Euroliga Playoffs 2º Partido Real Madrid (2) 101 Baskonia (0) 90

Superhéroes

El Real Madrid que jugaba su partido 71 de la temporada, supo doblegar a Baskonia con las mismas armas que el conjunto vitoriano estaba dispuesto a usar. Nuevamente 4 cuartos con al menos 20 puntos en cada cuarto y con menciones especiales a Facundo Campazzo que terminó con 24 puntos y 7 asistencias en 27 minutos para 33 de valoración. Junto al base argentino, otros cinco jugadores sumaron doble doble en puntos y valoración. Los blancos aventajar a Baskonia 2-0 y están a un paso de su tercera final four consecutiva, la novena en los últimos trece años.

Ha llegado la hora, no hay vuelta atrás. Los que no hayan estudiado se quedarán con lo puesto a la hora de la verdad. Ya dijimos el pasado martes, que el Real Madrid había terminado sus deberes a primeros de este mes de abril y que aún le quedaban algunos partidos para cumplir su expediente. Ciertamente, los blancos bajaron su nivel de intensidad, ya fuese conscientemente o no, pero sabían que estaban preparados para los Playoffs, Les daba un poco igual el rival porque tras la temporada que llevan tras 70 partidos, su deseo era llegar a tope para los cruces previos a la Final Four. Y buena fe de ello fue el pasado martes cuando el Real Madrid destrozaba a Baskonia con 90 puntos anotados y 115 créditos de valoración, para colocar el 1-0 en la serie y convertirse en el único equipo con ventaja de campo en conseguir la victoria. Anoche, en el partido blanco número 71 de la temporada, el Real Madrid tendría la oportunidad de acercarse un poco más al objetivo de alcanzar la Final Four, pero para ello debería superar a un Baskonia que ya advertía en la previa que jugarían mucho más duro en el segundo que en el primer partido. ¿Sería el Real Madrid capaz de soportar “la dureza” (deportiva) que propondría Baskonia?

Publicidad
Clorín

Con los mismos doce jugadores que iniciaron el Playoff, Chus Mateo decidió colocar a los mismos cinco hombres de inicio para este segundo partido. Es decir, Facundo Campazzo en el base, con Mario Hezonja y Dzanan Musa como aleros y Guerschon Yabusele junto a Edy Tavares en la pintura. Y la primera información del partido tenía que ver con el acierto de Baskonia desde el tiro exterior (29% en el primer partido), una de sus bases para ejercer presión y con 2/2 de inicio, ya colocaban el 0-6 en el minuto 2 de partido. Por el contra, el Real Madrid había comenzado intenso en defensa con un robo de Tavares y otro posible de Hezonja pero que pisó la línea de banda. La dureza de Baskonia era evidente, con tres faltas señaladas en apenas tres minutos pero que fue enfrentada de igual a igual por el Real Madrid con un soberbio inicio de Edy Tavares con 4 puntos 2 rebotes y 2 tapones en cinco minutos. Unos minutos donde el Real Madrid plantaba cara al mayor acierto exterior de Baskonia hasta el 11-11 del minuto 5 de partido. Los blancos alcanzaban los 14 puntos en 4 minuto y medio con 5 puntos de Campazzo, 5 de Hezonja y 4 de Tavares, es decir, el base, el alero y el pívot. Y es que los blancos estaban ejecutando un enorme partido con un parcial de 18-5 que fue roto por la mejor amenaza que encontró Baskonia en el primer cuarto. Hasta cinco triples anotaron los vitorianos para anotar 15 de sus 21 puntos desde la línea, lo que les permitió aguantar el físico descomunal del Real Madrid que cerraba el primer cuarto con un triple sobre la bocina de Sergio Llull para el definitivo 23-21 para el Real Madrid. Un primer cuarto “a cara de perro” donde el Real Madrid dejó detalles como los 10 rebotes (4 ofensivos) 3 robos, 3 tapones y 31 de valoración para la defensa y 23 puntos con un 47% en tiros de campo en ataque.

