Liga Endesa Jornada 22: Unicaja Málaga 91 Real Madrid 92

Ganar de cualquier manera

Cargando...

El Real Madrid recuperó la sonrisa de la victoria tras derrotar a un peleón Unicaja Málaga que hizo sudar lhasta el último minuto a los blancos. 22 puntos finales entre Causeur, Heurtel y Poirier mantienen el invicto como visitante del Real Madrid que afronta la Copa con menos urgencias. Lesión grave de Carlos Alocén, que podría perderse la temporada y se mantienen las dudas sobre Rudy Fernández, Gaby Deck y Jeff Taylor para la Copa Endesa del fin de semana.

acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo

El Real Madrid volvía a pasar un nuevo examen. Las sensaciones que los blancos han ido dejando durante el mes de febrero, eran cada vez peores. Ya lo intenté explicar en la crónica de la clara derrota blanca ante el FC Barcelona del viernes. Y es que el Real Madrid estaba enturbiando su sensacional temporada donde en 38 partidos, el Real Madrid llevaba un maravilloso 34-4 de balance, roto por un 4-5 en los últimos 9 partidos. No hay excusas, los rivales fueron mejores en las derrotas y los de Laso no estuvieron a su nivel. Por tanto, en el partido de anoche contra Unicaja Málaga, sólo valía ganar. Convencer era lo de menos, porque los blancos querían llegar con buen sabor de boca a la Copa del próximo fin de semana. “Falta continuidad” era la aportación del entrenador vitoriano para intentar explicar lo sucedido. Unicaja Málaga era el rival, un equipo grande venido a menos que se queda fuera de la Copa por segundo año consecutivo tras haber disputado la final de 2020 precisamente, ante el Real Madrid. Con Ibón Navarro como nuevo entrenador y con los mismos baluartes de siempre, que nadie dudase que el equipo malagueño le iba a poner las cosas difíciles a los madrileños.

Un Real Madrid que llegaba a Málaga con los mismos 12 jugadores que cayeron derrotados en el clásico europeo. Por tanto, seguían de baja Rudy Fernández, Jeff Taylor y Gaby Deck. Estos dos últimos, tienen muy complicado llegar sanos a la cita copera. Pablo Laso inició partido con Thomas Heurtel como base, Fabien Causeur y Adam Hanga como aleros y Yabusele con Tavares en la pintura. Una buena señal vino con el Real Madrid tomando ventaja 2-6 en el minuto 2 de partido con un 100% de acierto en el lanzamiento. Permitirme destacar este punto, porque el Real Madrid venía de anotar solo 8 puntos en el primer cuarto de los dos últimos encuentros disputados en Euroliga. Pero claro, cuando ya empiezas a forzar tu sonrisa de haber solucionado algo, te aparece la intensidad y la calidad de Unicaja Málaga para hacer una gran remontada con un parcial de 9-2, roto por un dos más uno de Guerschon Yabusele para igualar el duelo 11-11 en el minuto 5. No podía ser menos, los 7 puntos anotados por Darío Brizuela que cada año sigue demostrando su calidad y opositando a ser un fijo en la selección española, algo que aun no ha ocurrido. El juego del Real Madrid también había mejorado mucho con respecto a lo visto últimamente siendo fuertes en defensa y certeros en ataque con un 53% de acierto en el primer cuarto, que se cerró con un triple de Llull para darle la ventaja a los blancos 23-25, con un pobre 33% en triples, pero con unos buenos 9 rebotes y 4 asistencias. Exacto, no son números espectaculares, pero mejores que de dónde venimos, aunque Unicaja Málaga anotase 23 puntos con un 66% en tiros de dos.

Globalmente, bien el Real Madrid. 25 puntos anotados y 28 de valoración. Pero el hecho de que el máximo anotador y valorado – Sergio Llull – no llegase a dobles figuras, denotaba que aun nadie destacaba del resto. Y fue precisamente el capitán madridista quien dirigió de manera magistral al Real Madrid en el comienzo del segundo cuarto asistiendo para que Edy Tavares fuera engordando sus números y pusiera la máxima ventaja a los blancos 27-33 minuto 14, pero nuevamente rota por las ganas y la intensidad de Unicaja Málaga que remontó gracias al habitual protagonismo arbitral que cometió el error de anular una falta sancionada a un equipo, para señalar antideportiva al equipo que había sufrido la falta ya señalada. Otra patada al reglamento que originó el 7-1 de parcial para el 34-34 del minuto 15 de partido. Un cuarto donde se señalaron 13 de las 45 faltas señaladas en el partido y donde ambos equipos fueron hasta 15 veces a la línea de tiros libres. Y así de igualado permanecía el partido con dos equipos que buscaban salir de una mala racha de 3 derrotas consecutivas. Y es que, tras las ventajas madridistas, eran los malagueños quienes dieron la vuelta al partido donde los blancos se mantuvieron a rueda gracias a 3/3 triples consecutivos en los minutos finales para dejar el partido al descanso con 49-47 para Unicaja Málaga. Curioso dato el resultado, puesto el Real Madrid llevaba mejor porcentaje en tiros de campo y en triples. Incluso llevaba más rebote y una asistencia menos, pero las 8 pérdidas de balón hacían mucho daño.

