Inicio / DH5 / El Real Valladolid se queda con hambre y tiene que conformarse con el empate
Jª 27.- Real Valladolid 1-1 Rayo Vallecano

El Real Valladolid se queda con hambre y tiene que conformarse con el empate

El efecto Manu es una realidad. El Real Valladolid se quedó con hambre después de neutralizar la diana del Rayo Vallecano. Dio el bocado en el minuto 77 cuando Víctor devolvió la igualada al marcador, pero los blanquivioletas buscaron un mayor botín, quizás otro bocado que hubiera sido definitivo para que su barriga dejara de rugir. No fue así y se tuvo que conformar con un punto ante un hueso duro de roer, un Rayo Vallecano que ocupa una meritoria tercera posición.

El técnico del Real Valladolid introdujo permutas respecto al once que venció al Alcorcón.  Fer Pérez regresó bajo palos, Pedro formó pareja de centrales junto a Arco, Aday recuperó la titularidad después de cumplir sanción y Cristian sustituyó a Nico, que cumplía ciclo de amonestaciones. Con esas cuatro permutas, al cuadro blanquivioleta le tocó ceder la posesión del esférico a su rival. El Rayo Vallecano tomó la iniciativa y se asomó a la portería de Fer Pérez con largas posesiones y fruto de ese dominio llegó el gol de Marcos en el minuto 12.  Lo digirió bien el Real Valladolid y no se escondió la cabeza al verse por detrás en el marcador. Fue entonces cuando se sacudió y se liberó de las cuerdas que le mantenían atado. Empezó a llegar al área vallecana, pero sin llegar a inquietar en exceso.

Los blanquivioletas se pusieron el delantal y el gorro de cocina tras el paso por los vestuarios. Ese guisado insulso de la primera parte desapareció, los locales se pusieron manos a la obra para elaborar una receta exquisita. Fer Pérez emergió bajo palos para mantener el cerrojo y el equipo respondió con carácter y oficio. Arrebató la posesión al cuadro vallecano y se mostró más punzante. La igualada llegó en el minuto 77 en botas de Víctor. De tal palo tal astilla, el hijo del histórico jugador Víctor Fernández, que vistió la camiseta blanquivioleta durante nueve temporadas en dos etapas diferentes, ya exhibe dotes de jugón con 15 años. Su debut no pudo ser más especial. Saltó al césped a la hora de partido y 17 más tarde recogió un pase de Sergi Esteban para ganar la espalda de la defensa y en su mano a mano con Calado, definió con soltura. 

El Real Valladolid buscaba la perfección de su receta y se volcó en busca del sobresaliente, otra diana que le permitiese sumar de tres. Sin embargo, los minutos se fueron evaporando y la disputa acabó con un reparto de puntos que le supo a poco a un Real Valladolid que quiere acabar la temporada entre los siete primeros. Por ahora, se tiene que conformar con esos 35 puntos que le hacen ocupar la novena plaza.

Foto: Real Valladolid.

Scroll al inicio
Ir al contenido