Liga Endesa Jornada 14: Monbus Obradoiro 74 Real Madrid 85

Sólido Real

El Real Madrid sigue su marcha imparable consiguiendo su victoria 28 en los 30 primeros partidos de la temporada. Un 29-47 de parcial cierra las ilusiones de un combativo Monbus Obradoiro. Ante la baja de Campazzo, reseñable las 8 asistencias de Sergio Rodríguez y los 7 rebotes de Alberto Abalde con la ausencia de Fabien Causeur. Los de Chus Mateo siguen intratables y con apariencia de sentirse muy cómodos en la pista. Son ya seis victorias consecutivas desde su última derrota.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

A veces uno pierde la noción del tiempo cuando sigue la vorágine de partidos de baloncesto que suele tener el Real Madrid al cabo de la temporada. Apenas tres meses después del inicio de la temporada oficial, el Real Madrid se encontraba jugando su partido número 30 de la temporada cuando la mayoría de equipos de la Liga Endesa, han jugado 12 más 5 o 6 de sus respectivas competiciones europeas. Para un Madrid o Barcelona, llegar a 30 partidos supone cubrir un primer tercio de partidos en su temporada que luego varía en pos de los cruces en playoffs. Y el calendario quiso que el partido 30 se celebrase en Santiago de Compostela, donde el Monbus Obradoiro recibía la visita del líder de la Liga Endesa. Un Monbus Obradoiro situado en mitad de tabla con 5-8 de balance y con un algoritmo que se viene repitiendo varias fechas, tras vencer un partido sufre dos derrotas consecutivas. El Real Madrid no sería el equipo propicio a priori para romper su racha, ya que los blancos suman 5 victorias consecutivas en todas las competiciones, 4 en Liga Endesa donde los blancos dominaron el pasado domingo al Dreamland Gran Canaria.

Publicidad
Clorín

Ya fuese por precaución ante la doble jornada de Euroliga que tenemos por delante o por descanso, Chus Mateo decidió dar descanso a Facundo Campazzo y a Fabien Causeur para el partido de anoche en Santiago de Compostela. Curiosamente, solo Carlos Alocén volvió a la lista de convocados, donde tanto Hugo González como Ismaila Diagne se encontraban con el equipo junior compitiendo en el prestigioso Torneo Ciutat de L`Hospitalet. Precisamente Carlos Alocén sería el base titular junto a Alberto Abalde y Mario Hezonja en las alas y con Gabriel Deck junto a Edy Tavares en la pintura. Un inicio de partido algo accidentado por parte del Real Madrid que buscó la altura de Tavares en la pintura ante un Monbus Obradoiro que buscaba la rapidez y una gran cantidad de lanzamientos para mantener un ritmo alto de partido. Con todo, mantenía un 9-9 en el minuto 5 de partido a pesar de su problema en el tiro exterior. En el Real Madrid, Carlos Alocén aportó 5 puntos y 2 asistencias que le vino fenomenal para coger confianza en su regreso a las canchas. Pero el partido se emborronó y el Real Madrid salió perdiendo por culpa de sus 5 pérdidas de balón – y 5 recuperaciones obradistas – permitieron que Monbus Obradoiro reaccionase y con un parcial de 5-0 se marchase por delante en el marcador 19-15 al final del primer cuarto pese a tener un 40% en tiros de campo por el 50% que consiguió el Real Madrid. El motivo de la supremacía gallega era que habían lanzado 8 veces más a canasta y con dos aciertos más que los blancos. Mientras que Tavares y Alocén se juntaron para anotar 5 puntos cada uno, hasta seis jugadores de Monbus Obradoiro habían acompañado para anotar los 19 puntos.

