Liga Endesa Jornada 03: Unicaja Málaga 71 Real Madrid 76

Sergio Llull evita los problemas

Cargando...

El Real Madrid solventa un duro escollo y consigue vencer a Unicaja Málaga en un gran partido del juego interior liderado por Guerschon Yabusele y Edy Tavares. Buen partido de Dzanan Musa con 15 puntos y de Sergio Rodríguez con 8 puntos y 6 asistencias. pero Sergio Llull consigue ganar el partido con su única canasta en juego a falta de segundos para terminar. Los blancos siguen imbatidos y consiguen superar un nuevo desafio.

acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo acb Photo / M. Pozo

Apenas comenzado octubre, el Real Madrid empieza a contemplar buenas sensaciones en su juego, lo que hace que se produzcan buenos resultados. La conquista de la Supercopa ante el rival de siempre, el FC Barcelona, dejó detalles positivos, de igual forma que la victoria en el estremo de la Euroliga contra Panathinaikos en el OAKA. Es evidente que hay muchas cosas que pulir y que mejorar, pero evidentemente, tenemos nueve meses por delante para solucionarlo. Y esta mañana el equipo de Chus Mateo tenía otra prueba importante en la complicada cancha del Martín Carpena en encuentro de Liga Endesa ante Unicaja Málaga. El equipo zaharí se había reforzado bien para encontrar su mínimo objetivo, llegar a la Copa y a playoffs. Los blancos buscaban seguir invictos en la temporada y para ello debían vencer a uno de esos clubes que tienen marcado en rojo la visita del Real Madrid. La intensidad iba a ser fuerte, la dureza también. El Real Madrid recuperaba a Alberto Abalde para el partido de Málaga, aunque no disputó ningún minuto porque no es partido para ir cogiendo la forma.

Abalde ocuparía el puesto en la rotación del joven Hugo González que ya disputó minutos contra Obradoiro y se quedó en el banquillo en el OAKA. Gran experiencia para el madrileño. Chus Mateo modificó su quinteto inicial con la entrada de Sergio Rodríguez, con Fabien Causeur y Mario Hezonja en las alas y con Guerschon Yabusele acompañando a Vincent Poirier en la pintura. Podría ser casualidad o no, pero entiendo la postura de Chus Mateo de guardarse la bala de Edy Tavares que siempre ha tenido días complicados en el Martín Carpena de Málaga. El primer estirón del Real Madrid provocó un 0-8 en 3 minutos con dos triples convertidos algo que durante el inicio de temporada suele estar en el debe blanco. Poco duró la alegría madridista puesto que, con la entrada de Augusto Lima, Unicaja remontaba con otro 6-0 en dos minutos que dejaba el resultado en 6-8 para el Real Madrid en el minuto 5. Bien al principio, pero fallón al final, algo a lo que se acostumbró el equipo de Chus Mateo durante muchos minutos en el partido. Y es que al Real Madrid le constaba anotar puesto estuvieron cerca de 5 minutos con esos 8 puntos anotados, pero no tanto por errores en el tiro, como por intensas defensas malagueñas y las 5 pérdidas cometidas por los blancos en el primer cuarto. Un primer cuarto que se cerraba 14-18 para el Real Madrid que conseguía un gran 54% en tiros de campo, pero apenas 18 puntos.

Tampoco son pocos 18 puntos contra Unicaja en un cuarto, pero en esos minutos el juego blanco no funcionaba con fluidez. El ataque flojo, pero la defensa fue excelsa, permitiendo 14 puntos de Unicaja con un 27% en tiros de campo y un pobre 3/11 en tiros desde la zona, significando el buen muro construido por Yabusele y Poirier Unicaja Málaga decidió subir (aún más) la intensidad defensiva y provocar errores en Edy Tavares aprovechando su altura y su fuerza física. Su objetivo funcionó forzándole a dos pérdidas de balón en el segundo cuarto. Los malagueños mejoraron en ataque con la entrada de los dos campeones de Europa como Alberto Díaz y Darío Brizuela. Pero el partido seguía siendo espeso, donde la defensa de Unicaja volvió a hurgar provocando un 0/3 en triples y 3 pérdidas más de balón en cinco minutos, que le bastaron a los malagueños para remontar el partido con un parcial de 9-2 que dejaba el 25-23 para Unicaja Málaga en el minuto 15 de partido. Y es que “la pareja de oro” de Unicaja funcionó a las mil maravillas con 9 puntos de Brizuela y 3 asistencias de Alberto Díaz que no necesitó de puntos para ser imprescindible en la cancha. El Real Madrid continuaba negado en el tiro exterior con 0/4 en triples y tuvo que tirar de su juego interior para conseguir mantenerse por delante en el partido. Por tanto, la anotación madridista llegó con un serio Edy Tavares anotando 9 puntos y 4 rebotes a pesar de la dureza malagueña y los 6 puntos todos desde el tiro libre, de Guerschon Yabusele. Los tiros libres, tan comentados en Atenas, fueron el salvavidas del Real Madrid en el segundo cuarto. Nada menos que 11 tiros libres lanzaron los blancos en esos 10 minutos por los 9 que tiraron en todo el partido del jueves. Un pequeño estirón blanco dejaba el resultado en 31-37 para el Real Madrid al descanso. Nuevamente las pérdidas (9) y el escaso 20% en el triple era la peor notica de un Real Madrid que había dejado en 31 puntos y 34% en tiros de campo a su rival.

