"Diablillos"

Cargando...
El próximo 10 de julio triatletas anónimos del club Diablillos de Rivas competirán en el Iron Man de Vitoria. Un año de sacrificio para llegar a la meta.
xxxxxxxxxx

Ya queda menos, seguramente los últimos días sean los más complicados, los más tediosos, duros e interminables. Pero todo el esfuerzo y sacrificio de un año llega a su fin, para poner el colofón final el 10 de julio en Vitoria.

Los Diablillos de Rivas, un club de triatlón al sureste de la Comunidad de Madrid, lleva preparando a sus atletas durante años. En este club hay atletas  semiprofesionales (algunos compiten en élite) y amateur, con amplia experiencia en el ámbito triatleta y un palmarés envidiable ( 8 Ligas nacionales de Clubes de Triatlón, 7 Campeonatos de España de Triatlón, 4 Copas del rey y 5 Campeonatos de España de Duatlón)

Sin ir más lejos el pasado 26 de junio varios de ellos compitieron en Klagenfurt (Austria), una de las fechas marcadas en rojo en el calendario de muchos diablillos.

Sin embargo hoy vamos a poner la lupa en aquellos triatletas que compiten y entrenan en la sombra, por el simple placer de superarse a si mismos, por la satisfacción del trabajo bien hecho y por el mero hecho de disfrutar de uno de los deportes con mayor auge en nuestro país en los últimos años. Mucha culpa de éste fervor que ha nacido en España por el Triatlón en parte tienen mucho que ver los Iván Raña, Javier Gómez Noya, Fernando Alarza o Mario Mola.

Dicen los que practican este deporte que es como una droga, que engancha y, a buen seguro que lo es. Las líneas que a continuación siguen, son  sólo un estracto del día a día de esos triatletas que compaginan, trabajo, vida familiar (con hijos) y además los durísimos entrenamientos diarios necesarios para competir con dignidad en semejante prueba.

Condicionantes

Lo primero y esencial, es contar con el apoyo familiar, sin ello es imposible, pues les robarás mucho tiempo de estar con ellos durante varios meses, además del esfuerzo económico que supone.

En segundo lugar , ponerse en manos de especialistas y profesionales cualificados que te guíen en la planificación de los entrenamientos, alimentación y descanso.

También es necesario prepararse mentalmente para un trabajo titánico durante más o menos 5 meses ( si ya cuentas con experiencia y entrenamiento en otras distancias).

El " día a día"

Los entrenamientos deben ser de 7 días a la semana y unas 20 horas semanales de preparación en función de lo cerca que esté la cita.

El problema viene cuando todo esto lo tienes que encajar dentro de un horario de trabajo de unas 8 horas, el llevar a los niños al colegio, hacer la compra, jugar con los pequeños... y, sólo tienes 24 al día, aún no se como lo hacen pero si, lo consiguen. ¿Cómo?, pues ahora lo veremos.

Nos ponemos en la piel de uno de estos "súperhéroes" (José Roberto Búger, funcionario), no es el único, de hecho hay varios compañeros en situaciones similares o si cabe con más complicaciones, pues algunos de ellos tienen hasta tres hijos.

[caption id="attachment_7601" align="aligncenter" width="200"] La prueba de natación consta de 3.800 m. Foto: www.canofotosports.com[/caption]

Cuando el trabajo lo permite y toca librar una semana, los entrenamientos se "llevan" de una manera más factible.

De Lunes a Viernes toca levantarse prontito llevar a la niña al cole y después empezar una dura jornada de entrenamientos. El día comienza con una hora y cuarto de de carrera, siguiendo con unos 3,5 km de natación, en días alternos claro, (lunes, martes y jueves) porque luego toca lo que no has hecho en estos días atrás con  la preparación de la prueba en bici que no baja de las dos o tres horas diarias a piñón y sin descanso.

Los sábados y domingos no son menos duros. A la salida del sol (cuando los gallos dan la bienvenida al nuevo día con su canto) nuestros "héroes" ya están por las calles de Madrid, un día para hacer mínimo hora y media de carrera y el otro día, lo que llaman ellos la "tirada larga" que consta de 3 a 6 horas con entrenos en piscina, que oscilan entre los 3.400 metros y los 6.500 de longitud.

 

Todo esto, es el plan librando, sin trabajar. Lo peor viene ahora, cuando compaginas las tres cosas, familia, trabajo y entrenos.

[caption id="attachment_7598" align="aligncenter" width="300"]Tramo en bici. La prueba en bici consta de 180 KM. Foto: www.canofotosports.com[/caption]

Entonces la jornada empieza a las 5:30, para trabajar. A las 16:00 acaba la dura jornada de trabajo y empieza lo emocionante. Bici,  carrera lo que toque, eso si, sin apenas descanso y a las 22:00 horas toca darse un refrescante chapuzón de hora y media.

La jornada acaba a las 23:30 horas después de una jornada de trabajo de ocho horas, entrenamiento a la tarde de dos o tres horas, por supuesto entre medias juegos con la niña, compras, cenas, baños... y cuando has terminado de todo eso, como apuntamos anteriormente, la piscina te espera.

[caption id="attachment_7606" align="aligncenter" width="200"]IMG_0510 La carrera consta de 42 KM. Foto: www.canofotosports.com[/caption]

Y así un día tras otro, con el cuerpo reventado, las típicas riñas familiares por no satisfacer con tu presencia las necesidades familiares, los cambios de turno con compañeros para poder compaginar los imprevistos que surgen a menudo. Todo con un fin, el poder cruzar la meta el próximo 10 de julio en Vitoria acompañado de los tuyos y con la satisfacción del trabajo bien hecho y la recompensa del cariño de todos los que te apoyaron.

Recientemente nos dejó un grande, un luchador, Mohammed Alí, una frase suya puede ser el fiel reflejo del día a día de estos atletas anónimos.

Odié cada minuto de entrenamiento, pero dije, "no abandones". Sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón. - Muhammad Ali.

 

Chema Broncano