Inicio / Canastas / Movistar Estudiantes / El Estudiantes cae a plomo
Movistar Estudiantes 70 - 85 Fuerza Lérida

El Estudiantes cae a plomo

El nefasto inicio del partido (0-14), el acierto del Lérida y el horrible desacierto estudiantil privan al Estudiantes del ascenso a la ACB. Johnny Dee el mejor en los colegiales (25p.)
Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Día III del año IV en la LEB Oro. Han pasado ya más de 48 horas desde que el Movistar Estudiantes no pudiese obtener el billete de ascenso a la ACB y todo sigue igual. Un batacazo duro para los que somos aficionados del Movistar Estudiantes y que le hemos seguido toda la temporada, con sus idas y venidas, sus victorias, su mala racha de derrotas, las lesiones, las sufridas victorias en los playoffs y ahora la decepción total con su derrota frente al Lérida en la final por el ascenso, y todo ello con las esperanzas depositadas en todos tras su aplastante victoria al Tizona Burgos en semifinales (80-62).

El Lérida, con billete a la Liga Endesa

El Lérida subirá a la ACB. No hay más discusión que valga. Justa y merecidamente. Acabó ganando sufridamente al Hereda San Pablo Burgos en semifinales (77-80) y barriendo en 8 minutos del mapa a Movistar Estudiantes (70-85). Desde su creación en 2012, tras el que fuese el antiguo Lérida, desaparecido por la crisis económica, el club volvió a estar en marcha, y 12 años después estará en la élite del baloncesto español por primera vez en su historia. Será junto al Leyma Coruña, ascendido directamente tras una gran temporada. 

Un gran trabajo de los ilerdenses durante toda la temporada les ha permitido ascender a la Liga Endesa. Todo ello gracias al trabajo de su joven entrenador, Gerard Encuentra, de tan sólo 34 años. Ya le ganaron al Estudiantes en Barris Nord por un resultado muy similar al del pasado domingo (93-79). También en el Wizink Center pelearon un duro partido pero al final se quedaron a las puertas (75-72).

Partido resuelto desde el inicio

Desde el inicio se vió completamente cortocircuitado el Estudiantes. Los despropósitos en ataque y las malas decisiones, todo ellos sumando el desacierto les jugaron una mala pasada en apenas 8 minutos, cuando ya estaban ¡17! abajo en el marcador (4-21). Entre lo más destacable esto era un mal inicio, pero es que el Estudiantes empezó ¡¡0-14!! con un 0/7 en tiros de campo y sin anotar un solo tiro en 6 minutos. Era Guillem Ferrando el que anotaría el primer punto y posteriormente cada punto era un milagro para los estudiantiles, cada tiro libre se celebraba, incluso cada falta a favor, había que tirar de donde fuera…

Parecía que con el 10-25 del primer cuarto se empezaba a creer un poco pero fue un sueño imposible. El porcentaje al empezar el segundo cuarto era de vergüenza, ¡2 de 18 en tiros de campo! Así era imposible remontar un partido que en el fondo muchos ya sabíamos que iba muy mal y que el desastre cada vez estaba más cerca.

Los catalanes eran un espectáculo jugando, con buena circulación de balón, encontrando siempre un tiro liberado, con Javi Vega en las esquinas, bombardeando el aro estudiantil, Simeunovic acertadísimo, Kuath multiplicándose en todas las partes de la pista, reboteando, anotando, taponando… Su ficha de tiro al final del partido lo decía todo (16p.) y con un 7/11 en tiros de campo. La valoración del partido fue vergonzosa, 2-71 y ya en el descanso con el 21-50 en el marcador creo que todos sabíamos que esto no lo ganaba el Estudiantes ni de broma. Wintering y Larsen, desaparecidos y desacertados (3 y 0 puntos respectivamente, Larsen 0/6 en tiros de campo), Murphy tan sólo 3 puntos, Sola 0 puntos, Sergio Rodríguez 5 puntos, Nzosa 2… En fin, un desastre. 

Acierto extraordinario

Lo del Lérida no era ni medio normal, 52 puntos en dos cuartos, marcador con previsión de 100 puntos, 12 de 14 en tiros de 2 y un 6 de 17 en triples. Con estas estadísticas era prácticamente imposible. En el momento que hubo un parón en el partido por problemas en el marcador, el electrónico reflejaba 14-43. ¿De verdad alguien pensaba que aún se podían salvar los muebles? Pero es que ni siquiera los tiros libres anotaban los estudiantiles y los porcentajes para borrarlos directamente. 1 de 11 en tiros de tres, 4 de 28 en tiros de campo y sólo 14 puntos en 17 minutos de partido. El marcador al descanso ya dictaba sentencia (21-52). Sólo alguien con mucha fe podía creer que el Estudiantes iba a remontar 31 puntos, visto lo visto esta temporada.

