Inicio / DH5 / El Atleti del niño Torres se come a un irrisorio Fuenlabrada
El Atleti del niño Torres se come a un irrisorio Fuenlabrada
C.F. Fuenlabrada SAD 1-7 Club Atlético de Madrid SAD

El Atleti del niño Torres se come a un irrisorio Fuenlabrada

Segundo mini-derbi de los jugadores del Fuenlabrada en menos de dos meses, que se enfrentaban esta vez al Atlético de Madrid. El conjunto rojiblanco se impuso en el marcador por una enorme diferencia de goles (1-7).

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

Durante el entrenamiento previo al partido, no se paraban de escuchar las ovaciones a Fernando -el niño- Torres a pesar de jugar en campo contrario, no paraba de recibir elogios por parte de la grada, tanto rival como propia. 

Empezaba el partido con un Fuenlabrada muy ofensivo tratando de desorganizar a la defensa rojiblanca. Empezaría el partido con Jaime Amaro convirtiéndose en un auténtico dolor de muelas para la defensa del Atlético de Madrid. A medida que el partido iba a ir avanzando la participación de Jaime iba a ir a menos de manera paralela al Fuenlabrada. Un Fuenlabrada que a cada minuto que pasaba iba a ir estructurando su característico bloque medio-bajo, esperando replegar y salir al contragolpe. 

El primer “chasco” del conjunto local llegaría en el minuto 12 que tras una buena jugada entre Oscar González y el Jebari, que obtuvo un centro en el punto de penalti para que fusilara la portería a placer y abriese el marcador. Minutos más tarde llegaría el segundo gol por parte del conjunto rojiblanco. En el que el lateral del Atlético de Madrid rebasaría su marcaje, pondría un centro espectacular que despejaría el portero dejando el balón muerto en el área y que permitiría que marcase Niño en el minuto 14 de partido. 

A partir del primer gol, la moral y la energía del Fuenlabrada fue a menos y apenas eran capaces de enlazar cuatro o cinco toques seguidos. Además, los laterales del Atleti a partir de entonces se convirtieron en auténticos puñales para la defensa del Fuenlabrada que ya no sabían ni como pararlos, logrando crear jugadas de autentico peligro durante toda la primera parte. 

Empezaba a partir del segundo gol, la presión ofensiva del Atlético de Madrid -con su gran estado físico- empezando la presión cuando el conjunto rojiblanco perdía el balón, adelantando mucho las líneas de presión, esperando el error del conjunto local, del Fuenlabrada. Fruto de esta presión llegaría en el minuto 17 un córner para el conjunto rojiblanco, en el que el defensa visitante, Boñar, fusilaría con una volea perfecta para poner el 0-3 en el marcador. 

El Fuenlabrada a partir del tercer gol, trataría de volver al partido sin suerte. Jaime Amaro -jugador número 10 del Fuenlabrada C.F- lo seguía intentando una y otra mostrando su energía y carácter, pero sin suerte. 

El partido se decantó a favor del equipo entrenado por Fernando Torres una vez que encontraron la manera de salir con el balón jugado logrando romper las líneas de presión del Fuenlabrada, quienes no eran capaces de arrebatar el esférico al conjunto rojiblanco.

A partir del minuto 30 de partido se produciría un destello de calidad por parte de los jugadores del Fuenlabrada -Jaime Amaro, Daniel Carmona, Diego Martínez y Adrián López- que intentaron dormir un poco el partido hasta llegar al descanso sin generar mucho peligro a la zaga visitante. Cuando más metido estaba el conjunto local en el partido fue cuando llegó el cuarto gol en el minuto 37 por parte del conjunto visitante, obra de Adrián Niño quien terminó de hundir la moral local. Minutos más tarde llegaría el quinto gol por parte del conjunto visitante justo antes de acabar la primera parte obra también de Adrián Niño, quien completaría su “hat-trick” particular. 

Empezó la segunda parte de la misma forma que empezó la primera, pero con el objetivo por parte del conjunto local de limpiar su honor y mejorar de manera visible el juego mostrado en la primera parte. 

El Fuenlabrada mejoró su actitud en la segunda parte. Arreglo los errores en la presión y logro incomodar la salida de balón del conjunto rojiblanco, que en la segunda parte les costó más encontrar el camino hacía el área rival. 

La mejora en la presión obtuvo sus frutos cuando en el minuto 69, Adrián López marcó un auténtico golazo recuperando en campo rival y emitiendo un obús que ajustó a la escuadra del portero rojiblanco que no pudo hacer nada al respecto. 

En los minutos finales fue cuando el Atlético de Madrid saco su carácter y colmillo para sentenciar el partido mostrándose muy contundente a los contragolpes y saliendo con 2-3 toques para volver a conseguir romper las líneas de presión corregidas por el conjunto local. Mostrando las grandes condiciones físicas conseguidas e impuestas por Fernando Torres, que tantos años asesoro y le permitieron triunfar en la élite del fútbol. 

Los minutos finales del partido serían un esbozo de los minutos finales de la primera parte. En estos minutos finales, el conjunto entrenado por Fernando Torres marcaría un gol en el minuto 75 -obra de Vasiljevic- y otro en el minuto 87 -obra de Raihani. De esta manera finalizaría el partido con un contundente 1-7 a favor del Atlético de Madrid de Fernando -el niño- Torres. 

 

Scroll al inicio
Ir al contenido