Euroliga Jornada 11: Fenerbahce 100 Real Madrid 99

Dos Chispazos

Dos errores en el tramo final del partido y de la prórroga, dejan al Real Madrid sin su racha triunfal en Euroliga en un partido que tuvo ganado con 14 puntos de ventaja en el último cuarto. Los blancos volvieron a llegar a 99 puntos y 110 créditos de valoración, pero no supieron mantener el empuje otomano. Facundo Campazzo perdió un balón decisivo pero terminó con 33 puntos y 32 de valoración. El Real Madrid afrontará su "semana griega" justo después de recibir a Río Breogán el domingo.

Ya lo veníamos avisando antes de que el Real Madrid rompiese su racha de 19-0. Todo rival va a querer competir y ganarle al equipo blanco, no solo por “ser el Real Madrid” sino por el condimento añadido de romperle una racha victoriosa. La victoria de los blancos en Belgrado ante Maccabi Tel Aviv, trajo consigo innumerables loas al juego y resistencia del equipo de Chus Mateo. Pero está claro, que ningún equipo es invencible y el Real Madrid tenía otra dura prueba en la tarde de ayer contra el Fenerbahce. Octavo con 5-5 de balance y con una dinámica curiosa 4-0 en casa y 1-5 a domicilio, contando por derrotas sus últimos cuatro partidos. Pero no nos lo creemos. Los que venís habitualmente por estas líneas, sabéis que el Fenerbahce de Itoudis es tan candidato a la Final Four como el que más y no iba a ser nada fácil, en teoría, derrotarles. Ni llamándote Real Madrid, que ahora parece la baza más importante para conseguir todo lo que te propongas, pero Estambul en baloncesto es sinónimo de pasarlo mal, sufrir y de pelea, sobre todo mucha pelea. El Real Madrid llegaba a Estambul con un sorprendente cambio, la entrada de Carlos Alocén por Hugo González en la convocatoria.

Publicidad
Clorín

Segundo “puertaco especial” que tiene el Real Madrid en Euroliga de manera consecutiva. Tras derrotar el martes a Maccabi Tel Aviv, tendría que afrontar el durísimo Ulker Sport Hall como previo al doble viaje a Atenas de la semana que viene. Lo dicho, cuatro partidazos de altura en 10 días. Para comenzar, Chus Mateo alineaba a Facundo Campazzo en el base, Sergio Llull y Gabriel Deck como aleros y a Eli NDiaye y Edy Tavares en la pintura. Resumir en pocas palabras el primer cuarto del partido es harto complicado. El Real Madrid empezó dominando con Facundo Campazzo haciendo ver al mundo que es, hoy en día, el mejor jugador de la Euroliga anotando 6 de los 10 primeros puntos del Real Madrid que volvía a tener el punto de mira afinado en ataque, pero donde de golpe y porrazo, llegaban dos triples consecutivos de Fenerbahce para darle la vuelta al marcador. Pero la dirección de juego de Campazzo, el único rebote de Fenerbache y ya las seis capturas de los blancos reflejaban un 11-15 para el Real Madrid en el minuto 5 de partido. Volvíamos a ver al Real Madrid del pasado martes, ambicioso, concentrado duro y aniquilador. Porque el parcial crecía de manera sublime desde la última ventaja turca, siendo un 3-14 en 6 minutos con un Campazzo imperial autor de 16 puntos 7/7 en tiros de campo 2/2 en triples para 19 de valoración en un cuarto que se llevaba claramente el Real Madrid 16-29, con un 76% en tiros de campo. Así es, 29 puntos en el primer cuarto con apenas 5 fallos en el lanzamiento.

Hemos adelantado “el cómo” ha llegado el equipo de Chus Mateo a esos 29 puntos, pero se notaba la dureza del partido comprobando “solo” 4 asistencias y ya 5 pérdidas de balón. Tampoco se salvaba Fenerbahce que sufría con únicamente 3 rebotes y 4 pérdidas de balón. Solo Calathes parecía enchufado en el equipo de Itoudis anotando 8 de los 16 puntos de su equipo, pero incapaz de frenar a Facundo Campazzo que lograba más (19) valoración que todo (11) el Fenerbahce juntos. Pero desconfía, porque en apenas dos minutos del segundo cuarto, Fenerbahce aumentó su intensidad y su acierto a canasta. Ahora no le resultaba tan fácil al Real Madrid anotar, ni siendo la excusa el descanso de Facundo Campazzo. El mismo tramo del partido donde Fenerbahce encontraba los tiros libres en faltas donde el Real Madrid aun no se encontraba en el bonus. Y es que tuvieron que ser dos mates de Poirier a pase de Sergio Rodríguez la aportación ofensiva de los blancos en 5 minutos que dejaban un 29-35 para el Real Madrid en el minuto 15 de encuentro. Problemas en ataque, pero buenas sensaciones en defensa a pesar de que el comentado criterio arbitral diese 12 tiros libres a Fenerbahce en solo 7 faltas del Real Madrid. Parecía que estábamos en una repetición del partido ante Maccabi Tel Aviv, pero el regreso de Campazzo y Deck valió para liderar un nuevo parcial de 4-9 al final del segundo cuarto para que el Real Madrid venciese 37-44 al Fenerbahce al descanso. Y sí con esos cuatro puntos de Fenerbahce logrados desde el tiro libre, una línea que el Real Madrid solo visitó en tres ocasiones durante la primera parte.

