Liga Endesa Jornada 21: Real Madrid 93 Valencia Basket 94

Batería Baja

Un Real Madrid cansado, no pudo superar a un muy buen Valencia Basket que supo aguantar la épica de Sergio Llull (17 puntos) y Rudy Fernández (16 puntos 4 rebotes 3 asistencias 2 robos 1 tapon 23 valoración). Tercera derrota seguida liguera del Real Madrid que complica su liderato. Nueva semana de triple partido - tercera consecutiva - de un Real Madrid que reclama descanso.Solo falta 10 días para el inicio de la Copa.

El sobresfuerzo paga las consecuencias. El coronavirus obligó a estrechar aún más el calendario de los equipos españoles de Euroliga. El Real Madrid jugó anoche su 45º partido de la temporada, pero lo más increíble, es que lleva 13 partidos en 37 días de año 2022. Pensaba allá por septiembre, que el mejor remedio para tan largo calendario era también una larga plantilla. Pero, por suerte o por desgracia, todos los efectivos de Pablo Laso son importantes para el devenir del equipo y la temporada. Ayer el Real Madrid tenía un difícil compromiso liguero contra Valencia Basket. Porque Valencia Basket es un equipazo – 4º clasificado con 11-6 – capaz de asaltar cualquier cancha europea, porque el cansancio se acumulaba – 4 partidos en 7 días – en las carnes de los blancos y porque en todo Real Madrid vs Valencia Basket, los árbitros siempre son los tristes – anoche 48 faltas señaladas – protagonistas del duelo. Y es que los taronja estaban en su mejor momento de la temporada, con 3 victorias consecutivas, 7 de las últimas 9 jornadas disputadas, incluida su victoria en el Palau Blaugrana. Además tiene a 6 jugadores que valoran por encima de los 11 créditos, incluido Bojan Dubjlevic que es el tercero más valorado de la competición.

Publicidad
Clorín

El Real Madrid volvía a jugar en el WiZink Center por tercera jornada liguera consecutiva y, curiosamente, lo hacía tras dos derrotas seguidas ante el FC Barcelona y el Morabanc Andorra. Curioso, porque ningún equipo de Euroliga ha sido capaz de profanar el pabellón madridista (13-0) como igual sucede en Liga Endesa cuando los blancos son visitantes (7-0). Además Pablo Laso repetía roster y quinteto por tercera vez consecutiva con Heurtel, Causeur, Abalde, Yabusele y Tavares. El primer cuarto fue maravilloso, para los amantes del buen basket y no tan bonito para el entrenador. Mucha anotación poca defensa dos mitades, dentro del mismo cuarto, dominadas completamente por cada uno de los equipos. Empezaba golpeando primero el Valencia Basket con un parcial de 4-9 en dos minutos con 4 puntos de Dujlevic que se atrevió a tirar al suelo a Yabusele. Pero el francés contratacaba con 8 puntos en menos de 4 minutos para volver a igualar el marcador 12-11 en el minuto 4 de partido. Fue entonces cuando apareció el genio Thomas Heurtel que superaba a todos sus rivales y continuaba con su acierto de toda la semana. Parcial de 11-2 en dos minutos con 8 puntos del base francés, incluido un 2/2 en triples en un  primer cuarto infalible del Real Madrid desde el perímetro. Pero cuando parecía un primer cuarto controlado por el Real Madrid, apareció el buen trabajo de Valencia Basket y recuperar esos diez puntos de desventaja en apenas segundos. Y con Pradilla (8 puntos) y Dubjlevic (7 puntos) como estiletes, el Valencia Basket se marchaba por delante en el marcador 30-31 al final del primer cuarto. El Real Madrid miraba con su 69% en tiros de campo, con envidia el 74% de Valencia Basket que a su vez, llevaba un 60% en triples por un 86% del Real Madrid.

