Liga Endesa Jornada 36: Real Madrid 69 Valencia Basket 79

De cabeza al Lado Oscuro

Cargando...

El Real Madrid perdió su segundo partido de la Liga Endesa, el día que estrenaron la indumentaria temática de Star Wars. Un partido donde los blancos fueron completamente inferiores al Valencia Basket con un escaso 34% en tiros de campo y donde solo Vincent Poirier se salió de la quema en los primeros 30 minutos de partido. A pesar de la derrota, los blancos siguen a una victoria de conquistar el 1º puesto matemático de Liga Regular. Que la fuerza les acompañe.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

El Real Madrid volvía a la Liga Endesa tras su apasionante eliminatoria de Playoffs de la Euroliga ante Anadolu Efes. Una competición que ha traído demasiados quebraderos de cabeza a los blancos durante todo el año, pero que terminó de manera heroica, aunque no sirviese para llegar a la Final Four de Colonia. Y en la Liga Endesa, ayer esperaba el Valencia Basket, que estuvo descansando durante toda la semana donde el Real Madrid se jugaba la vida literalmente. El de ayer fue el 8º partido del Real Madrid en los últimos 18 días. Pero si la Euroliga fue un tormento durante la temporada, la cara amable en el Real Madrid la trajo la Liga Endesa. 33 jornadas, 32 victorias para un equipo que parecía la antítesis del conjunto europeo. Y por todo ello, los blancos tenían matemáticamente el primer puesto asegurado, si venciese al Valencia Basket que tras su decepción europea, empezaba su pelea con el TD Systems Baskonia por conseguir la 4ª posición y la ventaja de campo en los Playoffs. Y es que los taronjas, conseguirían esa hazaña venciendo al Real Madrid, aunque con dos partidos más que el ahora golpeado por el Covid, Baskonia.

Edy Tavares volvía a quedarse fuera por tercera vez consecutiva en Liga Endesa y permitía la entrada de su nuevo compañero en la zona Vincent Poirier. El gigante francés, sumaba su cuarto partido como jugador madridista con unas interesantes medias de 11 puntos y 7 rebotes en poco más de 23 minutos jugados. También entraba Tristan Vukcevic por el enfermo Alberto Abalde, único jugador del Real Madrid que había participado en los 77 partidos jugados por los blancos hasta la fecha. Un Real Madrid que iniciaba partido con Nico Laprovittola, Fabien Causeur, Trey Thompkins, Álex Tyus y Vincent Poirier. Un partido que nadie creería si os dijese que el 3-2 inicial, sería la única ventaja madridista en todo el partido. Porque en apenas 4 minutos, Valencia Basket iniciaba su camino a la gloria con un parcial de 2-13 con 10 puntos consecutivos de Mike Tobey. La sorpresa era máxima, no solo por el acierto levantino, sino por el desorden del Real Madrid y la nula detención del partido por parte de Pablo Laso o del Real Madrid, que cerraba el primer cuarto con 0 faltas cometidas. Y es que el sonrojante 8/9 en tiros de campo de Valencia Basket en 5 minutos que ya puso una marcha más durante el primer cuarto, imposible de alcanzar por el Real Madrid. Y es que los blancos se quedaron en solo 12 puntos en el primer acto con 4 puntos de Vincent Poirier y 3 cosechados por el único triple – 1/8 en el primero – del Real Madrid a manos de Sergio Llull. Insuficiente 31% de acierto en el tiro ante un Valencia Basket que se llevó el primer cuarto con un increíble 12-27 en el marcador. Porque tuvieron un 11/17 en tiros de campo y apenas o nula oposición del cuadro madridista que ni siquiera cometió personal alguna y vio como Mike Tobey anotaba los mismos 12 puntos que todo el Real Madrid en el primer cuarto.

