Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Sangre de Tortuga
Liga Endesa Jornada 29ª: Real Madrid 95 Joventut Badalona 92

Sangre de Tortuga

Un triple a menos de dos segundos para acabar de Gabriel Deck, le da la victoria al Real Madrid que ya se había merecido tras remontar en la segunda parte al Joventut Badalona anotando hasta 58 puntos. Mario Hezonja fue decisivo con 5 triples y 20 puntos. Poirier y Tavares fueron fundamentales en defensa y Sergio Llull tuvo el talento para liderar al equipo en el último cuarto. El Real Madrid continúa junto a Unicaja Málaga liderando la Liga Endesa a cinco jornadas para el final.

La temporada se va acabando y los equipos van cogiendo posiciones, unos para colocarse en la mejor posición para afrontar unos Playoffs y otros para ir despidiéndose por este año. Todos se juegan algo, menos el Real Madrid. De acuerdo, la importancia del liderato para tener más encuentros de Playoffs en casa, pero los blancos han estado jugando durante todo el mes de abril a sabiendas de que nadie les va a bajar del trono de los cuatro primeros en la ya finalizada Euroliga y en la Liga Endesa, a falta de cinco jornadas, le saca otras tantas victorias al quinto lugar. Quizá sobraban los cuatro últimos partidos donde el Real Madrid solo pudo vencer el último con una canasta sobre la bocina de Gabriel Deck ante Zalgiris. Pero en esos partidos, lo que al Real Madrid le faltó fue compromiso y lucha por vencer esos partidos. Porque los blancos recibieron tres derrotas consecutivas con una media de 88 puntos por partido, algo no esperado por el mejor equipo de Europa. Y ayer tenía una prueba de fuego contra Joventut Badalona 10º con 14-14 de balance pero con hasta 5 partidos perdidos que le hizo bajar varias posiciones sacándoles de posición de Playoff y llevándose por delante al entrenador Carles Durán.

Publicidad
Clorín

El Real Madrid volvía a Liga Endesa con la sana intención de cambiar la dinámica de los últimos partidos ya que se aproximan los Playoffs que exigen una concentración total. Facundo Campazzo y Eli NDiaye eran baja y volvía Sergio Rodríguez tras su baja en Kaunas. Chus Mateo presentaba a Carlos Alocén en el base, con Alberto Abalde y Dzanan Musa en las alas y con Mario Hezonja con Edy Tavares en la pintura, como quinteto inicial. Avisábamos el pasado jueves en Kaunas, que el Real Madrid había dado signos de recuperación en algunas facetas del juego. En aquellas en las que aun le costaba arrancar, Mario Hezonja y Dzanan Musa se encargaron de acertar cara al aro con un 3/3 en tiros de dos, estropeado por el 1/3 en triples de Mario en el primer cuarto. Pero en defensa encontraba algún problema como los 5 rebotes ofensivos que cogió Joventut Badalona para apretar el marcador 11-8 en el minuto 5 con un fantástico Yannick Kraag que lograba un 3/3 en triples cuando el resto de sus compañeros llegaban al 1/6 acertados. Sí, el Real Madrid tenía problemas atrás, pero funcionaba en ataque recuperando también a Edy Tavares colocando ya el primer gorro de la noche. Y es que los blancos lograron un buen 22 puntos en el primer cuarto con un 57% en tiros de campo y 29 de valoración. Pero Joventut Badalona no se rindió y lograba 20 tantos con un 41% en tiros de campo, pero con 8 rebotes y 6 asistencias. Joventut Badalona venía con entrenador nuevo y con ganas de dar guerra como indicaba el 22-20 para el Real Madrid al final del primer cuarto.

22 puntos y un 57% en tiros de campo, la mejora del Real Madrid que le faltó en Kaunas parecía estar de su lado en el WiZink Center ayer contra Joventut Badalona. Pero fue soltar esto, y fastidiarse todo el ataque blanco como si de un cortocircuito de tratase. Y eso que el Real Madrid anotaba cinco puntos en los primeros dos minutos y medio de encuentro pero el Joventut Badalona ya había dado el primer aviso con un 2-6 de parcial para colocarse nuevamente por delante en el marcador. Y con el triple como su mayor amenaza con un 55% de acierto en 13 minutos por solo un 29% en el Real Madrid. Además, no habíamos llegado a los cuatro minutos del segundo cuarto y el Real Madrid ya había cometido sus cuatro faltas personales y cedió sus dos pérdidas de balón. Toda la ventaja lograda en el tiro en el primer cuarto, se le iba por el sumidero al Real Madrid en este segundo que se vio incapaz de superar a un buen plantado Joventut Badalona que volvía a castigar desde el triple y encontraba los huecos en la zona que tan mal recuerdos le traen al equipo de Chus Mateo en la última semana. Lógica la ventaja de Joventut Badalona 27-31 en el minuto 15 de partido hasta que Sergio Llull anotaba un triple tras más de tres minutos sin anotar. Tampoco Joventut Badalona pudo aprovecharse del mal momento ofensivo del Real Madrid y apenas anotaba 2 puntos en cuatro minutos. Parecía que nos veíamos abocados a un resultado corto pero el talento interior de Joventut con Cook y Tomic lograron un parcial de 4-12 para estirar el marcador hasta el definitivo 37-45 para Joventut Badalona al descanso. Y es que con un 5/19 en tiros de campo no se puede aspirar a mucho más, tras haber anotado hasta 8 canastas en el primer cuarto, los blancos volvían a las andadas.

