Euroliga Playoffs Panathinaikos 95 (1) Real Madrid 67 (0)

Irreconocibles

Dura derrota del Real Madrid en su primer partido de Playoffs, ante un Panathinaikos que le dio todo un repaso desde el primer minuto. Entre Nick Calathes y Mike James, valoraron más que todo el Real Madrid. Mañana segundo asalto y nueva oportunidad del Real Madrid para traerse una victoria de Atenas.

Llegaba el día D con la hora H. El comienzo de los Playoffs de la Euroliga, nos reiniciaba a un nuevo asalto competitivo. El lugar el OAKA, el rival Panathinaikos, y cuando más se acercaba el día, la moral de los fieles aficionados madridistas, crecía y crecía hasta límites donde solo el corazón puede llegar. La ilusión por ver nuevamente al Real Madrid entre los ocho mejores de Europa, pedía un nuevo intento por lograr la décima Copa de Europa. No importaba el infierno que los madridistas sufrirían en el OAKA, ni tampoco la dolorosa – como le echamos de menos – lesión de Sergio Llull, a la que se le unía el pasado lunes, la de Facundo Campazzo. Tampoco, en tono sarcástico, que Luigi LaMonica y Damr Javor fuesen los colegiados designados para el primer partido. La ilusión y la alegría de los aficionados madridistas, estaban por las nubes esperando un 1-3 o hasta un 0-3 los más valientes. El Real Madrid llevaba preparando 11 días este partido inicial, tras su buena racha que esta consolidando en la Liga Endesa. Sabe que el objetivo es ganar mínimo un encuentro en Atenas, no importa si es el primero, el segundo o el quinto.

Porque eso es lo que tiene las eliminatorias, que debes ganar tres partidos de cinco, con el refugio de saberte superior en el WiZink Center y por dicho motivo, debes luchar y competir en cada encuentro que disputas. Además, era lógico que Panathinaikos estuviese mentalizado al 100% en el comienzo del primer partido, puesto que se le crea una ocasión pintiparada para llegar nuevamente a una Final Four. Y en apenas 8 segundos, pudimos ver – sin esperarlo – como sería el resto del partido. Robo de Nick Calathes y bandeja sin oposición, 2-0. Podría ser una simple acción, pero 10 segundos más tarde, recuperación de Mike James y triple desde la esquina, 5-0. Curiosamente, las dos mejores armas del equipo ateniense, empezaban el gque bien podríamos denominar por el título, porque para Panathinaikos y Real Madrid, el llegar a una Final Four, cumple el 90% de su objetivo europeo anual. Mientras todo esto ocurría, otro parcial de 5-0 en sesenta segundos, colocaba un curioso 10-0 en dos minutos con ya tres pérdidas de balón por parte del Real Madrid. Un Real Madrid que salió dormido al OAKA, totalmente fuera de un partido más importante que cualquiera de los 30 disputados en esta competición desde el pasado mes de octubre. El parcial seguía subiendo, 14-0 en 3 minutos y ya eran cinco las pérdidas de balón del Real Madrid. Aceleremos un poco el partido para llegar a un 20-0 en 5 minutos con hasta 7 balones perdidos por parte del Real Madrid. Ahí fue cuando el primer punto de la eliminatoria había decidido volar en dirección al bando verde. De poco valdría el 6-13 de parcial en los últimos minutos del primer cuarto, para dejar el resultado en un claro 26-13 para los griegos. Todas las previas sacadas por aficionados y por periodistas, saltaban por los aires. Sí el objetivo era frenar el juego de Calathes y James, nos encontrábamos con 14 puntos anotados de los 26 del equipo con ya 11 de valoración para cada uno.