Johnny Dee llegó tarde

Apareció tarde el pistolero. Pero al menos apareció, no como otros. Francis Alonso aportó lo que pudo, pero anotó sólo 6 puntos. Pese al negativo inicio de Johnny Dee, sin anotar una sola canasta, al final fue el mejor en los colegiales y el que empezó a encadenar triples consecutivos hasta terminar con un 7/14 en tiros de 3 y 25 puntos en total. Al final fue en vano. En 10 minutos recortaron 7 puntos pero el marcador aún era contundente (48-72). En defensa la sangría era constante y cada canasta anotada por los colegiales era devuelta por los ilerdenses. Venció el Lérida. El Estudiantes hundido, un año más en la LEB Oro y ya van cuatro. 

Lágrimas y desolación

Las caras lo reflejaban todo, desde el principio. Carlos Suárez con la mirada perdida, Wintering y Adams Sola llorando… Francis Alonso enfadado, Guillem Ferrando contra la publicidad hundido… Un drama. Esta era la oportunidad. Tal vez la mejor, con una apuesta sólida con fichajes de renombre, pero durante la temporada sufrió. Llego a gobernar la competición, posteriormente se hundió, las lesiones, las salidas de jugadores como Michael Carrera, la llegada de fichajes fallidos como Frazier, Rakocevic y por supuesto el irregular rendimiento de jugadores como Nzosa o Sergio Rodríguez.

Pedro Rivero, desbordado y sin soluciones  

Lo de Pedro Rivero esta temporada es de traca. No únicamente en la final ha sido un cero a la izquierda. También ha tenido multitud de partidos esta temporada en los que ha sabido dar con la tecla, pero lo más ‘gracioso’ de todo es que no ha estado en entredicho en ningún momento, ni cuando el Estudiantes entró en aquella mala dinámica de derrotas que le impidió acabar 1º en la LEB Oro. A su favor hay que decir que intentó de todo, pero cuando las cosas no salen ni por A ni por B ni por C, ya no puedes hacer más. Estas fueron sus palabras:

Hemos hecho lo que hemos podido y ha salido el peor partido el día que tocaba jugárnosla… y no ha habido partido. Hemos tenido 5 de 34 en los dos primeros cuartos y así es muy difícil. Ha venido el bajón moral y a partir de ahí ha sido sufrir más que jugar una final.

Hemos pedido todos los tiempos muertos, hemos hecho todos los cambios posibles, hemos variado de todo… pero el porcentaje ha sido bajísimo y cuando ya estás en esa dinámica no hay manera. La gente quiere, pones y al final metes algunas… habrá que pensarlo y verlo pero explicación ahora mismo para el partido no tengo.

Atrapados en el infierno

No hubo historia en el partido, y eso es lo más triste de todo. Con un Madrid Arena a rebosar de aficionados estudiantiles se impusieron los del Lérida, ocupando un gran sector del pabellón. No dejaron de animar todo el partido y es que se notó considerablemente. El Estudiantes cumplirá su cuarta temporada en una LEB Oro de la que parece imposible salir. 

Incertidumbre y lo que viene ahora 

La tormenta que viene ahora es importante. Veremos a ver como reacciona el Estudiantes, con una plantilla de la que no se sabe nada de los contratos y que muy probablemente se vayan todos. Se apostó todo y se ha perdido. La gente está cansada de perder. En mi opinión personal, apostaría por la continuidad de jugadores como Sola, Francis Alonso, Leimanis, Larsen y Johnny Dee. Fuera Sergio Rodríguez, Nzosa, Suárez e incluso Wintering. 

No es esto lo peor de todo, lo peor son los equipos que habrá el año que viene en la LEB Oro. Todos peleando por el ascenso. Palencia, Obradoiro, Burgos, Guipúzcoa, Alicante, Fuenlabrada, Tizona, Betis… Estos dos últimos en duda, en el caso del Tizona por el proyecto y el Betis por viabilidad. Tela lo que se viene. Toca volver a empezar, una vez más.

Scroll al inicio
Ir al contenido