Euroliga Jornada 14: Real Madrid 88 Bayern Múnich 73

Cazador Cazado

En el regreso de Pablo Laso al WiZink Center, no pudo haber mejor homenaje que desactivar todas las armas habituales del Real Madrid durante tres cuartos y que aparecieran Sergio Rodríguez (7 valoración último cuarto), Sergio Llull (9) y Rudy Fernández (6) para romper definitivamente el partido. Es la 27ª victoria de la temporada y la 5ª victoria consecutiva en la noche más especial para Pablo Laso.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Anoche no fue un partido más. El calendario quiso que el 14 de diciembre fuese el día en el que Pablo Laso visitase el WiZink Center para enfrentarse al Real Madrid como entrenador rival. La emoción del vitoriano, con los aplausos de la afición unida a la maravillosa presentación de Pedro Bonofiglio, causaron unos minutos más ávidos de homenajes sentidos a una previa de un nuevo partido de la Euroliga. Porque Pablo Laso traía a Madrid su renovado Bayern Múnich, que se encontraba con 6-7 en la pelea por los puestos que dan acceso al Play-in pero con una muy buena racha de 3-1 siendo la derrota el último partido cosechada ante Olympiacos. Por el lado madridista, pasado la etapa griega, ahora se quería confirmar las buenas sensaciones ofrecidas y llevar su buena imagen a casa con un liderato incuestionable con el 12-1 alejando a sus rivales cada semana más. Queda más de media temporada, pero los blancos sacan ya 5 victorias al 11º, 4 al 5º y 6º clasificado. Es decir, que se puede permitir algún tropiezo que otro. Pero aunque el amor por Pablo Laso es incondicional, nadie en Madrid esperaba que el Bayern Múnich fuese a ser el causante de una derrota blanca.

Publicidad
Clorín

Ningún cambio en el Real Madrid en referencia a los 12 jugadores que ganaron y convencieron el pasado domingo ante Dreamland Gran Canaria, con la presencia del recuperado Sergio Rodríguez y el descanso de Carlos Alocén. Chus Mateo iniciaba partido con Facundo Campazzo en el base, Fabien Causeur y Dzanan Musa como aleros y con Eli Ndiaye con Edy Tavares en la pintura. Aunque no fuese muy constante, el Real Madrid se distanciaba de inicio en el marcador, aunque fuese realmente por los muchos errores del Bayern Múnich en ataque, que no consiguió anotar hasta casi el minuto 4 de partido para frenar un 8-0 del Real Madrid de inicio. Pero, como dice el dicho, nadie te conoce mejor que quien te ha parido. Y pocos anoche esperaban un inicio tan desastroso ofensivamente del Real Madrid y tan acertado de Bayern Múnich. Porque no había pasado ni 60 segundos, cuando Bayern Múnich con Isaac Bonga a la cabeza, respondía al parcial inicial del Real Madrid para igualar el encuentro 10-10 en el minuto 5 de partido. Y es que en el Real Madrid no funcionaba aquello que tanto valor se consiguió en Atenas. Dzanan Musa y Mario Hezonja apenas anotaban 4 puntos entre los dos y Edy Tavares dejaba el protagonismo defensivo en manos de Eli NDiaye que aportaba nada menos que 5 rebotes y un tapón en este primer cuarto. Sería una anécdota de no ser porque el Real Madrid no tuvo su cuarto más anotador de la temporada y se marchaba derrotado 19-23 para Bayern Múnich al final del primer cuarto con 7 puntos de Bonga y otros 7 de Sylvain Francisco. Pero es que, el Real Madrid aportaba un 36% en tiros de campo, con un inesperado 8/22 solo en tiro de dos. Como dato, el Real Madrid es el segundo mejor equipo de la competición con un 58% en tiros de dos.

Por tanto, no era casualidad. Pablo Laso sabía como detener al Real Madrid. Quizá porque lo creó y lo moldeó en sus 11 años en el banquillo madridista. Y por el lado de Bayern Múnich, no solo consiguió la ventaja en el parcial, sino que conservaba un 42% en tiros de campo 11 rebotes y 5 tapones (os suena, ¿verdad?). Pero con Sergio Rodríguez y Sergio Llull en la segunda unidad, supieron encontrar la criptonita necesaria para responder a los golpes alemanes. Responder, porque Bayern Múnich seguía encontrando la manera de sacar de la pintura a Tavares y Poirier que no necesitaron de faltas personales para estar desactivados en la primera parte del encuentro. Nada estaba pensado para la improvisación, Pablo Laso lo tenía todo calculado. Todo o casi todo, porque aunque fuese en menor medida, el dúo Llull y Cahacho siguieron funcionando y, junto a los rebotes ofensivos de Poirier, colocaban el 31-29 para el Real Madrid en el minuto 15 de partido. Pareció entonces un partido de años anteriores porque con Laso en un banquillo, los mejores del Real Madrid eran un tal Sergio Rodríguez – 6 puntos 2/2 triples – y Sergio Llull – 7 puntos 3/5 en tiros – que comandaban un parcial de 9-4 para llegar al descanso con un 40-35 para el Real Madrid con un mejorado Vincent Poirier que cerraba el segundo cuarto con 6 puntos y 6 rebotes. Victoria clara del Real Madrid en el parcial del segundo cuarto con un 44% en tiros de campo, sin contar con el servicio de Tavares y Musa en el segundo cuarto.

