Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Reacción Tardía
Liga Endesa Jornada 28ª FC Barcelona 85 Real Madrid 79

Reacción Tardía

Tras un nefasto primer cuarto, el Real Madrid se recuperó gracias a su 37% en el triple - 9/16 entre el segundo y tercer cuarto - y le plantó cara a todo un FC Barcelona hambriento de victorias y de sodomizar a su eterno rival. Los blancos tuvieron su opción cuando decidieron endurecer el partido ya que en 26 minutos solo lanzaron un tiro libre. Sorprende la pareja Tavares y Poirier que fueron expulsados por cinco faltas cada uno en un partido donde no se les señaló ninguna a su favor.

El Real Madrid tiene derecho a perder. Es más, ha conseguido tomar una brillante temporada donde en el mes de abril ha logrado dos títulos y esta en la manera más cómoda para aspirar a los otros dos que quedan en juego. Os voy a poner una teoría para que os terminéis de convencer; El Real Madrid es el único equipo clasificado matemáticamente para los playoffs de la Liga Endesa junto al Unicaja Málaga que lo ha conseguido hoy mismo. Y fue el único equipo clasificado para los playoffs de la Euroliga hasta la pasada jornada, donde le han terminado de acompañar otros cuatro equipos. Soltándolo a lo burro, desde el pasado 24 de marzo, el Real Madrid está de vacaciones en lo que a objetivos se refiere. Hasta el próximo 23/24 de abril no darán comienzo los playoffs de la euroliga. Pero este asunto tiene dos vertientes, la de “dejarse ir” y ceder algunas derrotas o la de seguir luchando por competir lo mejor posible. La elección es sencilla, más llamándote Real Madrid y teniendo un 50% de fieles y de “antis” mirando con expectación cualquier resultado en cualquier partido que compitas. Y la derrota de los blancos ante Baxi Manresa el pasado domingo escoció, tanto al aficionado como al equipo.

Publicidad
Clorín

Y más allá de darle respuesta o importancia a la derrota, se venían Baskonia y Barça en apenas 72 horas. Son rivales poderosos con sus clasificaciones aún en juego y preparados para utilizar todas sus armas contra un Real Madrid que evidentemente ha bajado el número de revoluciones. Tras la derrota ante Manresa se esperaba un Real Madrid enrrabietado el viernes ante Baskonia, pero se vio superado por el cuadro de Ivanovic. Y ayer, los blancos tenían otra prueba de fuego, mantener su liderato ante el FC Barcelona que da igual el momento de forma que tenga, que sería muy duro vencerles en el Palau y en Liga Endesa. Facundo Campazzo, Dzanan Musa, Gabriel Deck, Guerschon Yabusele y Edy Tavares conformaron el quinteto inicial del Real Madrid para su duelo contra el FC Barcelona. Tras un 0-4 de inicio, el Real Madrid cometió su error más grave del partido. Y es que el FC Barcelona lograba un 6/6 en triples hasta el fallo en la última acción del primer cuarto y encima se quedó cinco minutos enteros sin anotar y sólo con 4 puntos en ocho minutos. Da igual como fue el destino del cuarto, pero tras haber perdido la concentración en los dos últimos partidos, se esperaba que el Real Madrid afrontase el duelo contra el FC Barcelona de otra manera. Nos estábamos quedando sin partido en apenas 10 minutos de juego por culpa del 27-11 para los azulgranas al final del primer cuarto. Apenas 11 puntos con un 25% en tiros de campo y nuevamente con cinco pérdidas de balón en un primer cuarto donde los blancos valoraron 8 créditos.

Sin excusas, los diez jugadores que tuvieron minutos en el Real Madrid disputaron el cuarto. Todos los jugadores tienen y deben asumir su parte de culpa del desastroso primer cuarto realizado por el candidato número uno a ganar todo lo que queda pendiente en la temporada. Pero esto no para y el Real Madrid debía sacar en algún momento su carácter para plantarle cara a un posible rival en la pelea por la Liga Endesa, no solo por juego sino también por intimidación para que los madrileños no perdieran opciones de competir como lo hizo hasta la pasada Copa del Rey. Sí, es difícil reiniciar todo y volver a comenzar ante un FC Barcelona que busca hacer la mayor de las sangrías deportivas ante su eterno rival. No con la misma fuerza del primer acto, el FC Barcelona seguía mandando con autoridad en el partido logrando 11 puntos en cinco minutos por apenas 8 del Real Madrid. Curiosamente, el acierto en el equipo de Chus Mateo vino desde el tiro exterior ya que lograron hasta cinco triples dentro del segundo cuarto. Pero el “sucio” 3/10 en tiros de dos puntos propiciaba el 40-19 para el FC Barcelona en el minuto 16 de partido. Y cuando nos preparábamos para abrir los paraguas ante la borrachera de puntos, Sergio Llull lideró el primer estirón del Real Madrid que llegó a ser de 2-14 en solo tres minutos con un 5/6 en tiros de campo y 6 puntos para Llull y para Gabriel Deck. Curiosamente, solo hubo cuatro faltas señaladas en ese parcial, 3 para el Real Madrid y solo 1 para el FC Barcelona que llegaba con ventaja 45-33 al descanso. Sin excusas otra vez, un Real Madrid que anotaba 11 puntos en el primer cuarto, lograba 13 en apenas 3 minutos y sin necesidad de lanzar tiros libres.

