Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Cuatro Descubierto
Euroliga Jornada 17: Asvel Villeurbanne 76 Real Madrid 77

Cuatro Descubierto

La baja de última hora de Mario Hezonja, dejó en cuadro el puesto de 4 para el encuentro de anoche ante Asvel Villeurbanne. Tras varios experimentos fallidos, Chus Mateo encontró la solución en colocar juntos a Edy Tavares y Vicent Poirier durante buena parte de la segunda mitad. Un guerrillero Asvel Villeurbanne luchó por la victoria hasta el último segundo. Es la décima victoria consecutiva del cdel Real Madrid que cierra la primera vuelta de la Euroliga con un claro 16-1 de balance

Te puede tocar una china en el zapato. Que llueva justo después de lavar el coche. Que pierdas el autobús por segundos. Son los problemas a los cuales nos enfrentamos a diario inesperadamente. Tras su contundente victoria ante Joventut Badalona el pasado sábado, el Real Madrid afrontaba una feliz Navidad para preparar como es debido, el último partido del año en la Euroliga ante el colista de la clasificación Asvel Villeurbanne. No solo es el último partido del año europeo, sino que además era el último partido de una primera vuelta increíble del equipo de Chus Mateo con un tremendo balance de 15-1. Además, la victoria 16 era propicia ya que el Asvel Villeurbanne ocupa la última posición con 2-14 de balance y sin haber ganado aún en casa. Pero con el paso de los años hemos descubierto que cualquier rival puede ganarte en cualquier circunstancia y anoche no iba a ser menos. Y como anunciábamos en el inicio, la mala suerte se alineó con el Real Madrid, puesto que Mario Hezonja fue baja de última hora por un proceso febril y se quedó en Madrid, dejando a los blancos sin apenas “4” sanos tras las conocidas bajas de Yabusele y Gabriel Deck.

Publicidad
Clorín

Un problema menor, pero que se intensificaba en una posición donde Chus Mateo solo disponía de Eli NDiaye para jugar en Lyon. Ni siquiera Rudy Fernández formó ayer de la partida y el entrenador madrileño tuvo que tirar de los canteranos Hugo González e Ismaila Diagne para cerrar convocatoria. Facundo Campazzo, Fabien Causeur, Dzanan Musa, Eli NDiaye y Edy Tavares formaban el quinteto inicial del Real Madrid. Y precisamente fue el “4” el centro de todas las batallas durante el inicio del encuentro. Entre Joffrey Lauvergne (2.11) y Youssoupha Fall (2.21) lanzaron hasta 7 lanzamientos de los 18 de Asvel Villeurbanne en el primer cuarto para llevar la cabeza del partido con un sorprendente 7-2 en tres minutos. Era así por lo que decía la clasificación, pero lo cierto es que era lo esperado viendo el encuentro donde el famoso “4” seguía siendo el tema para debatir ya no solo por el 55% de acierto de los franceses sino también por los problemas del Real Madrid no ya para anotar, sino para pelear el rebote ofensivo. Un claro ejemplo era el 13-4 para Asvel Villeurbanne en el minuto 5 de partido con los 4 puntos del Real Madrid anotados por Edy Tavares que se encontraba muy solo en la pintura. Entraba Vince Poirier por el caboverdiano y volvía a ser el ejecutor de los blancos en ataque que tuvo que esperar 7 minutos a un anotador que no fuese ninguno de sus centers. Y ese momento fue de inflexión para los blancos que lograron un parcial de 6-14 con una mejor defensa para, con un triple de Fabien Causeur, recuperar su desventaja hasta el 19-18 para Asvel Villeurbanne al final del primer cuarto. Un Real Madrid que tuvo el 50% de sus puntos anotados entre sus dos torres, teniendo un 1/5 en triples y como era de esperar, menos rebotes que su rival.

Los blancos habían salvado el primer problema, aunque el experimento de NDiaye y Abalde compartiendo el puesto de “4” no estaba saliendo como se esperaba. Y es que 8 de las 9 canastas de Asvel Villeurbanne habían llegado en la zona y casi todas bajo canasta. El Real Madrid quiso atajar “el problema” desde la defensa, pero en ataque se seguía viendo la pintura muy despoblada y con imposibilidad de luchar por el rebote ofensivo. Además, en el inicio del segundo cuarto, al Real Madrid le costaba horrores anotar incluso tras la vuelta de Edy Tavares a cancha donde se quedó en un 1/4 en tiros en el segundo cuarto. Pero no era solo problema en el Real Madrid. El Asvel Villeurbanne también tenía problemas ofensivos como indicaba el 6-7 de parcial en cinco minutos del cuarto para dejar un corto 25-25 en el minuto 15 de partido. Pero cuatro de los seis puntos franceses vinieron de parte de Mike Scott, el center suplente de Asvel Villeurbanne. Por tanto, los problemas con el “4” continuaban en el Real Madrid junto con las dificultades para anotar de jugadores como Campazzo o Dzanan Musa, esperados ante las bajas de Deck o Hezonja. Ni siquiera la primera ventaja madridista con un 26-27 alivió los problemas del equipo de Chus Mateo que se vieron superados por dos nuevos protagonistas en el cuadro de Asvel Villeurbanne. Porque tanto Paris Lee (11 puntos) y Luwawu-Cabarrot (10 puntos) forjaron un parcial de 11-2 en apenas segundos por culpa de dos antideportivas. Y cuando los nervios volvieron a resurgir, 5 puntos consecutivos de Sergio Llull colocaban el definitivo 39-33 al descanso para Asvel Villeurbanne. Apenas 15 puntos anotaba el Real Madrid en el segundo cuarto quedándose en un 40% en el tiro de campo que continuaba siendo el gran problema de los blancos en el partido.