Desconozco si era el plan de Pablo Laso o no. Pero pese al resultado, el Real Madrid llevaba un 39% en tiros de campo, con los mismos 13 rebotes en defensa como en ataque y con tan solo 5 asistencias. Lo que puede que no esperase el entrenador vitoriano era ver como Sergio Rodríguez y Sergio Llull eran los máximos anotadores del Real Madrid en la primera parte. En este baile de nombres, no habíamos incluido tampoco a Facundo Campazzo quien tomó las riendas en el amanecer del tercer cuarto para aliviar su negatividad en la valoración y ponerse el traje de anotador para conseguir 7 puntos seguidos y estirar el marcador con un parcial de 14-8 para superar por primera vez los diez puntos de ventaja. Todo ello mezclado con la irrupción de Mario Hezonja quien con dos triples también se asomaba a las dobles figuras en anotación hasta el 57-45 para el Real Madrid en el minuto 25. El equipo blanco había recuperado su instinto ofensivo con Campazzo y con Hezonja, pero aún quedaba por cerrar la puerta trasera donde los bases de Bayern Múnich superaban en el contrataque y conseguían acciones peligrosas que permitían a los bávaros a mantenerse dentro del partido. Tanto fue así que los blancos apenas consiguieron 6 puntos en 5 minutos, 4 de ellos desde la personal, y que permitió a Bayern Múnich volver a meterse en el partido con el definitivo 63-57 para el Real Madrid al final del tercer cuarto. Un tercer cuarto que tuvo la reacción de Campazzo (9 puntos en este cuarto), Hezonja (6) y Tavares (2) para anotar la amplia mayoría de los puntos de un Real Madrid que seguía manteniendo su 44% en tiros de campo, pero con más (10) pérdidas de balón que las (8) asistencias. Increíble noticia, pero Pablo Laso seguía desactivando las virtudes de todo un Real Madrid.

Pero “el cazador” Laso, quizá no esperaba que quien le iba a poner una trampa, no iba a ser el entrenador rival. Y es que en el último cuarto pudimos ver no solo el cierre de un complicado partido, sino también la mejor manera de continuar con el homenaje a Pablo Laso. Y es que, si el vitoriano fue ovacionado por la afición del WiZink Center, en los diez últimos minutos fueron sus grandes (amigos) pupilos Sergio Rodríguez, Sergio Llull y Rudy Fernández los que consiguieron contrarrestar el talento alemán y llevar el partido hacia su lado. En apenas tres minutos, triple de Sergio Rodríguez, tapón de Rudy a Ibaka con asistencia para la canasta de Llull, un alley-oop de Rudy para Poirier, una bandeja en contrataque de Sergio Rodríguez y robo con canasta de Sergio Llull. Es decir, parcial de 11-0 donde todas las acciones correspondían al trío que tantas veces ha acompañado a Pablo Laso en sus 11 años en el banquillo madridista. En definitiva, un parcial de 14-0 roto por dos canastas alemanas que dejaban sentenciado el partido 77-63 en el minuto 35. Quizá no se lo esperase Pablo Laso, pero así ocurrió con 12 puntos 5 asistencias 3 robos y 22 de valoración de Rudy & Llull & Chacho solo en el último cuarto. “El cazador (Laso) cazado” por sus ex alumnos de mayor rango y que propiciaron la victoria definitiva por 88-73 para el Real Madrid que consigue su 13ª victoria en la Euroliga para seguir líder único en la competición. No fue el partido más brillante de los blancos, hubo jugadores que no tuvieron su día tan inspirado como habitualmente, pero vimos una gran versión de Llull con 16 puntos y de Sergio Rodríguez con 11 puntos contra un Bayern Múnich que plantó cara, como siempre hace su entrenador en sus partidos.

">

Anoche fue el homenaje a Pablo Laso, tanto de la afición como del Real Madrid, pero los dos equipos querían ganar y el vitoriano se encontró con sus queridísimos alumnos aventajados que consiguieron cazar al cazador.

Más vídeos del partido en Youtube.

Scroll al inicio
Ir al contenido