Liga Endesa Jornada 9: Retabet Bilbao Basket 82 Real Madrid 81

Un escaso Madrid, hinca la rodilla en Bilbao

Cargando...

Con cuatro bajas y con un 30% en tiros de campo, el Real Madrid forzó una prórroga para finalmente, salir derrotado por primera vez en la Liga Endesa. Sergio Llull con 24 puntos y Jaycee Carrol con 20, fueron los máximos anotadores de un partido, donde Usman Garuba y Edy Tavares, sumaron más de 10 rebotes. Los blancos, siguen líderes de la Liga Endesa y ya preparan otra semana con doble partido en Europa.

acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga

Hablábamos el pasado jueves de la importancia del partido contra el FC Barcelona, debido entre otras cosas, al calendario. Los blancos tienen dos importantes encuentros esta semana ante Khimki y CSKA en la Euroliga, donde los blancos están remontando su tortuoso inicio de temporada. Pero con un calendario tan caprichoso, tocaba realizar viaje a Bilbao para intentar mantener la imbatibilidad en la Liga Endesa, ante uno de esos equipos que te hacen trabajar intensamente si deseas llevarte la victoria. El Retabet Bilbao Basket, llevaba 8 días pensando en este partido, su 9º de la temporada, para intentar romper la imbatibilidad del equipo de Pablo Laso que venía a Bilbao tras un exhausto partido físico contra el FC Barcelona. Desconozco si por ello o por otras circunstancias, el Real Madrid llegaba a la capital vizcaína con las bajas de Anthony Randolph, Gabriel Deck y Fabien Causeur. A dichos nombres, había que sumarle las ya conocidas bajas de Felipe Reyes y Salah Mejri. Al menos, los blancos recuperaban a Trey Thompkins, apto para la práctica del baloncesto, casi dos meses después de estar apartado. Que no suene a excusa, pero el maldito calendario y los tres partidos que le esperan al Real Madrid en 7 días, pudo influir en la convocatoria para Bilbao.

Porque el Real Madrid viajaba a Bilbao con 11 jugadores, Usman Garuba y Mario Nakic incluidos. Además Jaycee Carroll, quien no contó para el partido contra el FC Barcelona, fue titular junto con Llull, Taylor, Garuba y Tavares. Las otras dos novedades, Nakic y Thompkins, esperaban su oportunidad en el banquillo. Precisamente fue Jaycee Carroll quien estuvo más acertado al aro en el comienzo de un partido que, rápidamente, pudimos comprobar que no tendría un acierto exclusivo. Apenas un 28% en los 8 primeros lanzamientos blancos que empezaba a ver nubes borrascosas colocándose en el aro bilbaíno. Un ataque local que contaba con otra pesadilla, mucho más altas que las nubes, llamada Edy Tavares. Y es que apenas 5 minutos campó a sus anchas en su zona, prohibiendo cualquier intento de anotación de Ondrej Balvin que se quedaba con 0 puntos y 2 tapones recibidos en el primer cuarto. Ventaja madridista en el minuto 5, 6-11 con el acierto de Jaycee Carroll (7) y Jeff Taylor (4) y poco más, porque los blancos contaban con un flojo 36% de acierto que permitía a Bilbao Basket a mantener la rueda del equipo de Pablo Laso. El Real Madrid conseguía su máxima diferencia en el minuto 8 de partido con un 10-16 gracias al acierto de Sergio Llull quien, con 8 puntos y 3 asistencias, lideraba la táctica de su equipo. Pero el desacierto, seguía siendo el desencadénate de la remontada de Bilbao Basket que aprovecharon de los 7 puntos de Ben Lammers para conseguir un parcial de 13-5 en 3 minutos, para irse con ventaja al final del primer cuarto 23-21 para el cuadro vasco. Mucha anotación, para tan poco acierto, porque el Bilbao Basket contaba con un 45% en tiros de campo, mientras que el Real Madrid se quedaba en el 36% con ya un 2/8 en el triple.

Algo que intentaría mejor un equipo “B” madridista, totalmente llamativo con Laprovittola de base, con Rudy y Nakic en las alas y con Thompkins y Mickey en la pintura. Díganme, cuantos minutos o segundos, han podido ver a estos cinco jugadores juntos en una cancha de baloncesto. Y sí decimos que los partidos de baloncesto son de rachas, el de anoche nos dejó un comienzo de segundo periodo muy esperado, con un 7-2 de parcial en 3 minutos para el Bilbao Basket que lograba canastas sencillas a través de contrataques y tras pérdidas de pelota madridista que se fueron a 4 en este periodo y que tuvo a un ofuscado Trey Thompkins como protagonista. Y es que Jaylon Brown y Axel Bouteille, se juntaron para causar más daño en la defensa madridista y escaparse en el marcador 32-25 en el minuto 15. Esto precipitó la entrada anticipada de Facundo Campazzo, que esperaba tener muchos minutos de descanso en el partido. Eran unos minutos de claro dominio de Bilbao Basket ante el continuo desacierto en el Real Madrid que apenas había conseguido 7 puntos en 8 minutos del segundo cuarto y contaba con un 38% en tiros de campo. Por otro lado, seguía la sangría del triple con 3/12 en toda la primera parte. No fue un segundo cuarto para recordar, ni mucho menos, pero si algo positivo podíamos sacar de estos diez minutos, fueron los 5 puntos que consiguió en menos de ¡4 minutos! Usman Garuba en este segundo cuarto, para ser el mejor del Real Madrid con 7 puntos y 4 rebotes al descanso. Un descanso que volvía a ser favorable al cuadro de Álex Mumbrú 41-37.