 Y es que, de las cinco canastas del Real Madrid, tres de ellas fueron anotadas por Gabriel Deck incluido un 2/2 en la zona por un 0/8 de todos sus compañeros. Hoy sí, a diferencia del pasado jueves, se notaba la baja de Facundo Campazzo. Además, la defensa no era la apropiada al comprobar los 45 puntos recibidos con la Penya anotando un 46% en tiros de campo. Parecía que todo lo descrito en la primera parte fue un acicate para que el Real Madrid saliese con otra mentalidad al partido en la segunda mitad con un 11-1 de parcial en tres minutos para ponerse de nuevo por delante. Así es, 11 puntos en tres minutos cuando venían de anotar 15 en todo el segundo cuarto. Porque el Real Madrid salió con otra mentalidad y nuevamente con el trío estelar Mario Hezonja, Dzanan Musa y Edy Tavares que llevaron a los blancos al 53-48 en el minuto 24 de partido tras un 16-3 de parcial. Parecía que el Real Madrid había encontrado un ritmo anotador y un bloque defensivo pero, ya fuese por relajación o por la intensidad barcelonesa, el Joventut Badalona volvió a poner tierra de por medio en el marcador, no solo por el 5-15 de parcial en 3 minutos, tampoco por el 58-63 en el minuto 27 de encuentro, sino porque el Joventut Badalona volvía a acercarse a los 20 puntos anotados en un cuarto por tercera vez consecutiva. El bloqueo mental del Real Madrid volvía a ser evidente aunque habían logrado frenar el acierto verdinegro que se quedó en 38% de acierto y que dejó en anécdota los 31 puntos (11 de Hezonja, 7 de Musa y 6 de Tavares) anotados en el tercer cuarto con un 69% de acierto para cerrar el tercer cuarto con el 68-65 para el Real Madrid.

Parcial de 31-20 para los blancos que habían anotado en 10 minutos el 69% de los puntos al descanso solo en este cuarto. Porque el Real Madrid había vuelto a encontrar el acierto que olvidó en el segundo cuarto y que permitió al Real Madrid ha determinar como aislado aquel 5/19 en tiros del segundo acto. Porque no solo el Real Madrid era acertado en ataque sino que el triple se convirtió en aliado. Tras un 30% en la primera mitad, los blancos sumaron un 53% desde la línea exterior en la segunda parte. Y con más talento en el último cuarto donde un triple inverosímil de Sergio Llull volvió a dar un respiro al Real Madrid con el 74-68 en el minuto 32 de partido. Con el trabajo de Sergio Llull que se llevó el equipo a las espaldas anotando 7 puntos en este cuarto, el Real Madrid tenía el partido casi hecho con el 88-79 en el minuto 36 de partido. Pero Joventut Badalona no se intimidaba y continuaba dando guerra en el partido con Ruzic, Andrews y el gigante Ante Tomic anotando 20 puntos en el último cuarto para anotar 3 triples consecutivos y volver a meter el miedo al WiZink Center. Todo quedaba a expensas del último minuto cuando con 92-90 para los blancos, una acción de Andrews terminaba con un 2+1 tras interferencia de Mario Hezonja que taponó la jugada después de que esta tocase tablero. Tras revisarlo hasta en dos ocasiones, primero como tapón ilegal y en la segunda acción porque el tapón se realiza bajo el diámetro del aro. Sea lo que fuese, me recordó a la acción de Randolph y Tomic en la final de la Copa del Rey 2019 donde 8 meses después, el presidente de la ACB, Antonio Martín admitió el error arbitral. Por tanto, la jugada quedó en dos tiros libres para Andrews que colocaba el 92-92 a falta de 8.9 segundos. En la siguiente jugada, Sergio Llull amasa el balón y al intentar la internada a canasta, asiste a Gabriel Deck que, como en Kaunas, volvió a anotar la canasta decisiva para el definitivo 95-92 que le daba el coliderato al Real Madrid y prácticamente la ventaja de campo en los próximos Playoffs de Liga Endesa. Un final tremendo para un partido tremendo, con un parcial de 58 puntos anotados por el Real Madrid en la segunda parte con un 57% en tiros de campo. Le cuesta llegar al Real Madrid, pero en los dos últimos partidos consiguió la victoria a paso de tortuga.

Más vídeos del partido en Youtube

Scroll al inicio
Ir al contenido