Liga Endesa Jornada 18: UCAM Murcia 73 Real Madrid 61

Hora Feliz

Sin Sergio Llull, Edy Tavares, Rudy Fernández, Dzanan Musa ni Vincent Poirier, tuvo que jugar Real Madrid su sexto partido del año en apenas once días. Tampoco fue el mejor partido ofensivo con 61 puntos y un 33% en tiros de campo. El arbitraje fue protagonista en los últimos 37 segundos con empate en el marcador. Es la cuarta derrota de la temporada del equipo de Chus Mateo tras 41 partidos en 120 días. El calendario le da un respiro de cinco días antes de visitar a AS Mónaco.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Lo veníamos avisando. El Real Madrid había jugado 40 partidos en 120 días y ha tenido la suerte de ir sacando los partidos sorteando los problemas derivados del cansancio. Pero en el baloncesto también hablamos de suerte y en apenas un fin de semana, la buena suerte se transformó en esquiva para los intereses del equipo de Chus Mateo. Es mala suerte tener que jugar cuatro prórrogas en un partido, pero lo es más jugar una más solo seis días después. Es una lástima tener que disputar cinco partidos en el tramo de once días mientras que tu rival de hoy solo jugase dos. Y es un gran problema que en el mismo fin de semana se te lesionen los dos center de tu plantilla amén de tu capitán. Tras el esfuerzo realizado el jueves para ganar a Valencia Basket, en la tarde de ayer supimos que Edy Tavares y Sergio Llull habían sufrido lesiones de consideración que seguramente les hará perderse lo que queda del mes de enero. Sus bajas se unían a las de Dzanan Musa, Vincent Poirier y Rudy Fernández que seguían guardando reposo. La única buena noticia, fue el regreso de Gabriel Deck justo un mes después de su último partido disputado.

Publicidad
Clorín

Y con once jugadores se presentaba el Real Madrid para enfrentarse a UCAM Murcia que jugaba su segundo partido en este año y que competía por ganar al Real Madrid, romperle su racha y seguir encaramado a los puestos importantes de la clasificación. Chus Mateo colocó de inicio a Carlos Alocén y Facundo Campazzo como bases, Alberto Abalde como alero y Mario Hezonja con Guerschon Yabusele como pívots. Tanto Eli NDiaye como Ismaila Diagne esperarían su turno en el partido. El Real Madrid apeló a la suerte en el triple para intentar aliviar su problema de altura en el juego interior, pero su 1/5 en el primer cuarto ya fue un serio aviso de que no iba a funcionar durante el juego. Todo lo contrario en UCAM Murcia que anotaba todos sus lanzamientos en la zona para empezar a coger ventajas de inicio con el 11-5 en el minuto 5 de partido. Y es que solo Mario Hezonja pudo anotar en juego durante esos minutos donde ya los blancos habían perdido tres balones. Los porcentajes lo decían todo, 46% UCAM Murcia por solo un 29% del Real Madrid que no podía competir contra UCAM Murcia en defensa con un solo jugador interior real como Yabusele. Precisamente fue el francés quien aportaba el talento en ataque con sus 9 puntos, dejando el trabajo en el rebote a Mario Hezonja con 3. Pero UCAM Murcia con su 7/8 en tiros de dos 8 rebotes y 5 recuperaciones, manejaba el partido a su antojo con el 19-16 para UCAM Murcia al final del primer cuarto. Porque más allá de Guerschon Yabusele, solo Mario Hezonja anotaba en juego y donde Alberto Abalde y Carlos Alocén intentaron al menos un tiro más a canasta.

Cinco rebotes, cinco asistencias y cinco pérdidas de balón. El inicio del partido del Real Madrid era tan descorazonador como esperado. Además de los pívots, la baja de Dzanan Musa también le quitaba puntos y altura a un Real Madrid que apenas sumaba gracias al tiro libre. Y la suerte volvió a ser esquiva en el Real Madrid cuando esperaba que dos jugadores menores de 20 años solventasen la papeleta del juego interior de todo un líder de Liga Endesa. Porque en solo cuatro minutos, UCAM Murcia rompió el partido con un parcial inicial de 8-0 ante la sangría ofensiva del Real Madrid que se topaba con la intensidad murciana y con minutos de segunda rotación para Abalde, Causeur y el estreno tras un mes lesionado de Gabriel Deck. Y si la defensa no lograba frenar el ataque murciano, los blancos tampoco supieron encontrar la amenaza ofensiva quedándose en un 31% en tiros de campo y con hasta 9 lanzamientos menos a canasta. El 15-2 de parcial colocaba un dichoso 34-20 para UCAM Murcia en el minuto 17 de partido. Previsible si, pero esperado no. Lógico que como estaba el Real Madrid, estuviese por debajo en el marcador a medio tiempo pero no computaba haber anotado solo 8 puntos en 8 minutos. Y es que el segundo cuarto nos dejó un 3/18 en tiros de campo y con otras 4 pérdidas de balón a sumar a las del primer cuarto. Por tanto, con “solo” 17 puntos anotados, UCAM Murcia tenía el partido muy controlado con el 36-26 para los murcianos al descanso.  26 puntos anotados con un 28% en tiros de campo 6 asistencias 9 pérdidas de balón y 30 de valoración no es para tirar muchos cohetes y tampoco recae la excusa en la falta de efectivos.

