Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Caliente, Caliente
Liga Endesa Jornada 23: Morabanc Andorra 70 Real Madrid 89

Caliente, Caliente

El Real Madrid termina venciendo en un duelo con dos mitades bien diferenciadas donde las pérdidas de balón y las faltas personales fueron protagonistas ante el duro rasero arbitral en la que se vio involucrado el encuentro. Entre Guerschon Yabusele, Edy Tavares y Facundo Campazzo se lograron 75 puntos, 21 rebotes, 11 asistencias y 76 de valoración.

Estamos sufriendo en España una ola de frío y viento que nos está permitiendo ver nevar en lugares inesperados. En Madrid lo hemos sufrido y supongo que los jugadores del Real Madrid han tenido que estar congelados más allá del muro en Andorra. Aunque no habrán necesitado mucha ropa, ya que el famoso calienta manos se ha producido sobre la cancha del Govern de Andorra. Estamos acostumbrados a que el equipo grande gane al equipo pequeño, que el equipo grande no llore por las injusticias arbitrales y que el equipo pequeño tenga que aguantarse por los errores de los colegiados. La historia dice que el equipo grande pierde por sus errores y el equipo pequeño vence por su raza y ofensividad. Pero las leyendas no siempre se cumplen y a veces, el pequeño sale beneficiado ante los grandes. El Real Madrid visitaba a Morabanc Andorra tras la derrota incuestionable ante el Panathinaikos en la euroliga con ganas de resurgirse ante un Morabanc Andorra que tiene más cerca el descenso que del Playoff por culpa de sus tres ultimas derrotas cosechadas, Otra de calendario, el Real Madrid ha jugado 4 partidos desde que el equipo andorrano disputase su último hace 23 días.

Publicidad
Clorín

De nuevo Rudy Fernández se quedaba fuera de la convocatoria a la cual de unía la baja de Dzanan Musa. Carlos Alocén y Eli Ndiaye fueron los sustitutos para completar el roster que disputaría esta mañana el partido en Andorra. Facundo Campazzo, Sergio Llull, Alberto Abalde, Guerschon Yabusele y Edy Tavares fueron los cinco elegidos de inicio por Chus Mateo. El Real Madrid salió con una magnifica idea defensiva deteniendo todos los ataques de Morabanc Andorra que iniciaba el encuentro con una fuerte intensidad defensiva buscando recuperar y anotar en contrataque. No les funcionó de inicio, ya que el Real Madrid dominaba 1-8 en tres minutos con 0 pérdidas de balón y ya 3 faltas señaladas a Morabanc Andorra. Incidimos en ese punto, porque desde ese momento, el partido cambió de color de manera extraña. Tras tres minutos y medio después, llegó la primera canasta en juego de Morabanc Andorra y curiosamente empezó la remontada de los locales con un 4-4 de parcial con dos recuperaciones y cero faltas realizadas. Llegábamos con 7-12 para el Real Madrid en el minuto 5 de partido con 6 puntos de Tavares en 3/3 en tiros de campo. Y ahora los blancos entraban en calor, no tanto por sus puntos, sino por los manotazos que venían recibiendo en cada balón. Y eso que el Real Madrid cerró el primer cuarto con un 64% en tiros de campo y doblando en rebotes a su rival, pero la fuerte defensa de Morabanc Andorra no fue castigada por los árbitros ya que pese a las 7 faltas sancionadas, les permitieron el doble de manotazos que dejaron a los blancos con 7 pérdidas de balón y 4 recuperaciones a Morabanc Andorra  en un primer cuarto que acababa con un claro 16-26 para el Real Madrid con 6 puntos y 5 rebotes de Edy Tavares y con 5 puntos y 4 rebotes de Alberto Abalde.

