Inicio / Canastas / Real Madrid Baloncesto / Veteranos y Tavares
Euroliga Jornada 21: Real Madrid 96 Valencia Basket 86

Veteranos y Tavares

La baja de Poirier de última hora provocó un sobre esfuerzo para Edy Tavares que jugó 38 minutos con 18 puntos y 19 rebotes en un partido durísimo que Jared Harper provocó una nueva prórroga con un triplazo en el último segundo. Valencia Basket forzó mucho la intensidad y el físico para desequilibrar al center madridista y estuvo cerca de romper la imbatibilidad como local del Real Madrid. Fantástico Sergio Llull en su partido 1047 anotando 16 puntos, 11 entre el último cuarto y prórroga

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Apenas sumábamos anoche 11 días del año 2024 y el Real Madrid (y Valencia Basket) jugaban su quinto partido de la temporada. Son deportistas de primer nivel, aguanten lo que les echen, cobran mucho… pero siempre estamos detrás de ellos cuando bajan el nivel físico o tienen un mal partido. Precisamente, esto último tendrá que llegar tarde o temprano. Los esfuerzos y la concentración que solicita este calendario es propicio a sufrir prisas, crisis o incluso lesiones por fatiga. Y es que Real Madrid (y Valencia Basket) jugó el pasado martes en Múnich contra el equipo de Pablo Laso y tuvo que ser al final cuando sentenciase el partido. Ahora los blancos, debían jugar contra un viejo conocido, el Valencia Basket que tiene los mismos problemas de calendario que el Real Madrid pero que su clasificación es mucho mas ahogada que la del líder actual de la Euroliga. Los de Álex Mumbru son 10º con 10-10 de balance pero con un 2-3 de en los últimos cinco partidos siendo cuatro partidos jugados en La Fonteta. Anoche tendría otra reválida visitando el único escenario virgen para los equipos rivales, ya que el Real Madrid ha vencido a los 9 rivales que han visitado el WiZink Center.

Publicidad
Clorín

Y cuando Sergio Rodríguez pudo recuperarse de su fuerte gripe, Chus Mateo decidió dar descanso a Vincent Poirier tras su maltrecha caída en Múnich para proteger su tobillo aunque no parece ser nada importante. Y ambos estuvieron en la fiesta de Sergio Llull. Porque el flamante capitán madridista cumplía la friolera de 1047 partidos con el Real Madrid superando a Felipe Reyes como el jugador que más partidos ha vestido la camiseta blanca. Facundo Campazzo, Fabien Causeur, Dzanan Musa, Guerschon Yabusele y Edy Tavares, formaron el quinteto inicial del Real Madrid para enfrentarse a Valencia Basket. Un partido que empezó errático por ambas partes pero donde se acomodó de mejor manera el Valencia Basket que pudo correr con sus dos bases explosivos Jared Harper y Chris Jones. Y es que en apenas 5 minutos veíamos un resultado de 5-9 para Valencia Basket, donde los 5 puntos del Real Madrid vinieron debajo de la zona ya que apenas contaban con un 2/6 en el tiro de campo, mientras que Valencia Basket no se iba muy allá con un 4/11 en sus lanzamientos. Pero no todo residía en el ataque. En defensa pudimos ver a un pletórico Real Madrid con tres tapones colocados y al Valencia Basket aprovechando las cinco pérdidas del equipo de Chus Mateo. Un flojo primer cuarto que fue aprovechado por el equipo valenciano para meter una marcha más para conseguir un parcial de 6-12 para Valencia Basket en tres minutos que para el primer cuarto tan fallón que teníamos era un tesoro. Porque al Real Madrid no le entraba nada, ni lo fácil ni lo difícil y por tanto era lógica la ventaja 16-24 para Valencia Basket al final del primer cuarto. Porque Valencia Basket despertó a tiempo con un 48% en el tiro de campo mientras que el Real Madrid solo podía producir un 21% en el tiro con un 4/19 y un inesperado 2/8 en tiros de dos.

Y es que nadie en el Real Madrid había anotado más de una canasta en juego. Solo les salvaba un 6/8 en tiros libres y las acciones – no aprovechadas – de 6 rebotes ofensivos. Pero no todo era “culpa” del ataque del Real Madrid ya que, con el paso de los minutos, la defensa de Valencia Basket se fue agigantando, también aprovechándose de la baja de Vincent Poirier, pero sobre todo mostrando un físico que absorbía toda defensa madrileña y encontraba una zona muy despoblada. Por tanto no era extraño que nos encontráramos con un peligroso 18-30 para Valencia Basket en el minuto 12 de partido y con una insegura segunda unidad madridista que ya empieza a sentir el cansancio de los minutos jugados en sus piernas. Pero ni los descansos entre cuartos, ni los propios tiempos muertos, servían para recortar diferencias ante un muy buen Valencia que seguía mostrándose intenso en el partido con el 25-34 para Valencia Basket en el minuto 15 de partido. Apenas un punto había reducido el Real Madrid que tuvo que volver a rescatar a Tavares cuatro minutos después de su merecido descanso. Y es que el gigante caboverdiano se convirtió en imprescindible para que el Real Madrid no se quedase detrás en el partido. Tavares conseguía 6 puntos y 3 rebotes para liderar a un Real Madrid que mejoró su ofensiva con un 56% en tiros de campo en el segundo cuarto que le permitió agarrarse al partido con el 35-40 para Valencia Basket al descanso. Era la mejor noticia de un Real Madrid que se recuperaba poco a poco y “no sabía “jugar sin Tavares que llegaba al descanso con 10 puntos y 7 rebotes.