Pero sí es entendible perder un encuentro de los seis disputados en solo once días, el no darle el 100% en cada uno de ellos previniendo que cualquier sobrecarga pueda ir a mayor y, lo más importante, no ser tan significativa cuando tu verdadero objetivo está a un mes visto y el balance logrado en los últimos 40 partidos te permiten más de un error. Visto de esa manera y poniendo las dos tesituras en una balanza, el aficionado y el propio baloncesto solicitaba un pequeño empujón de intensidad y coraje para al menos, pelear por el partido. Y más cuando tras dos minutos y medio, UCAM Murcia ya había anotado 8 puntos y conseguía la máxima ventaja en el partido. Pero había que ver el partido de otra manera e intentar conseguir vencer en los dos parciales de la segunda mitad. Y la mentalidad cambió mientras que UCAM Murcia empezaba a buscar terminar posesiones y no encontrar el acierto en el tiro. Lo contrario en el Real Madrid que supo serenar su ofensiva y acertar en los tiros de larga distancia para colocar un parcial de 2-11 para meter el miedo en el cuerpo a los murcianos con el 46-40 para UCAM Murcia en el minuto 25 de partido. Fue el mejor cuarto del Real Madrid que atendió a su acierto en el triple, olvidándose de la zona y dejando a UCAM Murcia en 0 puntos durante 6 minutos de juego. Pero su nefasta primera parte, no le permitió sorprender del todo a los locales que supieron reaccionar para mantenerse 52-21 para UCAM Murcia al final del tercer cuarto. Así es, 25 puntos en el tercer cuarto tras los 26 anotados en la primera mitad. Es el dato que dejaba claro que se podía ganar pese a las cinco bajas tan importantes que tuco Chus Mateo.

Ayudaron los 6 triples, cuando en la primera mitad solo había entrado uno, pero también la defensa sobre un UCAM Murcia que anotó los mismos tiros libres que canastas en juego durante el tercer cuarto. Pero para ganar en 10 minutos, necesitas jugadores, frescura, calidad y que el rival no tenga su día. Muchos inconvenientes en un Real Madrid con Hezonja, Campazzo y Yabusele anotando el 61% de los puntos del equipo tras tres cuartos. Pero el Real Madrid había conseguido el objetivo de volver al partido y más tras el robo y canasta de Facundo Campazzo que colocaba el 52-53 en el minuto 31 para el Real Madrid. Milagro en Murcia. Porque los blancos habían logrado el objetivo de colocarse por delante en el marcador y dejar en solo 2 puntos a UCAM Murcia en 4 minutos. Llegábamos con el 56-57 para el Real Madrid a la batalla de los últimos 5 minutos de partido donde, con todo el aire, entraron nuevos actores al partido. Roland Kurucs, Dylan Ennis y Marko Toldorovic en el UCAM Murcia, Fabien Causeur y Facundo Campazzo en el Real Madrid y el trío arbitral decisivo en el último minuto. Y es que con 61-61 a falta de 37 segundos para el final del partido, los árbitros sentenciaron con 6 faltas al Real Madrid por 0 a UCAM Murcia y dejaron sin señalar una posible falta de Kurucs a Deck justo debajo del aro. Y para más inri, decidieron ponerle fin al partido con dos técnicas a Fabien Causeur y una antideportiva a Mario Hezonja para añadir un parcial de 8-0 en 20 segundos y darle la victoria 73-61 a UCAM Murcia. Era lo que tenía que pasar aunque no de esta manera. Las bajas de Llull, Rudy, Tavares, Musa y Poirier en un mismo partido es muy duro para Chus Mateo que tuvo que reinventar el equipo en apenas 72 horas. Al menos, los blancos tienen red para desgastar balas ya que se lo ha ganado durante tres meses.

Scroll al inicio
Ir al contenido