Porque los rebotes se iban igualando (21-17) y los madrileños tenían más asistencias y menos pérdidas. Pero solo Sergio Llull aguantaba con sus 7 puntos el ritmo anotador de Vincent Poirier con 7 tantos también y Edy Tavares con 6 puntos y ya 6 rebotes. Así es, 20 de los 33 puntos anotados por el Real Madrid al descanso, lo consiguieron estos tres jugadores. La diferencia estaba en 6 puntos y quedaban 20 minutos por jugar. Los blancos insistieron con el mismo quinteto de inicio y volvieron a pecar con el mismo problema del primer cuarto. Y es que Joffrey Lauvergne volvió loco a Eli NDiaye consiguiendo los 6 primeros puntos de Asvel Villeurbanne en 3/4 en tiros en algo más de tres minutos, volviéndose a escapar el equipo galo en el marcador. Este hecho provocaba la sustitución del senegalés por Vincent Poirier que empezaba a formar pareja con Edy Tavares en la pintura con un claro 48-39 para Asvel Villeurbanne en el minuto 24 de partido. El doble poste mejoró la defensa y lograba mejores opciones en ataque ante un negado tiro exterior. Porque no anotaban, pero es que tampoco lanzaban, ya que buscaban sacar ventaja de su poderío interior. La fórmula funcionó y el Real Madrid volvió a solventar otro incendio con un parcial de 3-10 que detuvo Pozzeco en los mejores minutos de Dzanan Musa y Fabien Causeur. Pero Asvel Villeurbanne con Paris Lee y Luwawu-Cabarrot al frente, no quiso desaprovechar la oportunidad de batir al líder y devolvió el parcial hasta el definitivo 57-51 para Asvel Villeurbanne al final del tercer cuarto. Un 51% en el tiro aguantaba el cuadro francés, ante un Real Madrid que iba mejorando con la pareja Tavares y Poirier en cancha.

Y la mejora del Real Madrid se iba manteniendo, ahora con Abalde nuevamente en el cuatro y con Vincent Poirier siendo un auténtico tormento en la zona de Asvel Villeurbanne. Porque el pívot de Clamart anotaba 6 puntos consecutivos en ataque y forzaba la intimidación en defensa para conseguir un parcial de 0-14 con dos triples anotados entre Sergio Rodríguez y Alberto Abalde. Sí, el triple. Porque ahora resulta que los blancos lograban un 2/2 desde la línea en el último cuarto tras su curioso 3/13 en los tres primeros cuartos. Y es que el partido pareció volver a la normalidad cuando a falta de cuatro minutos, llegaba la primera canasta de Asvel Villeurbanne para el 57-67 para el Real Madrid en el minuto 36, tras un 2-16 de parcial. Y ahora nuevamente con el doble poste Tavares y Poirier que dejaron el “4” al descubierto para dejar el partido casi sentenciado. Casi, porque Asvel Villeurbanne dio guerra hasta el final con un nuevo parcial de 13-3 en apenas 4 minutos para dejar el partido en un puño 72-73 para el Real Madrid a falta de 61 segundos. Pero, pese al 2/6 en tiros libres, los blancos se llevaron un durísimo partido por 76-77 gracias al trabajo de sus dos torres con Edy Tavares consiguiendo 16 puntos y 12 rebotes para 26 de valoración y de Vincent Poirier que terminaba con 17 puntos y 7 rebotes para 21 de valoración. Es más, los dos jugadores consiguieron 20 puntos 9/10 tiros de campo 12 rebotes y 31 de valoración sumando sólo la segunda parte. Por tanto, el Real Madrid cierra la primera vuelta de la Euroliga como líder único con 16-1 de balance sumando 6 victorias consecutivas. Poco más se puede pedir a un equipo invencible con millones de soluciones.

Scroll al inicio
Ir al contenido