GRUPO CAMPEONES Jª 5.- REAL VALLADOLID 2-4 REAL MADRID

El Real Madrid acompañará al Atlético de Madrid en la Copa de Campeones

Remontó para vencer en Los Anexos a un correoso Real Valladolid, un igual durante una hora

Cargando...

El resultado de los colchoneros impidió que los merengues tuvieran oportunidad de alzarse con el título en ningún momento

xxxxxxxxxx

El Real Madrid acabó la temporada ocupando la segunda posición del Grupo V de División de Honor después de convertirse en el único equipo capaz de asaltar Los Anexos esta temporada. Pese a la victoria, forjada en una segunda mitad genial, los de Jorge Romero no pudieron alzarse con el título debido a que el Atlético de Madrid no falló en Leganés; es más, los merengues no estuvieron en ningún momento en disposición de ganar la Liga, aunque en alguno, al final, cuando los pepineros marcaron, soñaron mientras hacían sus deberes ante un Real Valladolid que estuvo por delante en dos ocasiones.

Y es que no ha sido este Pucela un rival tan alejado como otros años de los dos transatlánticos. Después de vencer dos semanas atrás al Atleti, el conjunto de Julio Baptista quería cerrar el curso sin mácula en casa, donde no habían perdido. Los blanquivioletas no impidieron a los blancos que llevasen la iniciativa; sabían que quizás era un día para aguardar defendiendo en un 4-4-2, en un bloque medio-alto desde el cual proyectarse. Así, el primer acercamiento con cierto peligro fue suyo, un centro de Diego Moreno que no encontró rematador en los primeros minutos. Por ese lado por el que él se proyectaba, aunque diestro ofensivo, Peter buscó profundizar un par de veces sin lograr incidir.

Dos disparos mansos de Salazar a la media hora, uno en un contragolpe y otro tras una rápida recuperación, se convirtieron en las primeras ocasiones, de nuevo, tímidas, para un Real Madrid que tenía el balón algo más que su rival, aunque no encontraba demasiados espacios. Por su parte, los locales apostaban por la movilidad de su frente ofensivo y por mimar también el cuero en los momentos en los que era suyo, aunque proyectándolo sin demasiados rodeos. En una de estas, Adrián Carrión condujo una nueva transición y la sirvió para Chuky, que, en la zona de tres cuartos, soltó un latigazo que se coló por la escuadra de Lucas Cañizares.

El tanto confirmaba el inconformismo del Real Valladolid y la incomodidad del Real Madrid, que se fue al descanso con el morro torcido, como si no se acabara de creer sus opciones. Pero algo hizo clic en el entretiempo, alguna fibra tocó Jorge Romero, que, unida a las dos permutas que introdujo en la reanudación llevó a los suyos al crecimiento. Pronto, Peter culebreó por fuera y acabó sirviendo impreciso, aunque el rechazo le cayó a él mismo en la frontal, donde pegó duro abajo, pegado al palo, logrando el empate. Aranda comenzó su 'show' particular con un disparo a la cruceta y, cerca de la hora de juego, David remontó con una falta lateral que botó frente a Aceves antes de colarse junto a la madera.

El Pucela, que la había tenido mediante una intentona de Castri, volvió a empatar sin mucha dilación, mediante un penalti por mano que envió Iker a la red. De nuevo Castrillejo lo intentó unos minutos más tarde, pero fue incapaz de volver a porner por delante a los vallisoletanos, ante los que Aranda hizo una exhibición que inició un eslalon en el que se fue escurriendo entre rivales hasta impactar con el cuero y poner el 2-3. Minutos más tarde, a diez del final, volvió a hacer lo mismo, pero en lugar de golpear, se la dio a Loren, que sentenció y puso el foco en Leganés, allí donde el cuadro pepinero acortó distancias... pero volvió a encajar, dejando a los blancos con el molde.

No obstante, aun sin lograr alzarse con el título, para el Real Madrid fue como una prueba de cara a la Copa de Campeones, en la que competirán después de la derrota del Sevilla ante el Málaga en el grupo andaluz, que le permite tener un mejor coeficiente. También, les vale para presumir de haber vencido a un Real Valladolid al que solamente el Alcorcón había sido capaz de doblegar en los albores de la temporada, y que cerró el curso con derrota, pero no con sabor amargo, pues los ocho puntos a los que terminó de los dos primeros, pareciendo bastantes, no son tantos en comparación con otras campañas. Ahora, a esa generación del 2002 tan brillante, el futuro le espera.

* Foto: Real Valladolid