Euroliga 4º Partido Playoffs Real Madrid 82 Anadolu Efes 76

La duda ofende

Cargando...

El Real Madrid lo volvió a hacer. Un nuevo milagro blanco que colocó un 15-1 de parcial en 5 minutos para remontar, superar e igualar la eliminatoria ante el Anadolu Efes. Usman Garuba se erigió como el mejor jugador del partido con 24 puntos 12 rebotes y 30 de valoración, en un partido donde también destacaron Jaycee Carroll con 17 de valoración y Alberto Abalde con 7 puntos 5 rebotes 6 asistencias y 3 robos. Nunca se ha remontado en Euroliga un 2-0 y el Real Madrid tendrá su oportunidad

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

El Real Madrid jugaba una final. No os habéis confundido, aunque el comienzo fuese igual que el del texto del martes, estáis leyendo la crónica del cuarto partido de la eliminatoria Real Madrid contra Anadolu Efes. Un Real Madrid todo corazón, con muchas bajas y agotados, contra el gran Anadolu Efes, firme aspirante a hacerse con el trono continental después de merecerlo el año pasado y con una plantilla descomunal. Recuerdo que en 2015, el Anadolu Efes de entonces (Dario Saric, Thomas Heurtel, Cedi Osman, Nenad Krstic) hizo sudar sangre al Real Madrid “de los Sergios” y Nocioni, para clasificarse 3-1 a la Final Four de Madrid 2015, donde salieron campeones. Ahora, el Anadolu Efes de Micic y Larkin, buscaban la misma hazaña ante un Real Madrid sin Campazzo, sin Deck, sin Randolph y sin Tavares. Todo apuntaba a un 3-0 o a un 3-1, pero puede ser un 3-2… o un 2-3. Porque ni siquiera una semana después, el Real Madrid podía recuperar a Edy Tavares y porque, 48 horas más tarde, Anadolu Efes debía aprender la lección del tercer partido y no volverse a dejar remontar por un equipo “muerto”.

Porque así estaban todos aquellos que se despedían de la temporada europea en el minuto 35 de aquel partido con 61-74 en el marcador. Empapados del líquido anaranjado de las mandarinas de Llull que voltearon el partido y nos trajeron a un nuevo enfrentamiento en el WiZink Center. Pablo Laso confiaba en su quinteto inicial del tercer partido con Carlos Alocén, Alberto Abalde, Jaycee Carroll, Usman Garuba y Álex Tyus. Anoche no hubo lluvia en Madrid, pero volvió a amenazar tormenta en el Palacio de la calle Goya. ¡Y llovió! No fue agua sino puntos, porque el Real Madrid saltó a la cancha con la misma voracidad ofensiva que durante el parcial de 19-2 de los 5 últimos minutos del partido del martes. Tantos como 17-0 de parcial para el Real Madrid en los primeros 5 minutos de partido con un Jaycee Carroll imperial con 11 puntos (2/3 triples) y un Garuba que no se quedaba a la zaga con 5 tantos. Durante ese periodo, el Real Madrid consiguió un 71% en tiros de campo y forzó a 6 pérdidas a los turcos que se encontraban perdidos con -9 de valoración por los +27 de todo el Real Madrid. Si juntásemos partidos, hablamos de un parcial de 36-2 para el Real Madrid en los últimos 10 minutos de juego real. Pero, no olvidemos que Anadolu Efes es un fantástico equipo, que no solo reaccionaba (primera canasta minuto 6) sino que además resucitaba con un parcial final de 2-13 que volvía a meter en el partido al conjunto turco, que se iba al final del primer cuarto, con 19-13 todavía para el Real Madrid. Como el día y la noche, el 1/8 en tiros de campo del Real Madrid durante el parcial de Anadolu Efes, le dejó un simple 40% de acierto mientras que empezaba a crecer como la espuma, el inmenso acierto triplista del conjunto turco. Los 11 puntos de Carroll fueron la mejor noticia del Real Madrid en el primer cuarto.

