Ni Sáinz ni Alonso terminaron en Silverstone, uno por un golpe de su compañero y el otro por avería

Hamilton gana cómodo en su tierra, y Ferrari sufre

Cargando...

Cómoda victoria, como pocas de Lewis Hamilton, que siempre dominó la carrera y permaneció ajeno a las batallas que se disputaban tras él. Bottas alcanzó un segundo puesto mucho más trabajado tras los problemas de clasificación. Y tercera posición en el podio para Kimi Raikkonen. El finlandés sigue siendo rápido pero su falta de intensidad le deja siempre fuera de la pelea por la victoria. Vettel pinchó en la última vuelta y solo pudo ser séptimo. 

xxxxxxxxxx

La autoridad que había demostrado Hamilton durante todo el fin de semana se vio confirmada, y sobradamente, en la carrera. Hubo safety car, hubo peleas más que interesantes, pero el británico de Mercedes nunca fue protagonista. Supo salir bien y mantenerse en posiciones de cabeza durante toda la carrera. Sus cambios de neumáticos les mantuvieron en todo momento en cabeza. No tuvo problemas, los que sí tuvieron sus máximos rivales, los dos pilotos de Ferrari. Tanto Vettel como Raikkonen sufrieron con los neumáticos. Raikkonen sufrió un pinchazo en la vuelta 48, y Vettel en la 49. Mala suerte quizá, pero también es muy posible que en la Scuderia no hayan calculado bien la resistencia de las gomas. El finlandés logró ser tercero, pero el alemán, que mantiene el liderato por un solo punto, llegó séptimo. 

Los grandes momentos de la carrera los firmaron Verstappen y Vettel, junto a Bottas. Éste último logró una soberbia remontada tras los problemas que había sufrido en clasificación, y la buena suerte se alió con él para llegar justo detrás de su compañero de equipo. Verstappen, que había logrado en un espectacular adelantamiento colocarse tercero, justo entre los dos Ferrari, demostró una vez más su enorme calidad al aguantar las embestidas de Vettel, con un coche considerablemente más rápido, a partir de la vuelta 14. Fueron sin duda los momentos más divertidos del Gran Premio. Vettel intentaba una y otra vez adelantar al piloto de Red Bull, hasta que se logró colocar por delante unos metros. Pero Verstappen, casi fuera de pista, aguantó con el acelerador a fondo para lograr mantenerse por delante al final de unos cuantos giros. Ambos se quejaron por radio de su rival por haberle cerrado en distintas curvas. Pero lo cierto es que fue una competencia bastante limpia y equilibrada, en la que Verstappen no cedió un metro frente a un piloto con un coche superior. 

Todas las vueltas que llevaba Vettel detrás de Verstappen le dejaban fuera de la posibilidad de ganar la carrera. En Ferrari decidieron que lo mejor era intentar adelantar en boxes. Vettel cambió las ruedas y una sola vuelta fue suficiente para dejar atrás al de Red Bull, al que tampoco ayudó un problema al cambiar el neumático trasero izquierdo. Una victoria parcial de Vettel que pagó caro al final. Arriesgó al cambiar tan pronto las ruedas, y el pinchazo de su última vuelta es consecuencia directa de esta decisión para quitarse a Verstappen de encima. 

Todo parecía indicar que la victoria de Hamilton iba a ser menos con los dos Ferrari por detrás, hasta que las ruedas de los italianos, en el límite, decidieron erigirse en protagonistas. Raikkonen tuvo algo más de suerte, al llegar su pinchazo un poco antes del final, y pudo estar en el último cajón del podio. 

Los españoles, ambos sin terminar

Muy pronto terminó la carrera para Carlos Sáinz. En las primeras curvas Kvyat y el español se enzarzaron en una pelea en  la que ninguno quiso aflojar. El ruso, que ya se llevó puesto a Alonso en la anterior carrera, siguió con el pedal a fondo pisando tierra y no pudo evitar que el trallazo que le pegó el coche golpeara sin piedad el bólido del español, cuyo trompo obligó a sacar el coche de seguridad. Mal asunto para Toro Rosso. 

Y Fernando Alonso, que arrancó los aplausos de Silverstone el sábado al conseguir ser primero en la Q1, volvió a ver cómo su McLaren Honda fallaba, en este caso en la bomba de gasolina. La fiabilidad sigue siendo escasa en  la escudería británico japonesa, que ve pasar con frustración la temporada sin resultados. Hasta entonces el asturiano había peleado en las últimas posiciones en busca de puntos, con poco éxito. Su compañero Vandoorne solo pudo ser décimoprimero. 

Foto de portada : F1