Inicio / Canastas / Movistar Estudiantes / El Estudiantes se topa con la realidad
El Estudiantes se topa con la realidad
El Estudiantes se topa con la realidad
Movistar Estudiantes 76 - 87 Alimerka Oviedo

El Estudiantes se topa con la realidad

Un gran Oviedo comandado por Josep Pérez (21 p.) provoca la primera derrota del conjunto estudiantil tras dos jornadas de competición. Kevin Larsen (17 p.) y Michael Carrera (16 p.), los mejores en los colegiales.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Con demasiado favoritismo llegaba el Movistar Estudiantes a su primer partido en casa. Primera victoria holgada frente al Cáceres en la primera jornada y buenas sensaciones en pretemporada. Los fichajes parecía que funcionaban, Francis Alonso, Alec Wintering, Johnny Dee… Y el entrenador mejor aún, con experiencia en la competición y recién ascendido con el Zunder Palencia.

Todo lo contrario pasaría en el Wizink Center, pese al espejismo de los primeros minutos del primer cuarto. Muy buen inicio del Estudiantes con un 2/2 en triples y anotando 17 puntos en 6 minutos de juego. Johnny Dee enchufado desde la línea de tres y Michael Carrera dejando buenas sensaciones, especialmente entrando a canasta, pero el Alimerka Oviedo no había venido a pasearse. Un viejo conocido comandaba a los asturianos, Javier Rodríguez, fulminado la temporada pasada como entrenador del Movistar Estudiantes. Como dice el refrán: la venganza es un plato que se sirve frío. Nadie esperaba que el Oviedo fuese a tener tanto acierto exterior (14/28 en tiros de 3) pero las muñecas calientes de Josep Pérez, sobresaliente en el día de hoy y Raúl Lobaco dejaban perplejos y sorprendidos a los hombres de Pedro Rivero. El resultado empezaba a ser engañoso y el Oviedo se ponía por delante en el primer cuarto (21-22).

 

Sin ideas

Empezaba el desastre en el Estudiantes y se vislumbraba lo que acabaría siendo el resto del partido. Desacierto y sobre todo sin ideas en ataque. El quinteto en pista (Leimanis, Alonso, Carrera, Murphy y Nzosa) no funcionaba en ataque y en defensa aún menos. Hasta 8 minutos llegaría a estar el Estudiantes sin anotar más de 3 puntos, aunque luego tampoco es que mejorase mucho, (7-22) era el parcial en el segundo cuarto. El acierto asturiano y en especial de Josep Pérez empezaba a encender las alarmas en los colegiales aunque finalmente sería en vano. 28-44 era el marcador al descanso.

Se abría el cielo en el Wizink Center y un rayo de luz clareaba un poco el resultado nada más volver del descanso. 5 puntos de Francis Alonso y 2 de Murphy reducían la diferencia a 9 (35-44). Pero sería un engaño, el marcador iba a tirones, el Estudiantes remontaba y cuando se acercaba, el Oviedo volvía a estirar el marcador. Sólo en el 50-54 hubo una esperanza seria de remontada e incluso en el 59-63 a falta de 7:46 y gracias a Kevin Larsen. El parcial era favorable en este tercer cuarto (24-17) y animaba a soñar con la remontada.

El último cuarto sería una broma. El abuso en ataque de Michael Carrera sin acierto, la mala gestión de las posesiones sin plantear jugadas y el desacierto eran los ingredientes perfectos para perder el partido. Así fue, estaba claro que hoy el Estudiantes tenía que perder pero la imagen mostrada en el último cuarto era innecesaria. Josep Pérez seguía a su bola, anotando desde el triple (5/7) y el movimiento del balón de los asturianos era perfecto. 76-87 perdía el Movistar Estudiantes dejando varias dudas en el rendimiento de algunos jugadores como Carlos Suárez, Sergio Rodríguez e incluso los pocos minutos de Adams Sola. 

 

Más noticias sobre...

Scroll al inicio
Ir al contenido