Inicio / DH5 / Fiesta de goles en Ganapanes
Fiesta de goles en Ganapanes
Jº17 A.D. Unión Adarve 3-3 Real Valladolid C.F. S.A.D.

Fiesta de goles en Ganapanes

El Unión Adarve empata como local ante el Valladolid en un partido que estuvo disputado hasta el último minuto. 

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

La Instalación deportiva Vereda de Ganapanes fue testigo de una contienda encarnizada entre el Unión Adarve y el Real Valladolid en esta decimoséptima jornada del grupo cinco de la división de Honor.

Desde que el colegiado De La Mata Martínez dio inicio a este encuentro, se notó el ritmo tan atronador y la voracidad que ambos conjuntos tenían para conseguir los tres puntos. Los goles no tardaron en llegar, ya que apenas en el minuto 2, el Adarve conseguiría abrir el marcador gracias a un balón largo en una transición ofensiva realizada de maravilla por los locales, donde Ruso conseguiría llegar a ese balón antes que el guardameta del Valladolid y trazar un testarazo que terminaría en el primer gol.

Este primer tanto provocó que durante unos minutos a los jugadores del Valladolid se les inyectara una pequeña zozobra que aprovechó el conjunto Santiago para hacerse con el dominio del partido. La tipología de jugadores de los que dispone el Adarve tiende a ser muy corpulenta y de gran altura, por lo que suelen aprovechar mucho las segundas jugadas y duelos aéreos para superar a su rival.

Los Pucelanos jugaban con una defensa adelantada, esto lo utilizarían los locales para enviar continuos balones largos a la espalda de su zaga que eran normalmente ganados por los chicos del Adarve, en especial por su delantero Ruso, que tuvo una interpretación excelente de este tipo de acciones en el partido.

Tras unos veinte primeros minutos donde la propuesta del Unión Adarve estaba siendo superior respecto a la de sus rivales vallisoletanos, las fuerzas se fueron igualando poco a poco hasta que, tras un centro al área blanquirroja, el nueve del Valladolid, Jorge, realizó un giro excelente y se sacó de la chistera un disparo formidable que supuso el empate a uno en el marcador en el minuto 32.

Este gol significó un bálsamo de energía para los visitantes, que pudieron tener la ocasión de remontar el partido en los minutos finales de este primer tiempo, pero dos grandes paradas de Rafael evitaron que el empate se rompiera.

Llegaba así el fin de una primera parte muy entretenida llena de altibajos en cuanto al juego por parte de ambos equipos.

Estos segundos cuarenta y cinco minutos no se quedaron atrás en cuanto a intensidad y sorpresas, ya que nada más pitar el árbitro el inicio del juego, Jorge tuvo una ocasión prácticamente de uno contra uno frente al portero que, para sorpresa de todos, terminaría rematando fuera rozando el palo, en parte gracias a la ayuda de Francisco, que llegaría en el último momento para incomodar un poco al nueve del Valladolid a la hora de ejecutar el disparo.

El Real Valladolid estaba pudiendo hacer mucho daño al Adarve cuando robaba, consiguiendo conectar grandes combinaciones entre líneas que desnudaban a la defensa del equipo local. En uno de estos ataques en el área del Unión Adarve, Daniel intentó despejar con la mala suerte de que justo Sergio Fernández metió el pie con astucia, provocando que el jugador del Adarve impactara en la pierna del 7 pucelano en vez de en el balón, acción que el árbitro interpretaría como penalti.

Sería el mismo Sergio el encargado de transformar el penalti que rompería el empate en el minuto 60. Sin embargo, si algo nos había enseñado este partido, es que el marcador no se mantenía por mucho tiempo a favor de alguno de los dos equipos, ya que el Adarve, tan solo 3 minutos después, empataría de nuevo el encuentro cuando un remate de Patas rebotó en Alejandro, que acabaría metiéndose el balón en propia puerta.

El partido era un auténtico ida y vuelta, donde la velocidad y la verticalidad gobernaban el juego de ambos equipos. Pero fue en el minuto 83 cuando Ruso, que estaba firmando un partido excelso, se inventó el gol de la jornada con un disparo que realizó prácticamente desde el centro del campo, aprovechando que el portero del Valladolid estaba adelantado, y que terminó en un tanto que hizo ponerse patas arriba a Ganapanes.

El sentimiento en el estadio era que el partido estaba finalmente abocado a una victoria de los chicos de Santiago, pero una vez más, el conjunto blanquivioleta demostró que su carácter competitivo es inmenso y lograría un heroico empate in extremis para conseguir marcharse puntuando.

El gol en el minuto 88 llegó tras un centro de Vaquero que enganchó de manera perfecta Diego, poniendo el definitivo empate en el marcador y sellando la fiesta de goles en Ganapanes.

Scroll al inicio
Ir al contenido