Inicio / DH5 / El Real Madrid campeón de campeones
El Real Madrid campeón de campeones
El Real Madrid campeón de campeones

El Real Madrid campeón de campeones

Los blancos completan una temporada de ensueño y se imponen al Betis en la final con una actuación estelar de Gonzalo Serrano. 

Espectacular la final que vivimos en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Real Madrid y Betis se disputaban en la capital de España el último gran título de la temporada con el que la División de Honor echa el cierre coronando al campeón de los campeones. La final no defraudó. Ambos equipos salieron con un sistema idéntico (4-3-3), pero con armas diferentes. Assane y Ortiz el gran peligro del Betis, potentes, incisivos al contragolpe y, sobre todo, incansables. Por su parte el Real Madrid sin sorpresas en el once con César Palacios y Nico Paz como grandes figuras en su busca por el tercer título de la temporada.

Los primeros minutos se jugaron con una intensidad tremenda por parte de ambos equipos, salió mejor el Betis, con una asfixiante presión que en 5 minutos ya puso en aprietos al conjunto madridista a través de Assane, que estuvo cerca del gol, pero no supo concretar. Los primeros minutos de los de Arbeloa estuvieron lejos de lo que suelen acostumbrar, flojos en los duelos y sobre todo sin controlar su mayor virtud, la posesión del balón. A medida que fue avanzando el encuentro aparecieron Manuel Ángel, Chema, Palacios y el Real Madrid comenzó a dominar el partido. 

Un dominio que supo transformar en gol, y que gol. Los blancos han demostrado esta temporada que a balón parado son muy fuertes, y en la final volvió a quedar claro. En el minuto 14 el Betis no supo despejar de la mejor manera un córner, la pelota quedo rechazada en el punto de penalti y, en un escorzo tremendo, Manu Serrano de chilena por toda la escuadra anotó el primer gol del Real Madrid, que descolocó a los béticos. Pudo replicar a los pocos minutos el conjunto verdiblanco en una acción en la que Assane se llevó por insistencia un balón, que cedió al 7 bético, Ortíz, que mano a mano con el portero blanco buscó un disparo que Chema en una acción defensiva espectacular evitó lanzándose al corte para evitar el empate de los verdiblancos. 

A partir de aquí minutos de tanteo en La Ciudad Deportiva de Las Rozas, el conjunto blanco dominaba el encuentro y estaba cómodo con el 1-0, y el Betis buscaba hilar algún contragolpe e igualar el encuentro. De la misma forma que el balón parado era una de las armas de los de Arbeloa, los béticos también son potentes en este aspecto, y así llego el empate. Cerca del final de los primeros 45 minutos Van Der Putten, en la salida de un córner, con un remate portentoso, por abajo y colocado batió a Diego Piñeiro, que poco pudo hacer. 1-1 al término de la primera parte. 

La segunda mitad se presentaba apasionante. El Real Madrid continuó en su búsqueda del segundo gol persistiendo a través de la posesión, mientras que el conjunto verdiblanco se arropaba en un bloque bajo intentando robar y jugar de manera directa. Un gol en la segunda mitad puede ser decisivo y ninguno de los dos equipos estaban por la labor de encajarlo, ambos conjuntos arriesgaron poco y nadie quería cometer errores. En los primeros instantes apenas vimos a los porteros, sí en algún tímido acercamiento, pero siempre lejos de terminar en gol.

A 10 minutos del final el partido se volvió absolutamente loco. Empezó pegando el Real Madrid, que no quería la prórroga. Primero con un jugadón entre Cesar Palacios, David Jimenéz y Nico Paz estuvo a punto de ser el segundo, pero se fue desviado. Inmediatamente después Gonzalo también pudo anotar para los blancos el segundo, pero se encontró con el guardameta bético. El Betis quiso replicar y también tuvo la suya, pero no fue efectivo. En el 81 Gonzalo decidió que, hasta aquí, él iba a decidir el partido con dos golazos extraordinarios para darle el título al Real Madrid.  

Centro con música desde el costado derecho de David Jiménez a la cabeza del mejor cabeceador juvenil del momento. El ‘7’ remató, sin apenas espacio para hacerlo, de manera inapelable para dejar en la lona al conjunto bético. Los verdiblancos se abrieron y dejaron espacios atrás, Gonzalo lo aprovechó. Un error se paga caro, Van Der Putten falló en salida y regaló el balón a Gonzalo, que con potencia y descaro regateó al único defensa que quedaba para batir después al portero bético con una definición sublime y, así pues, finiquitar el encuentro y llevarse un trofeo que no levantaba desde 2017. 1-3 al final del encuentro en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

De esta forma el Real Madrid pone fin a una temporada de ensueño, para enmarcar, donde se han llevado todos los títulos posibles, tres. Copa del Rey, Liga y Copa de Campeones son los campeonatos que se ha llevado el conjunto blanco en una temporada mágica.  

Scroll al inicio
Ir al contenido