Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Evitar lo inevitable
Euroliga Jornada 01: Baskonia 77 Real Madrid 79

Evitar lo inevitable

Estreno victorioso del Real Madrid en la Euroliga en un partido marcado por las bajas del Real Madrid en el juego interior donde además tuvo problemas con las 5 faltas de Hezonja y las 3 de Diagne y Poirier. Baskonia solo anota 10 puntos en el último cuarto y los blancos anotan 15 triples en el partido. Guerschon Yabusele consigue 18 puntos 8 rebotes y 22 de valoración. Es la sexta victoria consecutiva del Real Madrid.

Cinco meses después de la canasta ganadora de Sergio Llull, empezaba una nueva temporada de la Euroliga. Es curioso como cambia todo cuando te dicen que el Real Madrid tuvo “suerte” la temporada pasada al conseguir la undécima y ahora todo el mundo les está dando como favoritos. Quizá tenga que ver las cinco victorias consecutivas que traían los blancos antes de su estreno en la competición europea. Todo eran loas hasta que el miércoles por la mañana ocurría lo inevitable. El periodista Carlos Sánchez Blas confirmaba la baja de Edy Tavares para el partido de anoche. A la baja del caboverdiano, había que sumar la ya conocida de Gabriel Deck y la de Eli NDiaye que se encontraba en su país por el fallecimiento – desde Pobla FM todo nuestro pésame – de su madre el pasado lunes. Por tanto, el Real Madrid tenía un serio problema, visitar el Buesa Arena y en Euroliga. Entiéndaseme lo que quiero decir, un equipo español conocerá mejor los defectos de otro equipo de su misma liga y sabrá sacarlos a relucir. Y en la Euroliga, todos sabemos que los arbitrajes no permiten tanto el contacto con lo que los centers que el Real Madrid disponía para enfrentarse al Baskonia estaban desprotegidos.

Publicidad
Clorín

Evitar lo inevitable, ganar un partido con Ismaila Diagne y sus 16 años debutando en Euroliga y con Mario Hezonja trabajando su físico con jugadores mucho más acostumbrados al juego interior. La cosa se apresuraba muy complicada para el conjunto de Chus Mateo que iniciaba encuentro con Facundo Campazzo de base, Fabien Causeur y Dzanan Musa como aleros y con Guerschon Yabusele y Ismaila Diagne como pívots. Comienzo de partido trepidante, justo lo que un equipo “sin pívots” desea, pero el primer y previsible problema, salió a la luz. Apenas 4 minutos tuvo Ismaila Diagne en pista al cometer su segunda falta personal Ismaila Diagne. Eso era lo previsible, porque lo imprevisible vino desde el triple. Y es que los blancos cuentan con un 35% en triples en Liga Endesa y en apenas 5 minutos, los blancos habían anotado 2/3 desde la franja para dejar un positivo 8-11 en el minuto 5 a su favor. Pero Baskonia conocía de las limitaciones madridistas e infló de balones la pintura para sacar “del partido” a los interiores del Real Madrid o en su defecto rebotear ofensivamente para volver a lanzar. 21 tiros a canasta realizaron los vitorianos por 16 el Real Madrid en el primer cuarto. Un Real Madrid que buscaba mejor suerte desde el triple que dentro de la zona, porque sin “el faro” de la presencia de Tavares los blancos se encontraban algo desubicados en la zona. Pero lo inevitable seguía ocurriendo. La segunda falta de Poirier llegó en las postrimerías del primer cuarto, donde Facundo Campazzo se quedó en blanco en anotación. Muchos problemas en el juego madridista que tras el primer cuarto, seguía en partido 23-19 para Baskonia tras el primer cuarto. Y es que los 5 triples madridistas le dieron vida al equipo de Chus Mateo que pudo igualar los 11 rebotes de Baskonia.