clorin 1200 200

No dejaba de ser curioso, que los cinco titulares de ayer sumasen 31 de los 37 puntos al descanso del Real Madrid y sumasen 41 de los 43 créditos de valoración del conjunto blanco. Y es que ninguno de los jugadores del Real Madrid, parecían tener suerte de cara al aro, salvo Usman Garuba, los demás habían cometido errores en el lanzamiento a canasta. Por nuestra mente pasaron los partidos de Vitoria o de Belgrado que parecieron resolverse felizmente desde el triple en los últimos minutos de encuentro. Además la desventaja era aún asumible y Pablo Laso colocaba a su quinteto más fiable en cancha. De nuevo el juego interior madridista, volvía a ser una auténtica muralla humana, donde Tavares y Garuba conseguían 5 rebotes cada uno dentro de este tercer cuarto. Pero de poco vale defender, si no se consigue anotar. Parcial de 0-1 en dos minutos que el Real Madrid no supo aprovechar. Y es que también Facundo Campazzo se unió a la fiesta del triple fallado con un 0/4 en el tercer cuarto, teniendo tiros liberados. A los blancos les costaba errores anotar y su 18% en el triple no ayudaba nada a conseguirlo. Tanto fallo repercutía en la intensidad para recoger rebotes ofensivos y gracias a ello, los blancos seguían la estela de Bilbao Basket 49-45 minuto 25. Pero en apenas segundos, la desgracia se volvió a cebar con el Real Madrid. Jeff Taylor, quien había conseguido con 5 puntos en este cuarto igualar el choque, 48-47, vio como fue descalificado por doble técnica, lo que provocaba otro jugador menos en la rotación madridista, ya corta de por sí. Dicha acción nos permitió contemplar nuevamente el habitual cambio en el criterio arbitral, señalando a Bilbao Basket en un cuarto, las mismas personales sancionadas en toda la primera parte. Los tiros libres eran una ayuda fundamental para el Real Madrid para hacer frente a Brown y Bouteille que nos demostraban los grandes tiradores que son. Al final llegábamos al descanso con el 60-54 para Bilbao Basket, con un Real Madrid inmerso en un 17% en el triple donde tiradores como Llull, Rudy, Campazzo y Thompkins, contaban con un 1/16 tras tres cuartos.

No era el día del triple, estaba claro. Además Pablo Laso, se encontraba en el dilema de seguir dando minutos a sus jugadores claves, aunque eso determinase subir su media de minutos en la temporada. Pero el Real Madrid, no quería creerse mi afirmación del triple y volvió a intentar la remontada, más allá de la línea de 6.75. Porque, dentro del disparate de partido que estábamos presenciando, el Real Madrid se encontraba con posibilidades de ganar y con una defensa interior de Garuba y de Tavares, para recordar. Algún claro se veía en el partido, pero los jugadores madridistas se empecinaron en el triple. Tanto es así, que en los 15 minutos finales, hicieron un 2/15 que lógicamente determinó el encuentro hacia el equipo rival. Pero su gran actividad defensiva, frenaba el acierto bilbaíno que contaba con un 39% de acierto en tiros de campo. Parecía imposible, que sin acierto de fuera, el Real Madrid pudiese remontar el 75-69 del minuto 37. Pero los blancos lo consiguieron con un sensacional Llull que se fue a 24 puntos, pese a su 6/20 en tiros de campo. Y es que el menorquín consiguió lo impensable y con 11 puntos en este cuarto, forzó la prórroga 77-77.

Una prórroga que no quedará para el recuerdo del baloncesto. Un 5-4 de parcial en 5 minutos, con un escalofriante 1/12 – 0/6 en triples – en tiros de campo del Real Madrid, sobre todo en una jugada que duró 1 minuto con 1/5 en tiros y 4 rebotes ofensivos. Para más inri, el resultado final del encuentro, era el mismo que ha falta de dos minutos y para terminar, Trey Thompkins tuvo la canasta ganadora, pero con el final esperado. Con un 30% en tiros de campo, con 80 lanzamientos, es imposible ganar. Y eso que la victoria se quedó solo a un punto. El Real Madrid perdió la imbatibilidad en la Liga Endesa el día que peores porcentajes pudieron tener. En la parte positiva, la lucha en 45 minutos, con una rotación de 7 jugadores y con Usman Garuba 9 puntos 10 rebotes y Edy Tavares 5 puntos 13 rebotes y 4 tapones, espectaculares.