Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / La cara y la cruz
Euroliga Jornada 21: Darussafaka Tekfen Isambul 82 Real Madrid 86

La cara y la cruz

El diferente porcentaje del triple, entre la primera y la segunda parte, casi le juega una mala pasada a un Real Madrid, que realizó una muy buena primera parte. Randolph, Thompkins y Jaycee Carroll fueron los mejores del Real Madrid, que tuvieron a Klemen Prepelic, como una buenisima noticia. Toney Douglas, con sus 27 puntos, estuvo apunto de robarle el partido a un Real Madrid, que toma distancia del quinto puesto. Sergio Llull, lesionado,solo disputó 2 minutos del partido.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

El mundo al revés. Si en los últimos partidos comentábamos que al Real Madrid le costaba arrancar en los partidos, en la tarde de ayer, el equipo de Laso casi desperdicia una gran primera parte, con 53 puntos, para terminar sufriendo en la segunda mitad, con 33 puntos, ante el empuje del colista de la competición Darussafaka Tekfen. La arenga del Facu Campazzo durante la semana de “salir más metidos en los partidos” causó buen efecto en la concentración de los jugadores madridistas, mentalizados en poder cerrar el partido lo antes posible. Un Real Madrid poco reconocible, sin Rudy y Felipe, ambos en Madrid y con la escasa aportación de Sergio Llull, lesionado en el segundo cuarto, y que dejaba a Pablo Laso sin españoles para utilizar en el campo. Algo circunstancial pero bastante llamativo, puesto Santiago Yusta se quedaba también fuera del roster. Darussafaka contaba únicamente con tres victorias tras 20 partidos, pero dos de ellas fueron ante Olympiakos y la semana pasada, ante Baskonia. Un Darussaka, que contaba con dos estrellas NBA, desconocidas en Europa, como Toney Douglas – 5 años en NBA – y Jeremy Evans, con 7 años de experiencia en la mejor liga del mundo.

Un Real Madrid, conocedor que sumando una victoria más, tendría en la mano el objetivo de alcanzar una de las primeras cuatro posiciones para llegar con ventaja de campo al cruce de cuartos. La derrota de Olympiacos, beneficiaba al Real Madrid, que tras su victoria de ayer, saque 5 victorias al quinto clasificado, quedando 9 partidos por jugar. Es cierto, que en las dos últimas campañas, el campeón de Europa ha sido el 5º clasificado en la liga regular, pero personalmente, prefiero llegar a la Final Four, antes de imaginar qué ocurrirá dentro de 3 meses y medio en Vitoria. Campazzo, Causeur, Taylor, Randolph y Tavares, formaron el quinteto inicial del Real Madrid, que como bien indicábamos al principio, salió con la intención de tomar rápidas ventajas en el marcador. El 4-2 inicial de Darussafaka, fue la única ventaja turca en toda la primera parte. Un acertadísimo Anthony Randolph, se encargó de liderar las huestes blancas en el primer cuarto con 9 puntos anotados. Acompañando al jugador nacido en Wuzburg, Facundo Campazzo anotaba 5 puntos sin fallo para mantener por delante a los blancos 10-14 en el minuto 6. Esta vez los triples sonreía al Real Madrid que conseguía un parcial de 4-9 en 3 minutos para llevarse el primer cuarto 16-23 con un 44% de acierto en el triple y ya 14 rebotes y 3 pérdidas de balón, uno de los mayores problemas de los blancos en los últimos partidos. Darussafaka, se mantenía enganchado al partido, gracias a su 6/7 en tiros libres, puesto su escaso 31% en tiros de campo, no le daba para mucho más.

Publicidad
Clorín

El segundo cuarto, comenzó con susto. Sergio Llull apenas pudo disputar dos minutos del partido, tras sufrir un pinchazo en su muslo derecho, tras realizar una penetración a canasta. Puede ser más o menos grave – no disponemos de más datos – pero es evidente que no fuese de la partida durante el encuentro, por precaución. Recordemos, que en apenas dos semanas, el Real Madrid debuta en la Copa del Rey, ante Movistar Estudiantes, y sin Llull ahora mismo, el puesto de base en el Real Madrid, quedaría muy vano. El testigo del segundo capitán blanco, volvería a ocuparlo Facundo Campazzo, que ayer disputó 31 minutos, bastante más de los habituales. Su reemplazo, volvió a ser Klemen Prepelic, que estuvo bastante acertado en este segundo cuarto consiguiendo 10 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias. El esloveno, supo aprovechar las ausencias de Llull y Rudy Fernández, para realizar uno de sus mejores partidos, volviendo a ser el killer anotador que fichó este verano el Real Madrid. Gracias al trabajo de Prepelic, el Real Madrid tomó ventajas en el marcador, y gracias a un parcial de 7-12, los blancos superaron la barrera de los 10 puntos, 23-35 minuto 15. En Darussafaka, Toney Douglas y Jeremy Evans, se echaron el equipo a sus espaldas consiguiendo 16 de los 22 puntos de los turcos en este cuarto. Mientras, Trey Thompkins, seguía confiando en su gran muñeca aportando hasta 13 puntos en 8 minutos, convirtiéndose en el máximo anotador del partido al descanso. Pero Darussafaka Telfen, no se rendía, pero apenas contaba con elementos, de no ser por Toney Douglas, anotando 12 puntos en este cuarto, siendo el único jugador del equipo turco, capaz de anotar desde el triple. Parcial de 22-30 en este segundo cuarto, que dejaba el resultado al descanso 38-53.

