Liga Endesa Jornada 16: Covirán Granada 62 Real Madrid 82

Manos Rápidas

Cargando...

Un mal partido ofensivamente, pone en problemas al Real Madrid para llevarse la victoria de Granada. Pero su fortaleza defensiva, robando más balones que asistencias dadas, permite en una mejor segunda parte redirigir el encuentro y conseguir su quinta victoria consecutiva. Edy Tavares es el más valorado con 28  en un partido donde Dzanan Musa llegó a 20 puntos 5 rebotes y 4 asistencias. Los blancos cierrran con 3 victorias una complicada semana y son líderes.

acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez acb Photo / F. Rodriguez

Perdón por ser tan repetitivos, pero es verdad. Jugar un cuarto partido durante siete días en cuatro canchas diferentes, suele producir cansancio y relajación, no solo en los jugadores sino también en aquellos que intentamos contaros lo que sucede en una cancha de baloncesto. Tras una mágica semana, donde se sacaron dos victorias importantes en Belgrado y en Berlín para colocarse como líder en solitario de la Euroliga, el Real Madrid ejercía viaje y presencia en una de las pistas que se reenganchan a La Liga Endesa. Covirán Granada vuelve a la ACB después de una década tras haberse reconstruido a sí mismo, lo que tiene mucho mérito. Mérito tiene, mantenerse tras una vuelta fuera de los puestos de descenso en la temporada del regreso a la Liga Endesa pese a las 7 derrotas consecutivas que privan al conjunto andaluz de una mejor posición. No debía caer en la trampa el Real Madrid de los resultados de Covirán Granada en su búsqueda de encontrar un partido plácido y sin sobresaltos antes de “detenerse” cinco días para disputar el siguiente encuentro en Atenas contra Olympiacos.

clorin 1200 200

Novedades en la enfermería blanca donde aparecía por Granada Rudy Fernández tras tres semanas fuera, ocupando el lugar de Nigel Williams-Goss que se quedó en Madrid. El resto de la convocatoria, fueron los mismos que viajaron y ganaron los dos partidos europeos de la semana. El cansancio estaba presente, pero pocos cambios en el quinteto inicial por parte de Chus Mateo, colocando a Adam Hanga en el base, con Fabien Causeur y Alberto Abalde en las alas y con Guerschon Yabusele y Edy Tavares en la pintura. De inicio, ocurrió aquello que el entrenador madridista no deseaba. Demasiados errores en ataque, que provocaban rápidas transiciones ofensivas de Covirán Granada que obligaban a Real Madrid correr a sprint para recuperar las posiciones defensivas. Tanto es así, que veíamos un pírrico 9-10 para el Real Madrid en el minuto 5 de partido, con 6 puntos de Edy Tavares bajo el aro y un pésimo acierto blanco desde el triple. Tampoco Covirán Granada pudo aprovecharse del mal momento ofensivo del Real Madrid que vio un increíble 0-0 de parcial en tres minutos hasta que Edy Tavares pudo por fin encontrar el aro tras otro rebote ofensivo. Y es que los blancos lograron hasta 7 rebotes en ataque solo en el primer cuarto para intentar lograr una puntería mejor. Peor le fue a Covirán Granada que necesito de 4 minutos para conseguir una canasta y cortar el parcial de 0-5 obtenido por el Real Madrid. Y es que el primer cuarto se cerraba con un increíble 14-19 para el Real Madrid, gracias a un triple inverosímil de Sergio Llull que fue, nada más y nada menos, que el primer triple de los blancos tras nueve intentos. Por tanto, el Real Madrid cerraba el primer cuarto con un 36% en tiros de campo y una escasa ventaja de 5 puntos que permitía a Covirán Granada con su 25% en tiros de campo seguir vivo en el partido.

Veintiún jugadores jugaron algún segundo del primer cuarto y solo siete anotaron puntos, siendo Edy Tavares con sus 8 puntos 4/7 en tiros y 5 rebotes el más afortunado por los blancos y Christian Díaz con 6 puntos el mejor de los granadinos. Cuando nos estábamos restregándonos los ojos y debatiendo lo que había ocurrido en el primer cuarto, ya llevábamos cuatro minutos del segundo cuarto y el parcial nos reflejaba un 1-1 sin que ningún equipo hubiese anotado canasta alguna. Más en el debe del Real Madrid que repartió minutos entre los suplentes, pero que no mejoraron en ataque a sus antecesores dejando hasta 6 pérdidas de balón y apenas 4 lanzamientos de dos puntos en comparación a los 8 triples lanzados. Y es que apenas los blancos rozaban el 30% en tiros de campo en 14 minutos que seguía superando el 23% de acierto nazarí que le valía para lograr un 18-20 en el minuto 14 de partido. Lejos de encontrar un cambio, el Real Madrid seguía negado en el tiro exterior con otro 1/8 en triples en este cuarto que era igual de nefasto que del primero. Ahora bien, a mal ataque mejor defensa. Esa era la siguiente actitud madridista que anotaba 6 de sus 13 puntos del segundo cuarto desde la línea de tiros libres. Y el cerrojo madridista funcionó con Vincent Poirier y Petr Cornelie cerrando todas las puertas de su aro. Con los dos interiores en pista, Covirán Granada solo pudo anotar 10 puntos en todo el cuarto, pero además el dúo francés consiguió 7 rebotes 2 recuperaciones y 4 tapones, forzando a que la mínima anotación madridista colocase el definitivo 24-32 para el Real Madrid al descanso. Todo ello con un parcial de 2-9 en tres minutos que dio un respiro a los blancos que se fueron al descanso con 32 puntos anotados y un 32% de acierto en el tiro.