Una primera mitad marcada por el desacierto del que Valencia Basket salió primero y con la ventaja del primer cuarto, supo mantenerse por delante ante un Real Madrid que solo tenía ojos para Edy Tavares. Ya en la segunda mitad, el Real Madrid seguía mejorando poco a poco su ataque y buscaba ahora estabilizarse en defensa y no permitir canastas tan sencillas de su rival como ocurría en la primera parte. Y parece que lo consiguió tras un parcial de 11-3 en cinco minutos que provocó la remontada madridista hasta el 46-43 para el Real Madrid en el minuto 25 de partido gracias a los puntos de Facu Campazzo y Dzanan Musa que dieron un pequeño respiro al grandísimo trabajo realizado por Edy Tavares en la primera mitad. El parcial 11-3 significaba las dos vías, buen ataque y gran defensa ante un Valencia Basket que para nada se iba a rendir. Y para ello utilizó el arma del físico. Intentar robar balones con manotazos, provocar las faltas de Tavares sabiendo que no tenía un sustituto claro e incluso obligar a salir de la zona al caboverdiano para encontrarse la zona libre de enemigos. Y en el Real Madrid hablamos de físico y nos sale el nombre de Guerschon Yabusele que conseguía cinco puntos en su duelo con Damien Inglis y por supuesto Facundo Campazzo que cogió las riendas del equipo para anotar 9 puntos con 2/3 en triples y dando el merecido descanso activo a Tavares. Al final, gracias a la participación de varios jugadores, se terminaba el tercer cuarto con la remontada del Real Madrid hasta el 58-55 y con un 39% de acierto, muy parecido al 41% de Valencia Basket.

Es verdad que los porcentajes son bajos pero al menos, el Real Madrid había despertado de su nefasto primer cuarto endosándole a su rival 42-31 en los dos siguientes. Pero cuidado, Valencia Basket no se iba a rendir y seguiría usando sus tácticas de físico y mucha intensidad para sacar a los blancos de sus casillas. Y quien mejor para destacar contra Edy Tavares que su kriptonita particular llamado Brandon Davies. Personalmente, no conozco ningún otro jugador capaz de atacarle mejor al caboverdiano. Y de momento funcionó porque hubo un parcial de 3-10 para los levantinos en 3 minutos para el 61-65 para Valencia Basket en el minuto 33 de partido. Ya avisábamos, que con unos pobres porcentajes, cualquier racha podría ser definitiva. Todo porque al Real Madrid le costaba anotar con solo 6 puntos en cuatro minutos y sufriendo otro importante parcial de 6-15 para Valencia Basket. Y fue cuando tuvo que aparecer el capitán homenajeado Sergio Llull. Porque cuando las patatas queman Sergio Llull pide protagonismo con dos triples y Sergio Rodríguez con 5 puntos en el tramo final del partido para colocar el 82-79 a falta de 3.1 segundos. Pero Jared Harper disfrazado de Sergio Llull anotaba un triple increíble para llevar el partido a la prórroga con el 82-82 en el marcador.

Como hace una semana, otra prórroga más en el WiZink Center, una prórroga más en las cansadas piernas de los jugadores del Real Madrid. Y aquí de nuevo los protagonistas habían aparecido en el cuarto cuarto, con Brandon Davies en Valencia Basket y Sergio Llull en el Real Madrid. El primero llevaba 17 puntos – 9 en el cuarto cuarto – y se quedó en solo dos puntos más y el segundo volvió a ser el jugador decisivo de siempre para añadir cinco puntos más a su marcador – 11 en los últimos 15 minutos – para romper un partido que seguía igualado 86-85 en el minuto 42. Pero el partido lo terminó decidiendo un tercero del cual hemos hablado mucho y que supo guardarse para llegar con garantías al tramo final del partido. Y no tanto por lo que terminó anotando sino por lo que defendió y lo bien que lo hizo. Un parcial de 9-0 en 2 minutos rompió el partido hasta el definitivo 96-86 para el Real Madrid con un escaso 40% en tiros de campo pero con un Edy Tavares imperial con 18 puntos 19 rebotes 2 asistencias 2 tapones y 32 de valoración. Junto a él, apareció de nuevo Campazzo con 19 puntos 7 asistencias y 28 de valoración. Es la cuarta victoria consecutiva del Real Madrid que sigue firme en el liderato de la clasificación de la Euroliga y que afortunadamente, “solo” va a tener tres partidos esta próxima semana en vez de los cuatro de las dos últimas. Y es que el cansancio es para todos.

Más vídeos del partido en Youtube

Scroll al inicio
Ir al contenido