Los cinco titulares ayer del Real Madrid, no consiguieron ni un solo punto en el primer cuarto y el 7 de valoración de todo el equipo hizo el resto. Un pésimo comienzo, para una eliminatoria, que todos los aficionados del Real Madrid estaban esperando orgullosos desde hacía muchos días. Al menos, al comienzo del segundo cuarto se vio otra actitud. Perdón, se vio algo de actitud, algo que desapareció por completo en el primer cuarto, del primer partido. Un parcial de 3-6 en dos minutos, acercaba a 10 a un Real Madrid que tuvo nuevamente varias oportunidades de seguir acercándose en el marcador, pero otras dos pérdidas más, permitieron a los locales volverse a crecer. Y todo ello con la moral, ganas e intensidad de Panathinaikos al 200% mientras que el Real Madrid parecía estar esperando a que el infierno verde, se apagase por sí solo y todo volviese a la normalidad. Esa intensidad y esas ganas de Panathinaikos, la generaba Mike James, que al descanso contaba con 14 puntos 5 rebotes y 3 asistencias, llegando a la veintena en valoración. Junto a él, un especialista como Nick Calathes, empezaba a hacer maravillas con el balón llegando a las 7 asistencias al descanso, curiosamente, una menos que todo el Real Madrid. Lejos de acercarse, la ventaja se mantenía en unos números ridículos para un equipo de la clase del Real Madrid. 35-23 en el minuto 16, con una sola falta señalada al Panathinaikos y ya 10 balones perdidos por parte de los blancos, que además contaban con 0 rebotes ofensivos. Unas estadísticas demoledoras y que se antojan difícil de creer, sin ver el partido. Para más inri, un parcial de 11-5 en 3 minutos, dejaba la diferencia al borde de los 20 puntos, aunque una canasta de Anthony Randolph, dejaba el marcador en un claro 46-30 al descanso. De poco valía mirar estadísticas, hombre por hombre del Real Madrid, ya que todos los jugadores parecían estar cortados por el mismo patrón de la desidia y la impotencia.

Publicidad
Clorín

La segunda parte, debía de valer para sacar ese carácter que todos conocemos que tiene el Real Madrid bordado junto a su escudo. Pero si el pasado sábado, el Real Madrid encarrilaba su partido de Liga Endesa contra Montakit Fuenlabrada, con un parcial de 13-30 en el tercer cuarto, ayer el parcial fue de 31-14 en contra, para cavar su tumba del primer partido, ante un Panathinaikos que, pese a ir ganado por 16 puntos, quería más y más y en apenas 5 minutos, conseguía un parcial de 15-5 para manejar el partido con el 61-35 del minuto 25. Los aficionados madridistas, ya no daban crédito a lo que veían por la pequeña pantalla. El duelo de Calathes vs Doncic, no existió nunca, pero sí nos dio a entender, que el jugador griego nacido en estados unidos, es un portento de jugador, si no le defiendes como de un jugador TOP del equipo rival se trata. Y es que las 9 asistencias que Calathes consiguió dar a sus compañeros en el tercer cuarto, parecía ser hasta una ofensa al equipo que pudiera recibirlas, en este caso, el Real Madrid, que se encontraba como zombie en una ciudad sin mucho que hacer andando de aquí para allá, sin rumbo fijo. Y es que empezaba a ser sonrojante, que tras 30 minutos, solo Doncic llegase a 10 puntos y solo el esloveno y Gustavo Ayón, llegasen a 10 puntos de valoración. La caraja dejaba de ser importante, hasta hacerse preocupante. No vamos a suicidarnos por el partido disputado anoche por el Real Madrid, pero sí te deja algo tocado en lo moral y te dedicas a intentar ser adivino y presuponer lo que Pablo Laso pudiese hacer para el segundo partido de mañana jueves. La humillación ya empezaba a ser clara, el Real Madrid había bajado los brazos al descanso, aunque continuaba sin hacer acto de presencia en la cancha, mientras que Panathinaikos seguía en su lucha por conseguir una victoria sonada y llegaba a los 30 puntos de diferencia, 77-44 al final del tercer cuarto.

Hay que borrar rápidamente el encuentro de ayer. Las situaciones ocurridas en los 40 minutos, no deben volver a producirse. Hay que salir motivados y con la ilusión de jugar para ganar y divertirse y no a esperar a que te pasen por encima. Ayer Nick Calathes, hizo lo que quiso con 11 puntos 6 rebotes y 16 asistencias, todas en los 3 primeros cuartos, siendo 9 solo en el tercero. Y por otro lado, Mike James, que regresó de la NBA para volver a ser importante en Europa y anoche fue el MVP con 24 puntos, 8 rebotes – recordad que mide 1.85 m – y 3 asistencias. Entre los dos mejores del Panathinaikos, consiguieron 35 puntos, por los 67 de todo el Real Madrid y 66 de valoración, más – 65 en total – que todo el Real Madrid. No he puesto ni voy a poner nombres, no se puede salvar a nadie en el Real Madrid, ni siquiera mi admirado Pablo Laso, pero visto el partido de ayer, defender con intensidad, sobre todo al duo James & Calathes, será fundamental. Lo bueno es que es un solo partido, que mañana tenemos otro que empieza 0-0, pero que al menos, esperamos, que los jugadores del Real Madrid, salgan con la intensidad necesaria para disputar un partido de playoffs de Euroliga.

Scroll al inicio
Ir al contenido