Los blancos estrenaban la equipación negra de la nueva edición limitada de Star Wars y muchos fueron los “memes” para explicar este inicio fallido con la nueva equipación. Y también a continuación, porque Valencia Basket tardó 3 minutos en anotar su primera canasta del cuarto, aunque el Real Madrid fue incapaz de aprovecharlo. No solo eso, sino que los taronjas aprovecharon los regalos arbitrales – 4 faltas recibidas en 4 minutos – para seguir escapándose en el marcador tras un 0-6 de inicio. Dicho esto, llegó el segundo triple del Real Madrid anotado por Jeff Taylor que ayer pudo desquitarse realizando un buen partido con 11 puntos y 6 rebotes en 25 minutos. Junto al sueco, emergió de nuevo la figura de Vincent Poirier que sigue creciendo a pasos agigantados en el roster del Real Madrid con 10 puntos y 5 rebotes al descanso. Pero los blancos seguían muy lejos de Valencia Basket 19-37 en el minuto 15 de partido, con un flojísimo porcentaje de tiro del 28% de acierto al descanso y un pobre 7/22 en la zona. Porque ese era el problema real del Real Madrid en la primera parte que no supo aprovechar el descenso hasta el 33% en tiros de campo de Valencia Basket en el segundo cuarto con 0/5 en triples. Y es que Valencia Basket necesitó de seis jugadores para anotar 16 puntos en este cuarto, pero que fue mejor que en el Real Madrid donde el efecto Llull y Rudy pasó desapercibido en la primera parte que se cerró 27-43 para el cuadro visitante. 

clorin 1200 200

Una primera parte muy extraña. No solo por lo evidente del resultado, ni tampoco por la diferencia en faltas personales (que ya dejaban entrever la última racha del equipo blanco en 2014), sino por una visible apatía en el Real Madrid con minutos muy escasos para los escoltas/aleros disponibles. Si los blancos querían tener sus opciones en la segunda parte, debían mejorar su acierto en el lanzamiento y defender con intensidad los primeros minutos de la segunda mitad. Por un momento pareció que eso sería posible con 5 puntos consecutivos de Jaycee Carroll, inédito en la primera parte, pero inconsistente en la ofensiva donde volvía a quedarse muy lejos de la reacción ante un Valencia Basket que encontró su acierto desde el triple con 4/10 en el tercer periodo. Pero los blancos quisieron intentarlo con un parcial de 12-6 para amenazar al cuadro taronja 39-49 en el minuto 25. Pero el partido volvió a emborronarse cuando los nervios y las tensiones irrumpieron para frenar el avance blanco con dos faltas técnicas que volvieron a dar alas a Valencia Basket que se llevaba el tercer cuarto con un parcial de 2-8 para prácticamente deshacer lo conseguido, 43-60 al final del tercer cuarto. Es verdad que el Valencia Basket había anotado más tiros libres entre el segundo y tercer cuarto (11) que tiros de campo (9). Y es que el Real Madrid había desaparecido en “el lado oscuro” sin fuerzas ni acierto para remontar el partido, anotando otros 16 puntos sin que ningún jugador blanco anotase más de una canasta. El 28% en tiros de campo del Real Madrid no era un dato muy halagüeño para intentar remontar un partido que a la larga, tampoco es tan importante en lo clasificatorio para el Real Madrid.

Porque el problema blanco era global, porque no solo Poirier era el único que superaba los 10 puntos en anotación, sino porque ningún otro jugador madridista había anotado más de dos canastas en el partido. Y es que el 43% de acierto levantino les era suficiente para mantener un +17 en el partido, incluso tras su 30% entre el segundo y el tercer cuarto, porque el Real Madrid ni siquiera llegaba a ese dato en lo que iba de encuentro. Y el acierto llegó, pero demasiado tarde para el Real Madrid que inició el cuarto con 13 puntos de los blancos en 5 minutos con 6 puntos consecutivos de Tristan Vukcevic que volvió a disputar minutos en el último cuarto. Pero Valencia Basket también mejoró su ofensiva y por 4º cuarto consecutivo, mejoraba los datos de un Real Madrid que volvió a tirar de la épica de Sergio Llull con un 10-2 de parcial hasta acabar con menos de diez puntos de desventaja a falta de 90 segundos para el final, innecesarios para hacerse con la victoria final. Los 16 puntos y 7 rebotes de Vincent Poirier, fueron la mejor noticia del peor partido liguero de un Real Madrid que se quedó en un paupérrimo 34% en tiros de campo. Por el color negro que desprendía su camiseta, el Real Madrid encontró “el lado oscuro” y cedió por segunda vez en esta Liga Endesa y sigue estando a tan solo una victoria, de certificar su primer puesto matemático en la liga regular.