El Real Madrid había dejado vivo al Anadolu Efes. Pero visto lo visto – ya veréis el segundo cuarto – lo que tiene Ergin Ataman entre sus manos es pura magia. Estoy con vosotros que a comparaciones con Barcelona y Milán, el Anadolu Efes tendría todavía que subir mucha intensidad, pero tiene jugadores que te pueden noquear en apenas unos minutos. Y no hablo de Shane Larkin, que volvió a brillar en el segundo cuarto con 7 puntos anotados, sino de un jugador nacido en la isla de Guadalupe, que ha atestado varios derechazos al Real Madrid en esta serie. Rodrigue Beaubois ha conseguido 16 puntos, un 54% de acierto en el triple y 13 de valoración en los 3 primeros partidos de la serie. Pues el exjugador de Baskonia – y buen amigo de Thomas Heurtel – decidió arremangarse para ser el auténtico líder de la remontada de Anadolu Efes en el segundo cuarto. Y seamos sinceros, el desacierto ofensivo blanco y las continuas pérdidas de balón, favorecieron el contrataque turco que en apenas segundos se puso por delante en el marcador. Así es, a pesar de los dos triples de Rudy Fernández, el Real Madrid se vio superado por el acierto de Anadolu Efes que había iniciado un parcial de 8-20 para dejar el resultado en un 27-33 para los turcos en el minuto 15. Tampoco el efecto Llull, tan importante en el anterior partido, fue decisivo y se quedó con 2 puntos en un 1/7 en tiros de campo. Tampoco funcionaron Laprovittola, Taylor o Causeur que apenas disputaron 5 minutos en todo el encuento. Y a diferencia de lo ofrecido por el FC Barcelona ante el Zenit, los árbitros sí sancionaron las manos y la intensidad en la defensa madridista que vieron como los turcos consiguieron 34 puntos en este cuarto con 7/9 en triples y 7/9 en tiros libres. Así es, 28 de sus 34 puntos vinieron desde esas dos opciones. Afortunadamente para el Real Madrid, los blancos consiguieron un parcial de 5-0 en el último minuto y el resultado al descanso fue menos dramático 36-47 ya para Anadolu Efes. No se puede competir contra un equipo que te anota 34 puntos en un cuarto y tiene 61% en tiros de campo y un 67% en triples.

clorin 1200 200

Y es que “el amigo” Rodrigue Beaubois había anotado 16 puntos (todo el Real Madrid 17) en el segundo cuarto con 4/4 en triples y 20 de valoración en esos 10 minutos. En tono irónico, si jugase en el Real Madrid, estaría preparando las maletas para irse a la NBA. El Real Madrid recuperó su quinteto inicial para buscar la misma frescura del inicio de partido y a quien encontró fue a Usman Garuba. El canterano madridista se hinchó a meter puntos en este cuarto y con la ayuda de Jaycee Carroll, volvió a meter el miedo en el cuerpo de los jugadores de Anadolu Efes que se encontraron con un 11-2 de parcial que dejaba un apretado 51-55 para Anadolu Efes en el minuto 24. Pero el equipo turco no quiso esperar al mismo desenlace del primer cuarto y le dio el balón a Shane Larkin que cogió el testigo del partido para liderar un nuevo parcial de 0-11 con la ayuda de Bryant Dunston, imperial en la zona. Las cosas se volvían a poner negras, muy negras, puesto que el acierto de Anadolu Efes en el triple había descendido “solo” hasta el 55% al final del tercer cuarto. Pero, a diferencia de los 3 partidos anteriores, el Real Madrid mejoró en el triple con 4/8 en este tercer cuarto que le valió para irse al final del tercer cuarto con desventaja 57-66 en el marcador, pero con un interesante 43% en total desde el triple. Y visto lo sucedido el martes, este hecho podría ser fundamental para intentar un nuevo milagro para, al menos, forzar un quinto partido y estar más cerca de otra final four.

Pero anoche también parecía una quimera (entonces solo Tyus superaba los 10 puntos anotados) puesto que entre Garuba (13) y Carroll (18 puntos) llevaban más de la mitad de los puntos del Real Madrid por entonces. Pero por si acaso, nadie se rindió ante la nueva posibilidad de Anadolu Efes de cerrar la eliminatoria y llegar a la Final Four sin volver a casa. Todos esperábamos la defensa zonal madridista y la nueva lección de Sergio Llull en la anotación pero, sin embargo, vimos a un Real Madrid coral con 12/14 en tiros libres (la importancia de los tiros libres en el baloncesto) y tan luchador como siempre. Luchador porque volvió a dejar el contador detenido de Anadolu Efes cuando en el minuto 33 el resultado era un claro 59-72 para los intereses turcos. Y Pablo Laso decidió jugársela con un quinteto base con Llull, Rudy, Carroll, Abalde y Garuba. Ni Larkin ni Beaubois (4 puntos en 2ª parte) tenían el acierto de la primera parte y Vasilije Micic continuaba desaparecido desde que acabó el tercer partido. Porque el que apareció vestía de blanco y se llamaba Usman Garuba. Solo os diré que en el último cuarto, el de Azuqueca consiguió 11 puntos 5 rebotes y 13 de valoración para liderar a los suyos a una enésima remontada con un parcial de 15-1 en 5 minutos para el 74-73 del minuto 38, una ventaja que el Real Madrid ya no abandonaría jamás. Porque volvió a ocurrir, del 16-2 del tercer partido al 15-1 de anoche, que coloca al Real Madrid a solo una victoria de jugar una nueva Final Four de la Euroliga. Otro milagro blanco, que anoche tuvo como protagonistas a Usman Garuba con 24 puntos 12 rebotes y 30 de valoración. También a Jaycee Carroll con 20 puntos y 17 de valoración. Pero quiero quedarme con Alberto Abalde y sus 7 puntos 5 rebotes 6 asistencias y 3 robos de balón, cruciales para que el Real Madrid se juegue en 40 minutos el clasificarse para una Final Four, porque el aplauso y la nueva lección dada a sus detractores, ya está lista para ser impresa dentro de muy poco.