Para el espectador fue una muy mala primera parte donde apenas hubo 56 puntos anotados y un 28% de acierto entre los dos equipos. No suele ser momento para sacar pecho alguno evidentemente, pero llamaba la atención en clave de Real Madrid, la defensa de su aro permitiendo apenas 24 puntos con un 24% de acierto de Covirán Granada, amén de corregir sus escasas 6 asistencias y 7 pérdidas de balón en ataque, con las 7 recuperaciones y los 5 tapones en defensa. Muy buenos datos en defensa de un Real Madrid que debía arrancar la segunda parte aprovechando su mejor calidad ofensiva para derrotar a Covirán Granada. Pero nuevamente, nos pilla por sorpresa todos estos datos comprobando el 7-0 de inicio de Covirán Granada que vuelve a meter presión a un inoperante ofensivo Real Madrid que tuvo que esperar cuatro minutos para meter su primera canasta en juego, mientras que Covirán Granada no solo mejoraba su ataque sino que además se colocaba por delante en el marcador 37-36 en el minuto 25 de partido. Todo aquello que planteábamos en el inicio de dar descansos y de partido trámite saltó por los aires tras el 13-4 de Covirán Granada que entró mejor en la reanudación del partido. Al menos, la reacción del Real Madrid no tardó en llegar de la mano de Dzanan Musa y Guerschon Yabusele que se echaron al equipo a sus espaldas consiguiendo 7 puntos y un 6/11 en tiros de campo – que como iba el partido era fundamental – y devolver el parcial hasta el 0-8 y dar oxígeno a los blancos. Un oxigeno que vino dado por el acierto a canasta donde los blancos consiguieron un 38% en tiros en este cuarto, contaminado nuevamente por el 1/8 en triples. El Real Madrid sujetó en ataque con 25 puntos (32 en la primera parte) las acometidas del mejor cuarto de Covirán Granada que llegó con 22 puntos y un 67% en tiros de campo y con Renfroe espectacular. Se cerró el tercer cuarto con un 2-9 de parcial que dejaba el partido 46-57 para el Real Madrid, donde los blancos reforzaron su defensa con hasta 5 robos de balón por una sola pérdida.

A veces el baloncesto es muy injusto, cuando ves que Covirán Granada realiza su mejor cuarto con 22 puntos y 67% en tiros de campo, te ves superado por el Real Madrid que anota 25 puntos con un 38% de acierto, pero con 5 recuperaciones de balón en este tercer cuarto tres de ellas de un sensacional Fabien Causeur. Ese dato fue prácticamente el que derrotó a Covirán Granada en el partido que hizo mella en el último cuarto con un parcial de 5-10 en solo tres minutos que sentenciaba el encuentro. Porque era ahora el Real Madrid quien ejecutaba el 67% en tiros de campo y ahora sí con un 50% en triples que resultó imposible para Covirán Granada que no encontró freno a la ofensiva madridista que empezó a jugar con el reloj y llevarse el partido con el definitivo 62-82 final, con 9 tantos de Musa y 4 de Mario Hezonja en el tramo final. Dos parciales muy diferenciados en las dos partes del partido y que pueden confundir y no mostrar la atención del 41% en tiros de campo del Real Madrid y el 19% en triples. Pero los 51 rebotes – 22 ofensivos – y las 15 recuperaciones fueron fundamentales para evitar sustos mayores. Dzanan Musa con 20 puntos 5 rebotes y 4 asistencias fue el mejor del Real Madrid que tuvo a Edy Tavares con 15 puntos 10 rebotes y 28 de valoración como el mejor valorado. Menciones también para los 8 puntos 5 rebotes y 3 robos de Fabien Causeur y los 2 puntos 8 rebotes y 3 tapones de Vincent Poirier. El Real Madrid se mantiene líder de la Liga Endesa con 13-3 de balance y ya suma 5 victorias seguidas tras 6 partidos disputados en 2023.