesús Velasco.


Jaén Paraíso Interior: Dídac, Boyis, Chino, Carlitos y Alan Brandi. También participaron: Mauricio, Giasson, Burrito, Campoy, Victor Montes, Dani Martín y Bingyoba. Entrenador: Daniel Rodríguez. 


Goles: 1-0 11’ Gadeia, 1-1 23’ Mauricio, 2-1 26’ Ricardinho, 3-1 27’ Elisandro, 3-2 34’ Carlitos, 3-3 38’ Dani Martín, 3-4 40’+5’ Chino


WiZink Center (Palacio de los Deportes) de Madrid. Lleno total con gran ambiente en las gradas: 12.632 espectadores. 


Árbitros: Urdanoz Azpeteguía y Felipe Madorrán