Pero las seis pérdidas de balón o los cero tiros libres lanzados, presumía que el cambio debía ser total para conseguir una victoria en la noche vitoriana. Pero todo se fue al olvido cuando en el comienzo del segundo cuarto se vieron los mejores minutos del Real Madrid con la incidencia en el triple y por supuesto con Sergio Llull como protagonista para con un 0-6 poner por delante al Real Madrid. Y es que la temporada del menorquín no pasa por ser la del MVP de hace algunos años pero, con el de hoy, son 3 de los últimos 4 partidos en los que el capitán madridista anota más de 10 puntos. Pero Sergio no se encontraba solo en la faceta anotadora en la noche de ayer y fue Guerschon Yabusele quien apoyaba con 11 puntos y 3 triples al descanso la marca madridista. Pero este cuarto tuvo un duelo épico entre Mario Hezonja y Chima Moneke. El croata apenas necesitó de 7 minutos para anotar 9 puntos, mientras que el nigeriano 8 puntos y sacaba hasta 5 faltas personales en este segundo cuarto. Curioso dato, el de las faltas personales, pero ya hemos advertido que el criterio Euroliga no beneficia al Real Madrid. Partido estresante, nervioso e igualado como marcaba el 34-34 en el minuto 15 de partido. Pero lo inevitable seguía siendo crucial para el devenir del partido con la tercera falta personal de Hezonja y su correspondiente técnica que le dejaba sin partido junto a la misma personal que cometía Ismaila Diagne que no pudo demostrar toda su calidad abandonando el partido con tres faltas personales en seis minutos. Rudy Fernández y hasta Alberto Abalde quisieron aportar su energía en la posición interior pero Baskonia se aprovechó de ello para sacar ventaja 47-43 al descanso. Menos de la esperada de un equipo que casi doblaba en rebotes – solo 2 rebotes del Real Madrid en el segundo cuarto – y habiendo lanzado 12 tiros libres – el Real Madrid no tiró ninguno en el segundo cuarto – más.

Solo los triples con 10 anotados y un 50% de acierto parecía el mayor afluente de aportación en una primera parte que tuvo a un desaparecido Campazzo con 0 puntos y -4 de valoración. Evitar lo inevitable, y si los jugadores de mayor calidad no pueden duplicar su esfuerzo, es aun más complicado llevarse una victoria pese al intento de un increíble Dzanan Musa que aportaba al descanso 7 puntos y 5 rebotes. Pero a veces perdemos la percepción de que éste Real Madrid tiene algo en su interior que le permite luchar hasta en pobrísimas condiciones. A la raíz de este comentario, el Real Madrid consiguió un parcial de 2-10 con hasta 7 puntos de Vincent Poirier consecutivos lo que provocaba el crecimiento de la confianza del center francés. Pero el Real Madrid tenía un problema y se llamaba rebote. Baskonia podría tener el porcentaje que quisiera que cada error se convertía inmediatamente en rebote ofensivo ya que ni Poirier ni Hezonja se podrían permitir cometer una nueva falta personal. Por tanto el Real Madrid se seguía “tranajando” el tiro exterior que siguió cumpliendo con las expectativas para colocar el 56-58 en el minuto 25 de partido. Pero en la noche de ayer, los triples vinieron en algunos escogidos pero los rebotes de Baskonia causaban una sangría muy difícil de cerrar y volviendo a colocar un parcial de 8-0 para devolver la ventaja a Baskonia en el partido. Ni los tiros libres que se le negó en la primera parte ayudaron al Real Madrid en el tercer cuarto que apenas tuvo la aportación de Sergio Llull para llegar al final del cuarto con 67-62 para Baskonia. Sirva como ejemplo los 24 rebotes cosechados por el Real Madrid por los 41 de Baskonia, siendo 17 de ellos ofensivos.

Lo positivo era ver que el Real Madrid seguía en la lucha por el partido con mejor 43% porcentaje en triples que 41% porcentaje de tiro de dos. Y además los blancos competían con un Campazzo irregular, con Hezonja fuera con 5 personales y con Rudy y Abalde sin anotar. Los 62 puntos estaban repartidos entre Llull, Yabusele, Musa y Poirier que sumaban 36 puntos y ya no contaba los 9 de Hezonja por su eliminación. Así que el reto del Real Madrid en este cuarto debía ser mayúsculo si quería llevarse el partido. Y lo fueron consiguiendo pasito a pasito, minuto a minuto con un arma totalmente imprevisible en la noche de ayer que fue la defensa. Los blancos se pusieron a un solo punto, pero el maldito problema del rebote, obligó a asumir lo inevitable, 75-69 para Baskonia en el minuto 34. Pero el triple volvió a ser amigo de los blancos que terminaron con un 38% anotando 15 triples y pasando de los 24 rebotes en 3 cuartos, a los 12 cosechados solo en este último cuarto. Y con 7 puntos y 5 rebotes de Yabusele que desquició a Chima Moneke y a Baskonia que solo aportó dos puntos en 5 minutos y terminaron sucumbiendo 77-79 para el Real Madrid tras el fallo de Markus Howard en el último segundo. Guerschon Yabusele con 18 puntos y 8 rebotes fue el mejor jugador del Real Madrid con 22 de valoración con Musa (13+7) y Poirier (10+7) sumando 17 de valoración. Y otro partido de Sergio Llull llegando a los 15 puntos. Pues sí, parecía en la previa que sin Deck, Tavares ni NDiaye el Real Madrid no tenía mucho que hacer en un partido de Euroliga, pero los blancos cuajaron una gran defensa en el último cuarto y sí, evitaron lo inevitable.

Scroll al inicio
Ir al contenido