Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Recibiendo Su Propia Medicina
Euroliga Jornada 22ª: AS Mónaco 98 Real Madrid 74

Recibiendo Su Propia Medicina

El Real Madrid fue víctima de su propio estilo y cayó derrotado de forma justa y abultada por un enorme AS Mónaco que se tomó la revancha de la derrota de la primera vuelta. AS Móanaco anotó 33 puntos en el primer cuarto por 34 puntos del Real Madrid en toda la segunda mitad que no tuvo apenas trascendencia. Segunda derrota del Real Madrid en los últimos cinco partidos de Euroliga donde sigue siendo líder con cuatro victorias de ventaja sobre el segundo.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

El Real Madrid venía de hacer el mejor balance de la historia de la Euroliga con un 16-1 en la primera vuelta. Sus números eran impresionantes tanto en defensa como en ataque y contaba con Facundo Campazzo y Mario Hezonja como MVP de los meses de noviembre y diciembre. Lógicamente, el equipo de Chus Mateo era líder absoluto de la competición y desde aquí veníamos avisando que no iba a valer de nada si no se estaba al final de la temporada en la lucha por los títulos. Y sí, repito. Lo decíamos aquí ya que las cabezas pensantes de nuestro baloncesto, miraban para otro lado ninguneando y hasta dejaban en la clandestinidad todos los balances positivos que alcanzaba el Real Madrid. Anoche AS Mónaco recibía al Real Madrid con la necesidad de regresar a la senda de la victoria tras tres derrotas en los últimos cuatro partidos que le hicieron descender hasta la zona media de la clasificación. En el Real Madrid, seguía coleando el estado físico de sus jugadores. Tras las lesiones de Sergio Llull y Edy Tavares, se buscaba recuperar a los tocados Vincent Poirier, Dzanan Musa y Rudy Fernández que ya se perdieron el duelo contra UCAM Murcia.

Publicidad
Clorín

Los tres fueron de la partida en el duelo de Mónaco y fue un golpe de aire fresco para una plantilla que lógicamente ha bajado su nivel en las últimas semanas. Chus Mateo iniciaba partido con Facundo Campazzo en el base, con Fabien Causeur y Dzanan Musa en las alas y con Mario Hezonja con Vincent Poirier en el juego interior. Pero el partido ya avisaba de intenciones cuando con un 3/5 en triples de AS Mónaco dejaba un marcador 11-2 para AS Mónaco en el minuto 3 de partido. Sirva como dato que para encontrar la primera canasta en juego del Real Madrid tuvimos que esperar tres minutos y medio, ya que el equipo monegasco supo como detener la ofensiva de Campazzo, Musa o Mario Hezonja. Sirva como ejemplo, fue Fabien Causeur el único jugador madridista que lanzó en más de dos ocasiones dentro de la zona. Con el bretón en cancha, el Real Madrid lograba un tímido avance para acercarse de nuevo con el 15-11 para AS Mónaco en el minuto 5 de partido con Dzanan Musa como punta de lanza. Pero con la salida a cancha de Montejunas y Petr Cornelie, el AS Mónaco aceleró el partido y rompió el mismo en apenas 3 minutos. Y es que hubo un tremendo parcial de 15-6 (en 3 minutos) que hundió las esperanzas del Real Madrid con un 63% en tiros de campo y un 56% en triples con 5 anotados para el definitivo 33-20 para AS Mónaco al final del primer cuarto. La cornada fue gorda y grave amén de inesperada porque la primera reacción madridista pareció ser fructífera pero los 7 puntos y 6 asistencias de Mike James decidieron el partido. Solo un 43% en tiros de campo para el Real Madrid era un dato muy pobre que anotaba (6) solo un tiro de campo más, que (5) triples conquistaba el AS Mónaco.