Honestamente, Baskonia estaba mucho mejor en el tiro con un 50% en el tiro de campo y un 55% en el triple y, pese a sus faltas señaladas, subían de manera extraordinaria su dureza física para un equipo que lleva jugando un partido cada dos días en toda la semana. Pero creo que si no hubiese tenido el acierto exterior Baskonia, el Real Madrid hubiese metido la directa ya en el primer cuarto. Si no me creéis, el Real Madrid anotaba 10 puntos en poco más de tres minutos con dos triples del “liberado” Sergio Llull y con ya tres tapones (si, en tres minutos) de Vincent Poirier que cerraba todas las puertas al nuevo intento de Baskonia de usar su físico y su acierto para remontar el encuentro, Ni siquiera los dos triples consecutivos de Markus Howard lograba la hazaña y la gente se quedaba atónica con el 14-6 de parcial en cinco minutos roto por una canasta de Sedekerskis para el 37-29 para el Real Madrid en el minuto 15 de partido. Todo lo que pretendía hacer Baskonia, se adelantaba el equipo blanco con una excelsa defensa como los 4 tapones de Poirier a sumar a los 2 de Tavares en el primer cuarto. Y entretanto, Baskonia recuperaba su desventaja usando su mejor arma anoche, el triple. Y es que a cada acción madridista, los vitorianos respondían a base de triple con otros cinco anotados antes del descanso para lograr un parcial de 9-11 para el definitivo 46-40 para el Real Madrid al descanso.

Una primera mitad que dejaba unos números que asustan. Los blancos sumaban 6 cuartos consecutivos sumando más de 20 puntos, A los 4 puntos y 2 tapones de Tavares en el primer cuarto, se tenía que sumar los 6 puntos y 4 tapones de Poirier en el segundo. Y a los 7 puntos de Campazzo en el primer cuarto, había que sumar los 9 de Sergio Llull en el segundo. Ahora la pregunta debía ser, ¿a quién debe prestar más atención Baskonia en la segunda mitad? En el partido 71 de la temporada, el Real Madrid había anotado 46 puntos con un 51% en tiros de campo, 23 rebotes, 9 asistencias y 6 tapones al descanso. Mucho cansancio no parecía haber. Ni siquiera el descanso frenó las acometidas blancas que encima encontró nuevas piezas para el deleite de los 11000 espectadores que llenaron el WiZink Center. Porque a sumar a los nombrados Tavares, Poirier, Campazzo y Llull, apareció Guerschon Yabusele para ejecutar a Baskonia con 14 puntos en este tercer cuarto. Y no era nada sencillo porque Baskonia seguía disfrutando de su tiro exterior con el tercer triple de Markus Howard para el 58-54 para el Real Madrid en el minuto 25 de partido. Pero el Real Madrid tenía un plan y Baskonia no estaba invitado a la fiesta porque con Yabusele vestido de héroe, el Real Madrid lograba un parcial de 12-3 en solo 3 minutos para levantar más diferencia en un partido que, repetimos, se jugaba de una manera muy intensa. Y para acabar, la chistera de Facundo Campazzo con 8 puntos y 4 asistencias en este cuarto, un par de asistencias para Edy Tavares en dos mates descomunales que lograba 6 puntos y otros tantos rebotes para cerrar un espectacular tercer cuarto con un 74-63 para el Real Madrid. Los blancos habían anotado un 62% de sus tiros en el tercer cuarto y habían repartido casi las mismas (8) asistencias que (9) rebotes cosechados.

Y eso que Baskonia aguantaba todos los ataques lanzados por parte del Real Madrid. Un Baskonia que prometía darle dureza al encuentro, robarle oportunidades al Real Madrid y complicarle la vida de cara a los próximos partidos. Pero no había nada que hacer, porque el Real Madrid en su partido 71 de la temporada, lograba un parcial de 11-0 en tres minutos que destrozó las ilusiones de Baskonia con el 85-63 en el minuto 33 de partido. El resto del partido sirvió para que Baskonia pudiese reaccionar hasta el definitivo 101-90 con el que el Real Madrid sumó su segunda victoria y ya tiene a tiro el acceso a su novena Final Four en los últimos trece años, la tercera consecutiva. Un autentico partidazo del Real Madrid que anotó 46 puntos en la primera parte y 55 en la segunda, con unos espectaculares 57% en tiros de campo, 48% en triple, 36 rebotes 24 asistencias y 134 en valoración.  Campazzo con 24 puntos y 7 asistencias fue el mejor de un partido donde hasta 6 jugadores sumaron dobles cifras en puntos y valoración. El Real Madrid jugaba su partido número 71, debería estar “muerto”, pero es que este año el Real Madrid está formado por Superhéroes.

Mas vídeos del partido en Youtube.

Scroll al inicio
Ir al contenido