Inicio / DH5 / Los pies en el suelo y los goles al cielo
Carpin es central en el juvenil A del Getafe CF

Los pies en el suelo y los goles al cielo

Hace ya tres meses que empezó la temporada en DH5. Tres meses siguiendo a los chicos del juvenil A del Getafe. Como cada año, eso me permite conocerles gracias a toda la gente que acude a verles cada jornada a la Ciudad Deportiva. Y que cruzan fronteras. Esta temporada también quiero que leáis sus perfiles, para que podáis descubrir a estas futuras promesas del fútbol profesional. Esta semana, conocemos a Carpin, en proceso de recuperación de una dura lesión.

Arrastra una lesión desde finales de la temporada pasada, de la cual tuvo que operarse. Dado de alta en rehabilitación, trabaja ya con los readaptadores del club. ¿El objetivo? Recuperarse cuanto antes y poder volver a la competición en DH5. Hoy, en PoblaFM, conocemos a Carpin

Después de estar siete años en el San Fernando y pasar una temporada en el Alcalá, llegó al Getafe CF en juvenil de primer año. Esta pasión le viene desde bien pequeño cuando, con cuatro años, entró en un equipo y empezó a dar patadas a un balón. Entonces, supo que este deporte era lo suyo. 

Ese chaval sencillo, amable y simpático donde los haya, que sueña con ser bombero, tiene a sus espaldas una operación muy dura que le está haciendo perderse el inicio del campeonato. Pero es joven, todavía tiene mucho por delante. No es momento de venirse abajo, todo lo contrario, hay que utilizar ese tiempo para coger fuerzas y volver aún mejor

Lleva jugando al fútbol desde bien pequeño. Aunque estudia un grado medio para asegurarse un futuro, tiene claro que lo suyo está en los campos. Fan de José María Giménez, le gustaría trabajar a las órdenes de Simeone como buen atlético y amante del fútbol que es. Pero lo que realmente le haría ilusión es jugar en Córdoba. Su abuelo nació allí y le encantaría pasar parte de su etapa como futbolista en esa ciudad. 

Contento y orgulloso de pertenecer a un club como el Getafe, forma parte de un equipo que ha crecido mucho últimamente, con muy buena gente que le puede ayudar a desarrollarse y a crecer como futbolista. Forma parte del vestuario del juvenil A del equipo azulón, donde reina el buen rollo y donde el buen ambiente entre cuerpo técnico y jugadores es la máxima más importante. Al frente del vestuario está Gary, por tercera temporada consecutiva, al que muchos consideran un entrenador cercano y directo, pero con mucho carácter. 

Tanto Carpin como el resto de sus compañeros son conscientes de que en el fútbol nadie te regala nada. No todo es color de rosa y, cuando menos te lo esperas, te llega el golpe de realidad que te hace poner los pies en el suelo. Como le pasó a nuestro protagonista azulón con esa lesión que le hizo pasar por quirófano. 

No es un jugador de manías a la hora de saltar al terreno de juego, aunque sí es cierto que, siempre que llega al campo en días de partido, lleva puesta la camiseta de un tío fallecido, al que tiene un especial cariño, y la guarda en la mochila antes de salir al campo. 

Esta temporada volverá a ponerse esa camiseta, estoy segura. Está teniendo una buena recuperación junto a los fisios y readaptadores físicos del club, y seguro que puede volver a jugar y a ayudar a sus compañeros antes de lo que nos podemos imaginar. 

Cuando ese momento llegue, y marque algún gol, no tengo la menor duda de que irá dedicado a ese tío que le cuida y le manda todo el apoyo del mundo desde el más alto de los palcos. 

El mejor recuerdo de Carpín, y de muchos de los que vivimos junto a ellos el final de la temporada pasada, es, sin duda, la victoria en Valdebebas frente al Real Madrid de Raúl González, invicto hasta aquel momento. Consiguieron la permanencia en la categoría después de un año muy difícil. 

Como todo futbolista de categorías inferiores, su sueño es llegar a jugar en Primera División. Está en un club grande y en el camino correcto para conseguirlo. No hay duda de que lo logrará. 

 

 

Scroll al inicio
Ir al contenido