Menos mal que el Real Madrid alcanzaba los 20 puntos anotados en el primer cuarto que pretendía esconder el 43% de acierto en el tiro, las 5 pérdidas de balón y el 20 en valoración. Pero el primer cuarto nos devolvió a una realidad paralela a la conocida en la primera vuelta de la competición. AS Mónaco lograba 33 puntos con un 63% en tiros de campo 9 rebotes 8 asistencias 4 robos y 43 de valoración. Muy parecido a los 36 puntos con un 80% en tiros de campo 6 rebotes 11 asistencias y 51 de valoración ante Maccabi Tel Aviv en el primer cuarto de la jornada 6 de la Euroliga. Donde las dan, las toman. Modificó Chus Mateo por completo su quinteto en la segunda unidad del equipo blanco buscando una reacción al menos defensiva ante el vendaval monegasco y lo lograba con 8 puntos (2/2 triples) de Sergio Rodríguez y una falta provocada en ataque en solo dos minutos de juego. Los blancos parecían volver al partido con nuevos jugadores y otros bríos, pero mientras escribimos todo esto, otro mazazo con Alpha Diallo como protagonista surcó las necesidades del Real Madrid con un parcial de 17-6 para AS Mónaco hasta el 52-34 para los locales en el minuto 17 de partido. El KO técnico del primer cuarto seguía sin solventarse en la defensa madridista que tampoco lograba contestar a los ataques rivales anotando 8 canastas en este segundo cuarto por las 12 de su rival. Porque tras los primeros 8 puntos de Sergio Rodríguez, poco más se supo en el Real Madrid que no fuese un siempre combativo Rudy Fernández. Y es que el panorama se puso muy negro ya que ni siquiera los blancos lograron vencer el parcial y se quedaron hundidos con el 56-40 para AS Mónaco al descanso. Nada que objetar al cuadro monegasco que decidió devolver el golpe sufrido por los blancos en la jornada 9 cuando el Real Madrid ofreció su mejor partido de la temporada.

No le demos más vueltas. El AS Mónaco era mucho mejor y estaba regalando a su afición una primera mitad perfecta ante un Real Madrid que se veía reflejado desde la otra parte del espejo, lo que es sufrir tan duro golpe. Chus Mateo sabía que debía frenar el ataque de AS Mónaco si quería competir el partido e incluso ordenó una zona 2-3 para confundir a su rival, pero de nada sirvió porque el equipo monegasco siguió castigando a un nulo Real Madrid ofensivo que cuajó otro tremendo parcial de 11-2 para un definitivo 67-42 en el minuto 25 de partido. 67 puntos recibidos en 25 minutos es pésima defensa y anotar solo dos puntos en cinco minutos también es un dato preocupante en ataque. Y aquí es cuando entra el rival. No será tan malo AS Mónaco cuando anota 67 puntos en 25 minutos y solo recibe 42 del mejor equipo ofensivo de la liga. El orgullo del Real Madrid, no permite agachar la cabeza y aceptar una derrota. Y si su rival se lo lleva por delante, el drama encuentra hueco por encima del buen trabajo de su rival. Porque el Real Madrid lo seguía intentando, con jugadores de la calidad de Campazzo, Musa, Yabusele o Gabriel Deck. Entiendo que se venía una derrota dura, que se iba a primar más el “hasta el final, vamos Real” que la impotencia de recibir un 24-14 de parcial en el tercer cuarto que dejaba un claro 80-54 para AS Mónaco al final del tercer cuarto. Los números lo decían todo 39% en tiros de campo del Real Madrid por un 59% de acierto de AS Mónaco. 20 a 8 en asistencias, 10 a 5 en robos y lo más grave, 105 a 44 en valoración.

Porque visto el partido, AS Mónaco siguió compitiendo con sus mejores jugadores en el partido. Mike James se marcaba 7 minutos en el último cuarto hasta alcanzar los 33 en un partido ya decidido en el descanso. El que más jugó en el Real Madrid fueron Yabusele y Poirier con 23 minutos. Había que nadar y guardar la ropa porque el calendario así lo exige. Un partido sin historia que se llevó AS Mónaco por 98-74 al Real Madrid devolviendo la paliza que los blancos le otorgaron en noviembre al cuadro monegasco. Mal, muy mal partido del Real Madrid, que dejó de competir en la segunda parte cuando el +20 parecía un resultado inamovible, Comprendo al aficionado madridista, todos quieren ganar o competir al menos. Pero comprendo la actitud de AS Mónaco que quiso aprovechar su mejor momento para “hacer sangre” en un partido. Y comprendo que Chus Mateo repartiese los minutos de sus jugadores cuando ya poco o nada se podía arreglar. Porque el Real Madrid sigue líder con cuatro victorias de ventaja al segundo, sí, ese Real Madrid que no plantó cara en el partido de anoche. Pero debemos comprender cual es el objetivo final y no es ganar a AS Mónaco por 18 en la 9ª jornada con 133 de valoración, ni perder contra AS Mónaco con 65 créditos de valoración en la jornada 22. El camino es aún muy largo.

Scroll al inicio
Ir al contenido