clorin 1200 200

Y es que 20 minutos después, seguía sin haber un jugador del Real Madrid en dobles figuras, ya fuese por anotación o por valoración. Y seguía generando dudas ser otro partido liguero donde el rival se aproximaba a los 50 puntos anotados en la primera parte y el 50% de acierto en el lanzamiento a canasta. Lo bueno, es que el Real Madrid se mantenía en partido con 47 puntos anotados – con solo 6 asistencias – y un 55% en tiros de campo. Pero todo eso iba a cambiar en el tercer cuarto, a base de triples. No, no son malas decisiones. Simplemente es acierto y/o fallo. Y el mérito se lo llevó Unicaja Málaga quien, gracias a dos triples seguidos, neutralizó el triple invalidado – correctamente – de Heurtel, para colocar un peligroso 57-50 en el minuto 22 de partido para los malagueños. Fueron unos minutos peligrosos para el Real Madrid donde Pablo Laso decidió dar la batuta del equipo a Carlos Alocén. El aragonés forzó una falta en contrataque – que no se pitó curiosamente como antideportiva – y después conectaba 5 puntos consecutivos para mantener al Real Madrid en partido, a pesar del buen acierto de Unicaja Málaga en el triple, para dejar un igualado 60-57 en el minuto 25. Y es que el triple benefició en medida los ataques malagueños con un 4/6 en el tercer cuarto donde el Real Madrid solo aportaba un 2/7 desde la línea y su pagaba su desacierto con enfados y protestas al trío arbitral y eso ya sabemos lo que produce. A pesar de todo, el Real Madrid se mantuvo al acecho de Unicaja Málaga gracias a su 6/6 en tiros libres en este cuarto, aunque perdía a Carlos Alocén por una lesión de rodilla provocada en una acción donde, para variar, no se señaló nada punible. Así se llegaba al final del tercer cuarto con todo por decidir 65-65, donde el Real Madrid salvó los muebles tras su paupérrimo 38% en tiros de campo.

Aunque la luz nos la enseñó Fabien Causeur quien, tras la falta de anotadores puros en el equipo de Laso, volvió a tener acierto de cara al aro y afrontaba el último cuarto con la confianza por las nubes, jugando toda la segunda parte y anotando 14 puntos en los 20 minutos jugados. Y el primer ejemplo fue anotar dos triples consecutivos en las dos primeras jugadas del Real Madrid en el último cuarto. Algo que hizo tras el 6/16 de su equipo y su 0/2, pero no le tembló el pulso al bretón que le daba un aire de +6 a su equipo recién iniciado el último cuarto. Buscaba venganza Unicaja Málaga con su arma favorita. Y es que, de nuevo con el triple, el equipo malagueño se aferraba a un Real Madrid que conseguía tener un gran acierto y unas buenísimas manos defensivas. Así llegábamos al 70-78 del minuto 33 con todos los puntos blancos conseguidos entre Causeur, Heurtel y Poirier. Ahora sí, el Real Madrid tenía la concentración y el acierto para poder decidir un encuentro. Y así fue, gracias a los 8 puntos de Fabien Causeur, los 7 de Thomas Heurtel y los 5 de Vincent Poirier en este cuarto, el Real Madrid decidió volver a la senda de la victoria, a pesar del increíble final de Unicaja Málaga que conseguía un parcial en dos minutos finales de 13-5 que puso en aprietos el invicto madridista como visitante en la Liga Endesa. Y sí, el Real Madrid cuajó un gran partido con 92 puntos anotados, 36 rebotes, 11 asistencias – llevaba 6 al final del tercer cuarto – y 105 de valoración. Causeur y Heurtel anotaron 16 puntos cada uno, mientras que Poirier y Abalde lograron 11 puntos e igual que sus compañeros, superaron los 10 de valoración. Pero, como decíamos al inicio, lo importante no era el cómo, sino el conseguir una victoria que alimente la ilusión del equipo y aficionados a la llegada de la Copa del Rey.