#POBLAFMENORTIZ

Cuando la vida te toca los cojones

Cargando...

FERRETERIA ORTIZ 1200 200

Javito Atance: Alegre, divertido, es una enciclopedia andante. A mí me gusta almacenar datos, pero reconozco que no le llego a ni a la suela del zapato. Los de PoblaFM me han explicado que sufre Asperger, yo no le noté nada raro. En eso también me gana, mi silla de ruedas es demasiado aparatosa. Reconozco que le envidio y me alegra que su discapacidad no se le note. Contó que de pequeño y de joven lo pasó mal porque era el raro de su clase, entre sus amigos, raro… Pues a mí me pareció de lo más normal, perdón, especial. Y lo es porque me gusta cómo escribe Javito, cómo vive sus artículos, leyendo se nota la pasión que le pone a esta profesión que le inspiró Pobla el primer día que le escuchó en la radio. Me impactó el post que escribió nada más acabar el partido en el Santiago Bernabéu en el que su CD Leganés escribía la mejor página de su historia eliminando al Real Madrid. Desde ese día quise conocerle y decirle que era un fiel seguidor suyo. Sé que a Javito le hizo ilusión saberlo. 

A Pablo no le conocía tanto, pero después de escucharle treinta segundos supe que la vida también le había tocado los cojones, que la mala suerte le señaló. A Pablo le entiendo, sus padres y sus médicos pensaron lo mismo que los míos, cómo iban a dejar a la humanidad sin dos genios como nosotros. Válvulas intracraneales, esófagos que no existen, orejas que pertenecen al cine de Spielberg, operaciones de cadera, de oído... somos parte de la ciencia. Pablo Cava habla muy bien, escribe muy bien, su pasión por el deporte y por la docencia transpira en cada frase. No hay nada que Pablo Cava diga a la ligera, todo tiene el sentimiento del que ha tenido que llevar a la práctica sus sueños, porque los tenemos, aunque son fáciles, disfrutar la vida que nos tocó los cojones cada segundo, comérnosla. Me dicen mis compañeros de PoblaFM que somos un ejemplo para todos ellos. Yo prefiero ser su amigo. 

Así les sentí a ellos, a Pablo Cava y a Javito. Sé que les encanta escribir, y como nuestro mundo está lleno de retos les emplazo a que cuenten qué les parece este Ironside del siglo XXI.

Foto: Irene Yustres