clorin 1200 200

37 puntos anotados en la primera parte con 23 puntos entre Tavares (9), Yabusele (8) y Poirier (6) que dejaba claro las dificultades del Real Madrid desde más allá de la zona. Este dato da a entender, que si el Real Madrid encontrase puntos de jugadores exteriores, los blancos obtendrían más facilidades en ataque. Porque en líneas defensivas el Real Madrid continuaba exquisito y obligaba a Unicaja a realizar tiros forzados para anotar. Y todo lo deseado, funcionó sorprendentemente en apenas 3 minutos, ya que el Real Madrid salió con el cuchillo entre los dientes logrando un parcial de 0-9 para alcanzar el 31-46 en el minuto 23. Mario Hezonja y Fabien Causeur aparecieron en el amanecer del tercer cuarto para liderar el parcial y no abusar tanto del juego interior. Pero Unicaja Málaga no iba a dejar escapar su mejor oportunidad y con duras defensas, sacaba rápidos contrataques para lograr un 7-2 de parcial para el 38-50 del minuto 25 de partido. Y entonces llegaron esos minutos donde las defensas, las manos, los nervios, fueron los protagonistas típicos de los Unicaja Real Madrid en Málaga. Volvió a aparecer Darío Brizuela y Nihad Njedovic anotando 11 de los 16 puntos malagueños en el cuarto. Aprovechó a cuenta gotas el Real Madrid el sufragio andaluz y consiguió una nueva máxima 43-56 en el minuto 29 que pareció poner tierra de por medio en el marcador con un 50% en el triple, insólito para lo habitual, pero que cerró Unicaja con un parcial de 4-0 para dejar el 47-56 para el Real Madrid al final del tercer cuarto. Los puntos de Causeur, Musa y Hezonja alegraron el ofensivo del Real Madrid en este cuarto y obligaba a Unicaja Málaga a forzar en su ofensiva si quería ganar el partido.

Capaces eran, por supuesto. Y también “sacar de quicio” los ataques del Real Madrid, no en vano, Unicaja ya contabilizaba 9 recuperaciones por 13 pérdidas de balón su rival. Pero si la experiencia sirve de algo, necesitaba algo más que defensa los malagueños para remontar al Real Madrid. Y lo consiguieron provocando errores en el Real Madrid aunque no todas las que hubiesen deseado. Tras un 4-0 de parcial, los blancos respondieron con otro 0-7 y subir su ventaja más allá de los 10 de diferencia. Y los blancos decidieron jugar con la inteligencia de Dzanan Musa buscando faltas personales y anotando tiros libres en un partido donde el Real Madrid asombraba con un 26/32 desde la línea, evidente tras las 28 faltas realizadas por la intensidad de Unicaja Málaga. El partido parecía sentenciado con el 53-67 del minuto 35 pero una nueva ofensiva malagueña les dejó con opciones 69-71 en el minuto final gracias a los 7 puntos de Osetkowski y los 6 de Kravish, es decir, su juego interior. Parcial de 16-4 para Unicaja en 4 minutos que detuvo Sergio Llull con cuatro puntos consecutivos que sentenciaba el partido para los blancos y helaba las ilusiones de Unicaja Málaga. Evidentemente, no fue el mejor partido de los blancos que terminaron con un 40% en tiros de campo y 76 puntos anotados, pero que tuvo a 4 jugadores por encima de 10 de valoración. Yabusele terminaba con 12 puntos y 6 rebotes para 20 de valoración, Tavares cerraba con 12 puntos y 7 rebotes y Musa con otros 15 puntos. Los blancos siguen imbatidos en la temporada y han vuelto a superar otro enorme reto a costa de haber realizado un 20% en triples y 19 pérdidas de balón.