FASE CAMPEONES. Jª1 .- Real Valladolid 3-0 Rayo Vallecano

El Pucela castiga al Rayo Vallecano

Un doblete de Slavy y un tanto postrero del debutante Sergi Esteban dan cuenta de los vallecanos

Cargando...

Los de Iván Amaya se diluyeron en los minutos finales después de no ser capaz de aprovechar las ocasiones que tuvieron en la primera mitad, cuando solo perdían por un gol

xxxxxxxxxx

Escuela CES

El Real Valladolid comenzó la segunda fase como empezó la primera: castigando en Los Anexos a su rival con un Slavy enchufado. Para el Rayo Vallecano, la tormenta no fue la que de lluvia y granizo arreció en la primera mitad, sino el delantero aragonés, que marcó un nuevo doblete para seguir con su idilio con el gol. Aunque los vallecanos tuvieron varios acercamientos peligrosos en el último tramo de ese primer periodo, no atinaron de cara a puerta y lo acabaron pagando en la segunda parte, en la que los blanquivioletas materializaron su superioridad con claridad.

Sin Maroto, los pucelanos modificaron un tanto su apuesta futbolística habitual, enredando menos en zonas traseras y optando por descongestionarse con Slavy, buscando crecer a partir de los controles del delantero para que la línea de cuatro anterior progresara. En una de estas, Adrián Carrión profundizó por la izquierda y puso el servicio para el nueve, que no fue capaz de rematar en el intento de espuela. Apenas un par de minutos después de esa acción, se produjo una semejante, aunque el centro voló por el aire y el colegiado señaló penalti en la disputa.

Vela, quien lo cometió, vio la amarilla, a pesar de la sorpresa generalizada, dado que Slavy no había caído al suelo. Él mismo cogió la responsabilidad de ejecutar la pena máxima y consiguió engañar a Dani Vicente, que se tiró hacia el otro lado. El gol permitió a los de Baptista asentarse en campo rival, fruto de lo que llegaron ocasiones para marcar el segundo. Lo buscaron Adrián Álvarez, Canito y Renato, con diferentes remates sin acierto, tras los cuales el Rayo creció.

Liderados por Dani Rueda, los de Amaya pisaron campo rival con insistencia en el último cuarto de hora de la primera mitad, en el que el '21' disparó al larguero como la opción más clara, junto a un remate de Baladia en una falta directa que evitó Aceves. Cierta inseguridad defensiva por parte de los blanquivioletas espoleó a los visitantes, que se fueron al descanso mejorando las sensaciones a pesar de que la última ocasión fue de Adrián Carrión, a quien la picadita se le marchó fuera.

A la vuelta de vestuarios, y mientras la copiosa lluvia apenas daba tregua, el Rayo mantuvo el tipo. Los centrocampistas blanquivioletas no mostraban la misma capacidad de percutir que antes y, aunque el cuero fue suyo, el juego fue igualado durante muchos minutos, con continuas imprecisiones y sin ocasiones. Después de varias permutas, el Real Valladolid recobró el norte con la entrada de Arroyo, quien terminó de trazar una buena jugada colectiva que acabó en los pies de Slavy, que no falló ante Dani Vicente y puso el 2-0. 

Los vallecanos no le habían perdido la cara al encuentro en los cincuenta minutos anteriores, pero aquello les penalizó mucho. Si cuando la tuvieron no acertaron y mientras la igualdad reinaba no fueron capaces de generar peligro, al encajar el segundo, se diluyeron. Todo lo contrario le sucedió al Pucela, que, espoleado por los futbolistas que salieron de refresco desde el banquillo, móviles y verticales, fueron a por el tercero. Acabó llegando casi con el tiempo cumplido por medio de Sergi Esteban, que debutó de la mejor manera posible: con gol.

El castigo fue excesivo para los de Iván Amaya, que, siendo inferiores en algunos tramos, quizás no lo fueron tanto como para perder por tres goles. Para los de Julio Baptista, sin embargo, la vida sigue igual que en la primera fase, y aunque haya bajas importantes o la tormenta arrecie, es más fácil sonreír si tu escudo lo defiende Slavy.

 

* Foto: Real Valladolid