Liga Endesa Jornada 17: Baskonia 85 Real Madrid 99

Infatigable

Increible victoria del Real Madrid apenas 48 horas después del desgaste físico de 4 prórrogas en Euroliga. Baskonia se jugaba estar en la Copa y el equipo de Chus Mateo contestó con un impresionante despliegue, un 54% en triples y un 134 en valoración. Dzanan Musa y Facu Campazzo llegaban a los 25 de valoración, aunque fue Guerschon Yabusele quien sobresalió con 26 puntos y un 6/8 en triples. Esto no para y mañana vuelve la Euroliga.

Segundo partido de la temporada en Vitoria y ha vuelto a pasar. El Real Madrid se estrenaba en Euroliga ante el Baskonia en octubre sin Edy Tavares, Gabriel Deck ni Eli NDiaye, es decir, sin apenas juego interior y terminó venciendo con un gran Guerschon Yabusele. Ayer, volvían a coincidir ambos equipos en Liga Endesa y las urgencias de ambos volvía a poner a Baskonia como favorito. Y no por las conocidas bajas de Rudy Fernández, Gabriel Deck y – ayer – Sergio Rodríguez. Sino porque los blancos vienen agotados de jugar sesenta minutos contra Anadolu Efes en el partido de las cuatro prórrogas hace apenas 48 horas. Además, Baskonia se jugaba su última bala para clasificarse para la Copa del Rey, algo que conseguirían venciendo el partido. Y el resultado ya todos lo sabéis. Los jugadores del Real Madrid son humanos, no nos hubiese extrañado un excesivo cansancio en el partido de ayer tras las minutadas que sufrieron el pasado viernes. Pero el calendario es muy exigente y el equipo de Chus Mateo saldría al Buesa Arena a competir. Y eso que los blancos, con 15-1 de balance no se jugaba absolutamente nada mientras que Baskonia con su 9-7, la vida. Si ganaba iría a la Copa y sino, quedaría eliminado.

Publicidad
Clorín

Pero por respeto al club, jugadores y afición, el Real Madrid iba a darlo todo para conseguir una nueva victoria que sería la séptima consecutiva en Liga Endesa. El quinteto inicial estaba formado por Carlos Alocén como base, Dzanan Musa (MVP de la jornada de Euroliga, 45 valoración) y Mario Hezonja como aleros y con Guerschon Yabusele y EdyTavares en la pintura. Pocos podían esperar que en tres minutos y medio el Real Madrid lograse un parcial de 0-9 gracias a (otra vez) un enrrachado Dzanan Musa anotando un triple para acompañar a los dos primeros convertidos por Guerschon Yabusele. Tampoco estaba en las quinielas ver la primera canasta de Baskonia en el minuto 4 de partido ni que el cuarto triple del Real Madrid colocaría un dignísimo 3-14 para el Real Madrid en el minuto 5 de partido. Sí, son los mismos jugadores que jugaron 60 minutos el viernes y que ayer parecían hechos de otra pasta. Porque el parcial no se quedó ahí, ya que la racha llegó con otro 3-10 en solo dos minutos, es decir, 24 puntos anotaban los blancos en siete minutos. Y cuando todo parecía que se solidarizaba en el terreno, el Real Madrid volvió a martillear el aro baskonista con otros tres triples más hasta los 8 anotados en un cuarto que dejaban un increíble 20-35 para el Real Madrid al final del primer cuarto. 35 puntos anotados y con un protagonista absoluto como es Guerschon Yabusele. Y es que el francés anotaba 17 puntos con 6/8 en tiros de campo, 4/5 en triples. Pero como actores principales, aparecía Dzanan Musa con 8 puntos y 4 rebotes para continuar con su fiesta anotadora. Poco o nada podía hacer Baskonia ante semejante aluvión y aportaba 20 puntos comprimidos en un 6/18 en tiros de campo, 4/9 en triples.