Pero lo ocurrido en el primer cuarto aún pesaba en el Real Madrid. Todos vosotros conocéis lo que un aparato electrónico puede tardar en reiniciarse, no se logra de la noche a la mañana. Y resultaba evidente comprobar el -12 para los blancos con un 33% en tiros de campo, siendo mejor el (33%) triple que el (31%) en tiros de dos. En el pro del Real Madrid, el 1/5 en triples del Barça en el segundo cuarto, amén de perder un único balón y superar al FC Barcelona en el parcial y también en valoración. Pero se necesita mucha autocrítica, lo mejor del Real Madrid vino en apenas 3 minutos escandalosos de Llull y Deck en toda la primera parte. Pero ya os hemos contado lo peor del Real Madrid en el partido, porque tras el descanso la reacción del conjunto madrileño fue rápida y mortal. Con los mismos cinco hombres que iniciaron el partido, el Real Madrid lograba un parcial de 3-8 nuevamente con el triple como aliado para por fin bajar de los 10 puntos de desventaja en mucho tiempo. Fueron minutos donde el Real Madrid quiso hacer el partido más físico ya que era tan difícil de ver que el Real Madrid llevase 1 tiro libre lanzado en 24 minutos de juego en un Barça vs Madrid. Cuatro faltas señalaron al FC Barcelona en cinco minutos y lo aprovechó el Real Madrid para llevar la iniciativa del partido hasta el 54-45 para el FC Barcelona en el minuto 25 de partido. Teníamos un parcial de 14-26 que metía de lleno a los blancos en el partido. Pero claro, la intensidad que le metió el Real Madrid fue penalizada por el trío arbitral que sancionaban a Edy Tavares con cuatro personales permitiendo a los azulgranas salvar su cuarto gracias a los tiros libres (4) ya que apenas anotaron 7 canastas en juego. Pero el Real Madrid seguía contando con su gran baza ofensiva. El triple ayudó a los blancos a colocarse a tiro pero la reacción azulgrana cortó de raíz las opciones madridistas hasta el 64-58 para el FC Barcelona al final del tercer cuarto. Al Barça le alivió las cinco faltas (4 a Tavares y 1 a Poirier) señaladas al Real Madrid mientras que los blancos disfrutaron con su 4/6 en triples y un juego mucho más colectivo.

Tras el 27-11 de inicio, hubo un 37-47 en los dos cuartos siguientes con un 48% en tiros de campo para el Real Madrid que, lográndolo en Barcelona no está nada mal. Definitivamente el Real Madrid se había metido en el partido con el 64-63 en el minuto 33 de partido hasta que tuvo que aparecer la interpretación arbitral. Primero un enorme tapón de Tavares sobre Willy Hernangómez fue señalada como falta del caboverdiano y después un golpe sin querer de Vesely sobre el rostro de Poirier fue sancionado como falta del galo. Curiosamente, tanto Edy Tavares como Vincent Poirier dejaron el partido antes de tiempo por cometer cinco personales y, curiosamente, ninguno de los dos recibió falta personal alguna. Por algo es tan difícil ganar en el Palau un partido de Liga Endesa. Las dichosas quejas a los árbitros sacaron nuevamente del partido al Real Madrid con un 13-5 de parcial para el FC Barcelona que se llevó merecidamente el partido por 85-79 para reforzar su tercera posición en la clasificación de la Liga Endesa. Reaccionó el Real Madrid, a pesar de su nefasto primer cuarto, dando brotes verdes de que el equipo tiene “el problema” en su cabeza y no en sus manos. Es temporada de transición sí, pero al Real Madrid le debería empezar a sonar el despertador no tanto de victorias sino de competitividad en el juego.

Scroll al inicio
Ir al contenido