En el lado negativo, las comentadas 7 pérdidas de balón cometidas por hasta 6 jugadores distintos lo que termina por provocar malestar entre los jugadores y por supuesto entre el cuerpo técnico. Y aunque parezca extraño y que no tenga precedente, lo negativo del Real Madrid en el primer cuarto se hizo más viral en el segundo cuarto que lo positivo. Una floja actuación arbitral iba a resultar ser transcendente para lo ocurrido en el segundo cuarto. Y todo en un tiempo oprimido, en el momento en que se dejaron de señalar faltas a Morabanc Andorra y los nervios y gestos de los jugadores del Real Madrid fueron más llamativos. No dejaba de ser curioso que tras un parcial de 9-5 para Morabanc Andorra en tres minutos, se pasase a otro de 18-6 en siete minutos, con una falta sancionada para los andorranos y nada menos que 9 pérdidas de balón en el Real Madrid. Por supuesto que es posible, pero sinceramente es improbable. Tanto es así, que el Real Madrid apenas anotó una bandeja de Hezonja en esos dos minutos, mientras que Morabanc Andorra disfrutaba de sus 4 recuperaciones y una única falta señalada para meterse directamente en el partido con el 29-33 del minuto 15. Son números, como los apenas 11 lanzamientos que pudo realizar el Real Madrid en este cuarto donde nos fuimos hasta en dos ocasiones al Instant Replay para modificar la sanción efectuada. Resultaba curioso comprobar que con un % peor en el segundo cuarto que en el primero, Morabanc Andorra anotase 9 puntos más que en el primer cuarto. Al final, con los nervios encendidos en los hombres de Chus Mateo y con el cumulad arbitral avivaron las ilusiones de Morabanc Andorra que cerró el segundo cuarto con un espectacular parcial de 18-8 en siete minutos para llegar al descanso con el 41-37 para Morabanc Andorra.

Sí, os lo compró. Once pérdidas de balón en un cuarto es un escándalo. Anotar 11 puntos es horrible y los minutos jugados por la segunda unidad, no fueron positivos. Pero entiendo la frustración de los jugadores madridistas, entiendo la actuación arbitral y la ilusión provocada por el resultado entre el organigrama de Morabanc Andorra. Pero sinceramente, en mi opinión, no era real. Y se empezó a demostrar tras la reanudación del partido donde, pese a los 8 puntos anotados por Morabanc Andorra en tres minutos, el Real Madrid ya no perdía balones y sufrió tres faltas personales en menos de tres minutos. Ahora el equipo andorrano no tenía el mismo beneplácito y el Real Madrid pudo ejercer su potencial físico en el interior con Guerschon Yabusele y Edy Tavares como principales protagonistas del tercer cuarto. Tanto que después de cinco minutos, el partido se había igualado 52-50 en el minuto 25 para Morabanc Andorra que ya había cometido cinco faltas personales por una solo del Real Madrid. ¿Cambio del criterio arbitral? No lo sé, pero pudo verse a un muy mejorado equipo blanco dentro de la zona. Y el partido cambió, en apenas 4 minutos parcial de 5-17 para el Real Madrid donde tuvieron un 6/7 en la zona mientras que los locales un 2/10 en tiros de dos. Y desde entonces el Real Madrid decidió devolver el parcial a Morabanc Andorra anotando 31 puntos en el tercer cuarto con 11 puntos (y 4 rebotes) de Yabusele, 7 (y 5 asistencias) de Campazzo y 6 de Edy Tavares. Precisamente estos tres jugadores fueron los únicos que jugaron los diez minutos del cuarto regalando un 14-31 de parcial para el Real Madrid para el definitivo 55-68 para el Real Madrid al final del tercer cuarto. Pese a su 3/10 en triples, los blancos recuperaron su 55% en tiros de campo y apenas perdieron dos balones, añadiendo 10 tiros libres.

Porque Morabanc Andorra cometía 8 pérdidas de balón en este cuarto, por 7 rebotes cogidos. Porque anotaron 14 puntos con 9 faltas sancionadas y tan solo una recuperación. Es decir, que tras lo sucedido en el segundo cuarto, volvimos a lo vivido al comienzo del partido. Y de esta estocada, ya no pudo recuperarse Morabanc Andorra porque se olvidó de defender en la segunda mitad permitiendo 52 puntos del Real Madrid en los siguientes 20 minutos de juego con un 53% en tiros de campo. Mientras Chus Mateo iba repartiendo los minutos en el último cuarto donde el Real Madrid mantuvo la diferencia cercana a la veintena y cerrando el partido con un claro 70-89 al final del mismo. Yabusele fue el máximo anotador con 18 puntos, Campazzo anotaba 14 puntos y 8 rebotes y Tavares fue el más valorado con 14 puntos 12 rebotes y 28 de valoración. Andorra se volvió a quedar fría tras la marcha del Real Madrid que dentro del pabellón, no tuvo problemas en entrar en calor, aunque no fuese su rival precisamente el culpable.

Scroll al inicio
Ir al contenido