El primer cuarto del Real Madrid fue tremendo, 35 puntos 12/19 en tiros de campo 8/12 en triples 11 rebotes 8 asistencias y 52 de valoración. Si no lo veo, no lo creo. No es posible que pudiese seguir con la misma eficacia que el pasado viernes. Ni siquiera la presión acuciante de Baskonia por conseguir la victoria parecía frenar al equipo de Chus Mateo. Solo en trabajo de Chima Moneke con 8 puntos y 4 rebotes en este cuarto, parecía dar un aire de positivismo para un Baskonia que al menos lograba igualar el parcial 11-8 para mantenerse con opciones 31-43 para el Real Madrid en el minuto 15 de partido. Pero la fortuna es efímera y lo ¿lógico? pareció cumplirse en los últimos cuatro minutos del segundo cuarto. El Baskonia reaccionaba con un parcial de 12-8 para rebajar su deferencia de la decena de puntos ante un Real Madrid que parecía mostrar síntomas de cansancio en un mal segundo cuarto donde anotaban 16 puntos con un 29% en tiros de campo, siendo los tiros libres un salvador golpe de oxígeno. Un segundo cuarto que se llevaría Baskonia 23-16 con un 47% en tiros de campo para acercarse un poco al final con el 43-51 para el Real Madrid al descanso. Lo negativo para Baskonia fue que más allá de los 8 puntos de Moneke, nadie más anotaba dos canastas en juego y aún debían mejorar mucho desde el triple. Y el agotamiento físico en el Real Madrid se debía notar pese a los 20 puntos de Yabusele, uno de los pocos que no superaron los 20 minutos el pasado viernes.

Pero el Real Madrid nos ha demostrado miles de veces que no está hecho de actos cotidianos o esperados. Porque un tío como Dzanan Musa, tras jugar 45 minutos el viernes, anotaba cinco puntos seguidos en el amanecer del tercer cuarto para quitarnos la idea del cansancio de la cabeza. Pero Baskonia se jugaba la Copa y no estaba dispuesto a permitir que su racha del segundo cuarto desfallezca y seguir metiéndole presión al conjunto de Chus Mateo al que forzó a realizar hasta 7 pérdidas de balón en el tercer cuarto causando el primer gran enfado del entrenador madrileño en un tiempo muerto. Todo ello pese a conseguir tres triples más el Real Madrid para mantenerse aún por delante 56-62 en el minuto 25 de partido con un escandaloso partido de Guerschon Yabusele y Dzanan Musa. Pero el partido tendía a igualarse, el cansancio madrileño y las urgencias vitorianas congeniaban en un mar de necesidades que forjaban los 19 puntos anotados por Baskona en 7 minutos. Lo normal, Baskonia se colocaba a cuatro 62-66 a falta de tres minutos, pero el talento de Campazzo con un triple y la calidad de Dzanan Musa que llegaba a los 20 puntos en este tercer cuarto, le devolvían otro pequeño colchón al Real Madrid que se marchaba 66-73 por delante al final del tercer cuarto. Es cierto que Baskonia se llevaba el tercer parcial 23-22 pero es que el Real Madrid volvió a cosechar otro 64% en tiros de campo y un 4/7 en triples con 9 puntos de Dzanan Musa, 3 tapones de Edy Tavares y 5 puntos con 7 de valoración de Carlos Alocén.

Porque el Real Madrid no es dependiente de un solo jugador. Todos aportan, unos más y otros menos, pero el trabajo de todos es siempre importante. Tanto que el Real Madrid quiso volver a castigar a Baskonia forzando con su ataque, las prisas y los nervios del conjunto vitoriano. Porque al Real Madrid “le bastaba” con su terrorífico 50% en triples para seguir dando una lección de baloncesto en el Fernando Buesa Arena. Pero Baskonia no se rendía y seguía buscando la manera de recuperar el terreno perdido hasta el 75-81 del minuto 35. Y cuando el partido pareció estar destinado a igualarse, el inagotable talento de los jugadores del Real Madrid volvió a brillar con luz propia. Y con un parcial de 0-9 con dos triples de Facundo Campazzo, cerraba el partido para un Real Madrid que anotaba 99 puntos en un partido disputado solo 48 horas después de haber jugado 4 prórrogas ante Anadolu Efes. Porque Baskonia lo intentó todo, por activa y por pasiva, pero fue el Real Madrid el que se llevaría la victoria por un claro 85-99 con un 54% en tiros de campo y otro 54% desde el triple además de recoger 38 rebotes y dar 21 asistencias. En defensa tampoco le fue nada mal con 9 recuperaciones y 9 tapones (4 de Tavares y 4 de Poirier) para 135 en valoración. De nuevo Dzanan Musa fue el mejor jugador con 20 puntos 6 rebotes y 25 de valoración, acompañado de Facundo Campazzo con 20 puntos 5 asistencias también para 25 de valoración. Pero mención especial para Guerschon Yabusele que cerró su vuelta a Liga Endesa con 26 puntos y un 6/8 en triples. Y el Real Madrid será cabeza de serie en el sorteo de la Copa del Rey y tendrá como rivales a uno de estos cuatro equipos; Valencia Basket, Lenovo Tenerife, UCAM Murcia o Baxi Manresa. Pero tras lo realizado por el Real Madrid este fin de semana, el rival que toque tendrá que estar más preocupado ante un equipo que nunca se queda sin batería.

Scroll al inicio
Ir al contenido