Ahora bien, no podemos obviar la mejora de Fenerbahce con su 46% en tiros de campo del segundo cuarto, ni el 0/6 en triples del Real Madrid. Era justo el +6 de Fenerbahce en el segundo cuarto, porque fueron mejores durante más minutos, pero creo que era excesivo que en 7 faltas del Real Madrid, los turcos lanzasen hasta 12 tiros libres. El partido era duro, ya lo sabíamos desde hace semanas. Y en estos partidos aparecen los grandes jugadores y aquellos que inesperadamente te sorprenden para bien en el mismo. Sergio Llull, por ejemplo. Pocos podían esperar su titularidad en el partido, pero fue fundamental su concurso en el tercer cuarto para mantener al Real Madrid por delante. Pero por lado turco emergió la figura del israelí Yan Madar que hasta este partido llevaba apenas 4 puntos de media y 5 de valoración. En este tercer cuarto anotaba 8 puntos y con la ayuda de Guduric, pusieron de nuevo el partido en un puño 47-48. Ya sin necesidad de tiros libres, sino por puro talento ofensivo para intentar meter presión al Real Madrid. Pero presión no sabe lo que significa Facundo Campazzo que anotaba 4 puntos consecutivos para abrir distancia 47-52 para el Real Madrid en el minuto 25 de partido. Todo estaba tan igualado que apareció el diferencial Sergio Llull para sacarse un 3+1 de la manga e iniciar un nuevo parcial madridista de 12-19 para llegar al final del cuarto con una cómoda ventaja 59-67 para el Real Madrid al final del tercer cuarto. Cómoda porque eran 8 puntos de ventaja con un sobresaliente Campazzo (25 puntos, 27 valoración) un notable Deck con 9 puntos y 6 rebotes y un increíble Llull con 11 puntos claves para la ventaja madridista.

Pero Yan Madar con 5 puntos consecutivos dejaba esa vía de agua abierta con la posibilidad de continuar en la lucha de un partido donde de nuevo las decisiones arbitrales iban a ser miradas con lupa. Digamos que el Real Madrid triplicó (5 tiros libres lanzados en 30 minutos a 17 en los siguientes 10 minutos) sus tiros libres en apenas un cuarto. Todo sea por igualar los 23 lanzamientos desde la línea de Fenerbahce en 40 minutos. Y sí, tuvimos que esperar 3 minutos para la primera canasta en juego de los dos equipos en este cuarto lo que provocó nada menos que un resultado contundente hasta el 64-78 en el minuto 34 para el Real Madrid. Ahí podíamos dar por concluido el partido, pero fue el momento de un superclase como Scottie Wilbekin. El base con pasaporte turco logró la friolera de 11 puntos en esos seis minutos de juego para meterle más presión al partido y al Real Madrid que perdía por personales a Tavares a tres minutos del final. Pero las cosas como son, el Real Madrid anotaba 20 puntos en el cuarto final con solo 3 canastas en juego mientras que Fenerbahce lograba cuatro triples como el de Wilbekin a falta de 10 segundos para empatar 87-87 y mandar el partido a la prórroga. Fue el primer fogonazo que recibía el Real Madrid que no supo resolver Deck en la última jugada del tiempo reglamentario ante una posible falta personal de Jonathan Motley. No había tiempo de lamentaciones, aún quedaban 5 minutos más de diversión para el aficionado normal y sufrimiento para el aficionado de los dos equipos.

">

Pero lo lógico sería que el mazazo se lo llevase el Real Madrid, ya que Fenerbahce no igualaba el encuentro desde el primer cuarto. Ni siquiera el triple 600 de la carrera de Sergio Llull tuvo su premio inicial ya que poco después Hayes-Davis colocaba el 94-92 en el minuto 43. Pero cuatro puntos consecutivos de Vincent Poirier hicieron estallar de júbilo al aficionado madridista para colocar un 94-98 a falta de 25 segundos que pareció sentenciar el partido y mantener el invicto europeo. Pero tras otra ronda de tiros libres, llegó el último fogonazo que esta vez fundió los plomos de Facundo Campazzo perdiendo un balón a falta de 7 segundos donde Yan Madar lo aprovechó para anotar la bandeja y darle la increíble victoria a Fenerbahce 100-99 sobre la bocina. Así se cerraba la racha de diez victorias del Real Madrid en Europa con un error del tío más fiable del Real Madrid con el balón en sus manos. Un memorable partido, igualado en cada milímetro del mismo, donde incluso alguna acción arbitral pudo resultar determinante pero que ganó el que metió la última canasta de un partidazo que deja invicto como local a Fenerbahce y cierra “la historia” de la racha victoriosa de un Real Madrid que se va con un gran partido pero con malas sensaciones tras dejar escapar el encuentro hasta en dos ocasiones. Facundo Campazzo, pese a su pérdida de balón, terminó con 33 puntos (11/11 tiros de dos) 7 asistencias y 32 de valoración. A pesar de la derrota, el Real Madrid sigue líder único de la Euroliga y así afrontará la semana que viene el doble viaje a Atenas para enfrentarse a Olympiacos y Panathinaikos quienes, curiosamente, también han perdido en esta jornada.

Scroll al inicio
Ir al contenido