Liga Endesa Jornada 25ª: Unicaja Málaga 81 Real Madrid 87

Fuera Bromas

Un concentrado Real Madrid sorprendió a propios y extraños al doblegar al Unicaja Málaga que llevaba 19 victorias en los últimos 20 partidos de Liga Endesa. Los blancos con un gran Dzanan Musa demostró en Málaga que sus 50 victorias recientemente conseguidas son fruto de su trabajo y esfuerzo y que, seis meses después, los blancos siguen siendo líderes en toda competición que mantienen abierta.

Ayer era de las pocas ocasiones, donde el Real Madrid no era el favorito en un partido de Liga Endesa, no siendo el FC Barcelona su rival. Y no es por culpa del Real Madrid ni mucho menos. Los blancos visitaban Málaga, por segunda ocasión esta temporada para enfrentarse a Unicaja Málaga. Y sí, los malagueños eran favoritos, tras su increíble temporada pasada llegando a semifinales de la BCL y de la Liga Endesa y dando el campanazo venciendo a FC Barcelona y Real Madrid para convertirse en campeón de la Copa del Rey en 2023. Y si pudiésemos pensar en “fortuna”, esta temporada Unicaja Málaga es líder en la BCL con 9-2 de balance, es subcampeón de la Supercopa Endesa tras ser derrotado precisamente por el Real Madrid en la final y es segundo en Liga Endesa con 20-4 de balance y con 19 victorias en los últimos 20 partidos ligueros. Su único parche, fue caer en los cuartos de final de la Copa del Rey en casa contra Lenovo Tenerife. Por tanto y pese a que el Real Madrid era líder indiscutible en Liga Endesa con 21-3, una victoria anoche de Unicaja Málaga les daría el liderato de la competición a los malagueños.

Publicidad
Clorín

Sólo Fabien Causeur se recuperó de su baja en Bolina el pasado viernes y en su lugar era Mario Hezonja quien se quedaba fuera de la convocatoria junto a los ya sabidos Rudy Fernández y Sergio Rodríguez en un partido donde Unicaja Málaga iba con todo. Chus Mateo repetía el mismo quinteto que venció claramente a Virtus Bolonia el pasado viernes con Facundo Campazzo en el base, Alberto Abalde y Dzanan Musa como aleros y con Guerschon Yabusele con Edy Tavares en la pintura. Salida en tromba de Unicaja Málaga con dos triples consecutivos de Dylan Osetkowski que amenazaba con poner en problemas a Edy Tavares, aunque en ese inicio de partido era Guerschon Yabusele su defensor. Pero el Real Madrid no se amilanó y consiguió un parcial de 4-16 en 4 minutos para castigar a Unicaja Málaga ante la sorpresa de público y entendidos con el 10-20 para el Real Madrid en el minuto 6 de partido. Fueron grandes minutos de Tavares (6 puntos) y Dzanan Musa (7 puntos) pero donde destacó Alberto Abalde con sus 9 puntos sin fallo en el primer cuarto. Pero algo no cuadraba y rápidamente los árbitros encontraron la solución para señalar dos faltas antideportivas a Facundo Campazzo y Dzanan Musa donde los locales encontraron 9 puntos casi consecutivos para igualar el tanteo al final del primer cuarto con el 19-24 para el Real Madrid. Los 8 puntos de Osetkowski y Taylor aliviaron el 38% en tiros de campo de Unicaja Málaga sorprendido por el increíble inicio del Real Madrid que anotaba un 59% en tiros de campo triplicando en rebotes a su rival y, como no podía ser de otro modo, doblando a Unicaja Málaga en pérdidas.

Porque hay situaciones que son inevitables y una de ellas tenía que ver con el protagonismo arbitral en un partido de tal importancia por el liderato. Como era de esperar, Unicaja Málaga subió su intensidad defensiva buscando los errores en el mantenimiento de la bola del Real Madrid. Pero el equipo blanco siguió martilleando el aro rival ajeno a todo el griterío y las acciones en el Martín Carpena y con un nuevo 0-6 de parcial se marchaba 21-32 con ventaja en el minuto 13 de partido. Pero Unicaja Málaga no se iba a dar por vencido y volvía a apretar el marcador con 7 puntos consecutivos buscando arañar réditos de desventaja con 7 puntos anotados por Tyson Carter en este cuarto para incomodar con un parcial de 12-4 hasta que apareció el Facundo Campazzo más anotador con 7 puntos y cero asistencias en este cuarto para mantener las ventajas sobre un Unicaja Málaga que mejoró sus números del primer cuarto pero que seguía a merced de un Real Madrid que anotaba 24 puntos en el segundo cuarto con un 8/11 en tiros de dos y con otros 11 rebotes en este cuarto repartidos entre 5 jugadores. Ni siquiera los 26 minutos que duró el segundo cuarto, desquició a un muy buen plantado Real Madrid que se marchaba a los vestuarios con el 40-48 para el Real Madrid tras un 21-24 de parcial en el cuarto. 48 puntos 56% en tiros de campo, 23 rebotes y 63 créditos de valoración era el mejor resumen de una perfecta primera mitad.