Estaba claro que el acierto de ambos equipos iba a descender pero habría que descubrir quien caería primero. El Real Madrid pareció ser ese equipo y nos lo demostró enseguida con su 0/3 en triples en apenas 51 segundos de juego. Aunque, ciertamente, a los dos equipos les costaba anotar en el amanecer del segundo cuarto. Fue allí cuando la defensa del Real Madrid se intensificó y fue aprovechado por el trío arbitral para comenzar su protagonismo habitual en estos choques, no permitiendo los contactos blancos pero sí los taronja. Pero el marcador apenas se movía con un parcial de 9-9 en 5 minutos, muy diferente al del primer cuarto y nos dejaba el 39-40 para Valencia Basket en el minuto 15 de partido. Y es que Valencia Basket contenía de maravilla a los de Laso con una defensa asfixiante a sus bases y rápidos contrataques que les daba fáciles anotaciones. Mientras, en el Real Madrid dolió mucho el 2/9 en triples – 2/7 entre Llull y Rudy – del cuarto sin apenas apoyarse en la zona con Tavares y Poirier. Y fue Valencia Basket quien se aprovechó de ello para llegar con ventaja 42-49 al minuto 18, roto de nuevo por el carácter de los blancos que se sobrepusieron a los hachazos valencianos para conseguir un 7-0 de parcial con un canaston – sin falta – de Yabusele que colocaba el definitivo 48-51 al descanso. Los porcentajes bajaron, las faltas subieron. Un partido igualado que de seguir así, sabríamos como acabaría.

Y es que no suelen ser partidos recordados por grandes acciones individuales de jugadores de uno u otro equipo, sino por las actuaciones arbitrales y por el inmenso número de faltas sancionadas a ambos equipos. Y fue en la segunda parte donde Valencia Basket salió con mejores bríos y dominador con un gran juego global que situaba un peligroso 0-7 de parcial en solo 90 segundos de juego. Tiempo que tardó el Real Madrid en anotar su primera canasta de un Rudy sensacional que volvió a recordarnos tiempo pasados, donde era un increíble anotador. Y el partido se enredó por completo, con 7 faltas sancionadas en 3 minutos de juego y los nervios en los jugadores madridistas aprovechado por los contrataques y el pulmón de Valencia Basket que lograba un parcial de 2-12 para conseguir su máxima ventaja 50-63 en el minuto 24 de partido. Y es que con Jasiel Rivero al mando, los valencianos conseguían desquiciar a sus defensores y, como decíamos, al criterio de contactos arbitral que nos enseñó como los taronja tiraron más tiros libres (13) que tiros de campo (12) en este tercer cuarto. Con un gran Valencia Basket, con un Real Madrid agotado y el típico arbitraje de ACB, pocos podían esperar una lucha y dura remontada del cuadro de Pablo Laso. Eso sí, no tenía ni una duda, que de producirse, tendría como protagonistas a Rudy Fernández (4 puntos, 1 rebote, 1 asistencia, 2 robos y 1 tapón) y Sergio Llull (8 puntos con 2/3 en triples). Y eso además, permitiendo una sola canasta en juego de Valencia Basket en 4 minutos, lo malo, es que los tiros libres exigieron a los blancos a otro gran esfuerzo y cos dos triples consecutivos, seguían en la lucha por el partido 71-74 al final del tercer cuarto.

Y todo esto con unos porcentajes por encima del 50% para ambos equipos lo que sorprendía gratamente, aunque personalmente fuese inesperado ante partido de tanta injuria. Lo que no me sorprendió, dado el cáliz arbitral, es que el Real Madrid llevaba más faltas (19) señaladas que rebotes (17) cogidos contra un Valencia Basket que había lanzado (19) más tiros libres que (15) triples en 30 minutos. Y la cosa comenzó de nuevo, con un triple de Rudy, el partido se igualaba de nuevo 74-74 tras un parcial de 24-11 en 7 minutos. Pero el aviso de “batería baja” avisaba al Real Madrid de no tener ese último y necesario aliento para lograr ponerse al menos por delante en el marcador y donde salieron las piernas frescas de López Arostegui y Jasiel Rivero para mantener a los valencianos por encima en el marcador. Porque las fuerzas le abandonaron al Real Madrid con un escaso 33% en tiros de campo en un último cuarto que de nuevo vio como Rudy Fernández (7 puntos) y Sergio Llull (6 puntos) eran los únicos que veían con claridad el aro. Aun con eso, el resultado se mantuvo igualado hasta que Jasiel Rivero finalizó en mate la jugada del partido y dio la victoria a Valencia Basket y la tercera derrota consecutiva liguera del Real Madrid. Tres derrotas claras y merecidas, pero entrelazadas con cuatro victorias en Euroliga. Dos competiciones y dos caras muy diferentes, al menos en el resultado.

Más vídeos del partido en Youtube. 

Scroll al inicio
Ir al contenido