53 puntos en 20 minutos, con 0 pérdidas en el segundo cuarto, con un 50% en tiros de campo y un 47% en triples. Parecía que este Real Madrid, había cambiado el rumbo de los últimos partidos, para comenzar de mejor manera que el rival. Darussafaka se lo jugaba todo a sus dos estrellas NBA y apenas contaba con un 2/8 en triples. Puedo parecer muy pesado con el triple, pero es que quiero resaltar que fue un dato determinante para que al final del partido, Darussafaka Telken tuviese opciones de llevarse el partido. Hablando del final del partido, nos empezamos a olvidar del desarrollo, con un recuperado Jaycee Carroll, que salía de inicio en el tercer cuarto para realizar otro show de los suyos y darle la máxima diferencia del partido al Real Madrid, 41-57 en el minuto 22. El de Wyoming, conseguía 9 puntos en este cuarto, que pudieron ser más, si no fuese por el 0/4 en triples en el tercer cuarto. Darussafaka respondía a base de triples para seguir enganchado al partido 50-61 en el minuto 25. Pero el trabajo de Jaycee Carroll y el buen partido de Randolph, permitía mantener el control del partido por parte del Real Madrid, a pesar de la subida de intensidad defensiva de Darussafaka y su 5/8 de acierto en el triple. Jeremy Evans recuperó su olfato anotador para doblar su anotación y mantener vivo al equipo turco 59-72 al final del tercer cuarto. El triple empezaba a hacer de las suyas. El Real Madrid pasaba de tener un 47% al descanso, al 35% del tercer cuarto. El motivo, fue un 0/6 en este cuarto, mientras Darussafaka, como adelantábamos, sumaba un 5/8. El Real Madrid, tenía el partido controlado, con 72 puntos anotados, con un 49% de acierto y manteniendo las 3 pérdidas de balón del primer cuarto. Nada ni nadie hacía pensar, lo que pudo ocurrir en el último cuarto del partido.

Porque éste último periodo nos regaló nuevamente, la peor versión del Real Madrid que vio como en dos minutos, sufría un parcial de 7-0 y dos pérdidas de balón, que metían de lleno a Darussafaka en el partido y al Real Madrid en un juego errático en ataque y desconcertado en defensa. Casi 5 minutos tardó el Real Madrid en anotar su primera canasta en juego. A todo esto, Toney Douglas, ya se había puesto la capa de superhéroe que en los primeros minutos, llevó el inexistente, hasta el momento, Kartal Ozmizrak. El pequeño base turco de 23 añitos, apenas había conseguido 3 puntos en 9 minutos, pero en el último cuarto, inició el solito la remontada turca, colocando el 69-76 del minuto 35, con 8 puntos consecutivos, en un parcial de 10-4. Al Real Madrid, se le había cerrado el aro. De sus 3 jugadores por encima de 10 puntos, solo Thompkins consiguió anotar al menos una canasta. En contra, Toney Douglas volvió a coger la manija del partido para igualar el partido a 82-82 a falta de 38 segundos para acabar el partido. Es cierto que el 23-14 de parcial en el último cuarto, deja muy mal los intereses del Real Madrid, pero también es cierto que los 9 puntos de Douglas en este cuarto, vinieron de un 3/4 en triples. Entre Douglas, Jeremy Evans y Kartal Ozmizrak, consiguieron 21 de los 23 puntos de Darussafaka en este cuarto, con un 5/9 en triples en este cuarto. Mientras, el Real Madrid, cerraba el partido con otro rosco desde la línea, 0/3 en triples. Los tiros libres dieron al final el triunfo al Real Madrid, que volvió a pasarlo mal en un partido contra un rival, de menor categoría. Un partido, donde el triple fue fundamental. El Darussafaka llegó al descanso con un 2/8 en triples, mientras que en la segunda parte tuvieron un 10/17. En cambio, el Real Madrid, inició con un 8/17 y terminó con un 0/9. Son 30 puntos de diferencia a favor de Darussafaka Tofen que estuvo cerca de dar la sorpresa. Thompkins y Randolph con 15 puntos, fueron los mejores de un Real Madrid, que echó de menos la figura de Sergio Llull en la segunda parte.  

Scroll al inicio
Ir al contenido