Quizá por ello Chus Mateo buscó con la segunda unidad mejorar en defensa y atacar el aro en busca de canastas sencillas o, al menos, sacar tiros libres. Con Dzanan Musa como estilete ofensivo, Sergio Rodríguez y Sergio Llull buscaban repetir el partido contra Bayern Múnich y ser más agresivos en la zona exterior de Monbus Obradoiro. O eso al menos pareció entender el equipo madridista en el segundo cuarto donde “cerró el grifo” de las pérdidas de balón modificándolo por hasta 6 recuperaciones en 7 balones perdidos por el cuadro santiagués. Y es que en apenas 4 minutos, el Real Madrid anotaba ya 10 puntos, una anotación que le había costado dios y ayuda conseguir en el primer parcial. Y es que el juego interior madridista se valió y costó para conseguir remontar el partido dejando un 23-31 para el Real Madrid en el minuto 15 tras un parcial que terminó convirtiéndose en 2-14 donde todo parecía indicar que los blancos – ayer de oscuro – romperían el partido. Los 8 puntos de Musa conseguidos en su mayoría en el poste bajo o los tres Alley-Oops entre Sergio Rodríguez y Vincent Poirier así lo atestiguaban. Pero en un mal segundo cuarto de Monbus Obradoiro apareció la figura de Tres Trinkle para anotar 8 puntos en este cuarto con 3/3 en tiros de campo y mantener con vida a su equipo. Y es que tras un 6-0 de parcial en apenas 40 segundos colocaba un todavía electrizante 34-39 para el Real Madrid al descanso. Y es que el Real Madrid lograba un 50% en tiros de campo lanzando solo 4 triples, un número muy escaso en el baloncesto actual.

Y no tuvo suerte Monbus Obradoiro, porque tras robar 5 balones en el primer cuarto, perdieron 7 bolas en este segundo amen de quedarse en un 38% en tiros de campo tras 37 lanzamientos a canasta. Repetimos que para el Real Madrid, su ataque se forjó en el juego interior con 8 rebotes y 8 asistencias (4 de Sergio Rodríguez y 4 de Sergio Llull) y además en defensa con seis recuperaciones en este cuarto. Todo ello sin el mejor asistente de la Liga Endesa y prácticamente del baloncesto europeo. Y la hegemonía del Real Madrid se soltó en el tercer cuarto. Si en el segundo acto los protagonistas fueron los interiores, en el tercero se dio rienda suelta al juego exterior con hasta cinco triples anotados en este cuarto por los blancos, con el protagonismo especial de Alberto Abalde con 2/2 para liderar a los suyos hasta el 41-51 para el Real Madrid en el minuto 25 de partido. El ferrolano volvió a aprovechar sus minutos en el partido anotando 8 puntos y cogiendo hasta 7 rebotes. Y es que, ni siquiera el rápido parcial de Monbus Obradoiro con hasta un triple de Pustovyi permitió relajación en el Real Madrid que convirtió otros tres triples más seguidos para, con un 0-9 de parcial en tres minutos, volver a poner tierra de por medio hasta el definitivo 48-62 para el Real Madrid al final del tercer cuarto. Fue en este cuarto, donde pudimos comprobar que cuando el equipo de Chus Mateo tiene acierto, es prácticamente invencible.

Porque entre el segundo y tercer cuarto, el Real Madrid había conseguido 47 puntos con un 53% de acierto en el tiro mientras que Monbus Obradoiro anotaba 29 puntos con solo un 34% en el tiro de campo. Y todo esto sin que la presencia de Dzanan Musa y Mario Hezonja resultase tan decisiva como habitúan. Pero ambos “brates” se conjuraron en el último cuarto para anotar 17 de los 23 puntos del Real Madrid con un espectacular 5/8 en tiros de campo. Monbus Obradoiro apretó en este cuarto con un espectacular 69% en tiros de campo haciéndose fuertes en la pintura, pero con una floja defensa que permitía un 85% en tiros de dos por parte del Real Madrid. Seguía intentándolo los locales con el 68-76 del minuto 37 de partido pero ya era demasiado tarde para superar a los blancos que lograron un nuevo parcial de 4-9 que sentenciaba el partido con el definitivo 74-85 para el Real Madrid que le correspondía con su 13ª victoria en la Liga Endesa donde sigue siendo líder único y la 28ª victoria en los 30 partidos disputados hasta la fecha que habla del buen trabajo de Chus Mateo en la dirección técnica del equipo. Musa y Hezonja se juntaron para sumar 33 puntos y 35 de valoración aunque fue Edy Tavares con 13 puntos y 20 de valoración, el mejor jugador del partido. El año se acaba, pero aun quedan partidos, sin ir mas lejos habrá doble jornada de Euroliga esta misma semana. Pero si siguen a este nivel, no sabremos quien puede detener a este Real Madrid.

Scroll al inicio
Ir al contenido