Todo ello aderezado con 9 puntos de Abalde y Campazzo, 7 de Musa o 6 para Tavares y Poirier. 63 créditos de valoración donde solo Alberto Abalde con 16, superaba la decena en créditos de valoración. El Real Madrid se tomaba el partido muy en serio, pese a estar jugando 20 partidos más que su rival que no jugaba desde el pasado miércoles. Todo es muy bonito cuando lo pintan, pero es que anoche el Real Madrid dio toda una lección de buen baloncesto y de aspiraciones a todos aquellos que ven problemas entre jugadores y directiva. Pero en lo que siempre nos importará a nosotros, Unicaja Málaga supo reaccionar desde donde menos se le esperaba en la primera mitad. Y es que los andaluces se marcharon al descanso con un 33% de acierto en el triple pero doblaron su aportación dentro del tercer cuarto. En apenas tres minutos, un 3/3 en triples de Unicaja Málaga unido a una escasa anotación de 2/4 de tiro libre del Real Madrid, iniciaron un partido nuevo con el 49-50 para el Real Madrid en el minuto 23 de partido. Y es que tuvieron que pasar 6 minutos y medio para que el Real Madrid anotase su primera canasta en juego de la segunda parte que sirvió para romper un parcial de 18-6 donde todos los puntos del Real Madrid llegaron desde el tiro libre.  Una canasta que sirvió de acicate a un hundido Real Madrid que lograba un 0-7 de parcial para volver a tener ventaja en el marcador gracias a los 9 puntos de Dzanan Musa en un cuarto que dominó Unicaja Málaga con su 6/12 en triples en este cuarto que dejó un definitivo 64-64 al final del tercer cuarto. Sorprendió el Real Madrid con un único 3/13 en tiros de campo con un horrible 1/7 en tiros de dos, pero su gran ventaja de la primera parte, supuso lograr al menos una igualada a diez minutos del final.

Empezaban las dudas en el Real Madrid y la fiesta del Unicaja Málaga que rozaba el liderato de la Liga Endesa con los dedos. Pero tras un 4-0 de parcial de Unicaja Málaga, el Real Madrid decidió volver al partido con sus mejores armas, el rebote, las asistencias y un espléndido 72% en tiros de dos. Porque el Real Madrid no tenía dudas como un servidor creía en el tercer cuarto. Simplemente tuvo que “soportar” un esfuerzo innegable de Unicaja Málaga para remontar que con el paso de los minutos en el último cuarto se fue debilitando como cualquier borrasca en vuestra localidad. Y es que 7 de los 8 jugadores blancos que jugaron en el último cuarto anotaron en ataque además de cuatro rebotes de Yabusele y tres asistencias de Campazzo. Tanto es así, que un 0-5 de parcial colocaba de nuevo al Real Madrid por delante 74-76 en el minuto 36 y dejaba de los nervios a Unicaja Málaga y su entrenador Ibon Navarro que no encontraba respuesta al nivel madridista pese a haberle señalado dos faltas – 17 en tres cuartos – en 9 minutos del último periodo. Porque los árbitros volvieron a tomar el control y permitieron otra remontada de Unicaja Málaga hasta el 81-78 a falta de 90 segundos para el final del partido. Pero un 0-9 de parcial en ese minuto y medio con dos extraordinarias defensas de Campazzo dieron al traste con las ilusiones malagueñas y confirman que la temporada del Real Madrid va muy en serio. Al final 81-87 para el Real Madrid con 19 puntos 4 rebotes y 3 asistencias de Dzanan Musa y seis jugadores madridistas con +10 en valoración. Ya se ha jugado 59 partidos esta temporada y ya no es una pequeña racha, con las 50 victorias conseguidas por el Real Madrid, este equipo van muy en serio.

Scroll al inicio
Ir al contenido