Jª18 GETAFE CF 0-3 CD LEGANÉS

El fútbol es impredecible

Cargando...

La balanza del derbi del sur madrileño se decantó para los pepineros. Los de Sergio Solís consiguen los tres puntos más importantes de esta primera fase y terminan entre los cinco primeros de la clasificación

xxxxxxxxxx

Si las finales suelen dejar sin aliento esta directamente paraba el corazón. Los nervios eran palpables y las emociones estaban a flor de piel. Tras el empate de la Cultural Leonesa contra el Atlético de Pinto, la victoria para el Getafe situaba a los azulones subcampeones de la primera fase. Al Leganés solo le valía ganar. Todo partía a raíz de la victoria del equipo blanquiazul, para que la suerte se pusiera de su parte y el Burgos perdiera contra el Real Valladolid.

Y esta vez la suerte ha estado de parte de los pepineros. Tras una temporada difícil, la lucha, la constancia, el esfuerzo y no rendirse nunca ha terminado dando sus frutos. No solo han cumplido su parte con nota, si no que la victoria del Valladolid contra el Burgos les ha dado el último empujón que necesitaban para terminar en el Top 5 del Subgrupo B.

La primera mitad iniciaba con un Leganés que salía a morir desde el minuto 1. La intensidad y el buen juego del equipo pepinero conseguía que la balanza se inclinara a su favor. Y no iban a tardar en ver los resultados.

En el minuto 9 iba a llegar el primero. Rubén Torres la ponía desde el córner izquierdo para que Víctor rematara en el segundo palo y el balón acabara dentro de la portería de Jean Paul.

Pero ahí no se iba a acabar la ilusión de los blanquiazules. Solo 4 minutos después iban a tener otro córner que les iba a dar la segunda alegría. La ponía Naim desde el córner derecho, lo que podía haber terminado siendo gol olímpico. Pero Jean Paul, bien colocado, sacaba los puños y la despejaba de sus dominios. No iba a ser suficiente el trabajo del portero azulón, porque Kone conseguía ganar el rechace y la remataba de cabeza mándandola al fondo de la portería. Segundo gol de los pepineros que lo celebraban con euforia.

Los azulones iban a intentar dar la réplica, pero el buen juego del Leganés no les iba a dar opción. Hasta tal punto que los pepineros no se conformaban con dos goles y en el minuto 27 iba a llegar el tercero.

Pablo Merino realiza un pase en banda derecha para Rubén Torres y este se marcha por el lateral para acabar centrando al área, donde la estaría esperando Alberto Cruz. El delantero le acaba dando el toque exacto y preciso para terminar metiendo el balón en las redes del equipo azulón.

Los últimos quince minutos de la primera parte se iban a suceder entre la continua presión del Leganés y los intentos incansables del Getafe que no terminaba de crear peligro ni de controlar el partido, pero que ni mucho menos iba a bajar los brazos.

 

En la segunda mitad las llegadas del Getafe iban a aumentar en comparación con los primeros 45 minutos. Los azulones iban a salir más concentrados y con ganas de ir a por el partido, pero los de Sergio Solís no iban a permitirlo. Teniendo el partido prácticamente encauzado no iban a dejar que su rival le diera la vuelta al resultado. La inagotable presión de los blanquiazules, la buena labor defensiva y el partidazo de Alfonso, sólido y atento en su portería, han conseguido frustrar todos los planes que tenían en Getafe.

Y tal como terminaba la primera parte así iba a morir el partido. Los azulones se quedaban rozando con la yema de los dedos la segunda posición que un indomable Leganés no les ha permitido conseguir. Pero incluso así, acabando terceros de grupo después de una gran primera fase.

Para los pepineros no habría podido ir mejor. Gracias a su buen partido y a la victoria del Valladolid, los pepineros terminan esta primera fase quintos de grupo y con la moral renovada.

 

Han salido a morir en el campo con ese espíritu de lucha, la confianza en si mismos y la ilusión de creer que se podía lograr. Han trabajado en equipo, como la familia que son y lo han conseguido. Este equipo es capaz de todo y así lo demuestra en el terreno de juego.