Inicio / DH5 / Neira luce efectividad y tritura al Fuenlabrada
Jª 23- Real Valladolid 4-2 Fuenlabrada

Neira luce efectividad y tritura al Fuenlabrada

El conjunto fuenlabreño logró igualar en el añadido de la primera parte, pero acabó apabullado y sentenciado por el delantero ovetense en estado de gracia

Con la moral por las nubes después de ganar a domicilio el Getafe, llegó el Real Valladolid a sus tierras para esperar a su próxima víctima. Los blanquivioletas se impusieron a un Fuenlabrada que dio guerra en la primera parte logrando igualar la diana de Neira en el tiempo añadido de la primera parte, pero los de Manu Olivas se pusieron el mono de trabajo y gozaron de mayor efectividad en el segundo acto. Víctor firmó el 2-1 y Neira hizo el resto. El atacante, que recaló en el Real Valladolid a principio de temporada procedente del Real Oviedo, no dudó en emprender una nueva aventura después de defender durante 12 años la zamarra ovetense. Es el ojito derecho de Manu Olivas, por la calidad que atesora y por lo bien que se acopla a cualquier sistema. De extremo o delantero, Neira obedece y ejecuta, es ambicioso, perfeccionista y aguerrido. El hat-trick que anotó no se lo quita nadie, una declaración de intenciones para Álvaro Rubio, entrenador del Real Valladolid Promesas.  

De este modo, el Real Valladolid escala hasta la quinta posición después del pinchazo del Rayo Vallecano y sigue sin ceder en su feudo, unos Anexos al Estadio José Zorrilla que ya han contemplado siete victorias y cuatro empates, con el único lunar de la derrota ante el Getafe, con quien los blanquivioletas ya se tomaron su ‘vendetta’.

Pero antes de que el Real Valladolid se anotara su séptima victoria en Los Anexos, Manu Olivas acudió a su ‘laboratorio químico’ para elaborar una nueva fórmula que da lugar a alineaciones inéditas. Combina sustancias para encontrar esa fórmula que garantice el éxito, pero es consciente que en sus manos tiene tantos químicos de alta calidad que en sus múltiples fabricaciones siempre encuentra algo positivo. Nadie es capaz de prevenir qué once jugadores saltaraá de inicio al verde de Los Anexos, la fórmula continúa siendo indescifrable. Tan solo repitieron cinco guerreros respecto al once que pasó por encima del Getafe y que supuso un impulso anímico. Arco, Pascu, Enrique Peña y el goleador Neira repitieron de inicio. Hay que añadir el ya imprescindible Yago San Miguel, que después de superar su grave lesión se está consagrando como una pieza clave en el esquema de Olivas.

Pulso igualado

Con Antonio y Galde en el eje de la zaga, pareja de centrales inédita hasta el momento, el Real Valladolid comenzó a inspeccionar las vías por las que colarse para llegar a la portería de Isaac. Precisamente, fue el central Antonio el que protagonizó la primera ocasión con un disparo al larguero. El Fuenlabrada no se amilanó, pisó terreno rival y puso a prueba los reflejos de Samu. El pulso era igualado, aunque sin ocasiones excesivamente claras hasta la irrupción de Enrique Peña. El extremo internacional con la selección de Perú sub-23 saco el catalejo y mandó un pase filtrado para la carrera de Neira, quien en el mano a mano superó a Isaac. Era el minuto 30 y con la ventaja en el marcador, el Real Valladolid buscó contemporizar el juego, acariciar la pelota con temple y serenidad. Peña pudo hacer el segundo, pero Isaac emergió para enviar el esférico a córner. En esas, el Fuenla sacó la cabeza y comenzó a crecer . Fruto de ese paso adelante, Santos, en el tiempo añadido, estableció en el 1-1 en el marcador con todo por decidir en el segundo acto.

Neira, el francotirador letal

No quiso precipitarse el Real Valladolid tras el paso por los vestuarios. Buscó madurar el partido sin caer en la ansiedad. Neira avisó, pero fue Víctor el que acabó tumbando la estructura defensiva del Fuenlabrada. Como si fuera un doctor en el quirófano, Pascu sacó el bisturí para filtrar un milimétrico pase para Víctor. Solo ante Isaac, el mediapunta definió con galones para volver a poner en ventaja a los blanquivioletas. Entonces, Manu Olivas decidió mover ficha y refrescar a su equipo. Entraron Platero, Diego y Flores y retiró a Arco, Cristian y Enrique Peña.

Con la flecha para arriba, el Real Valladolid aprovechó la inercia positiva para seguir percutiendo. Neira, como aquel que se ve en el espejo grande, fuerte y corpulento, puso el 3-1 y cinco minutos más tarde, en el minuto 75, culminó su gran actuación con un hat-trick. Todo salió a pedir de boca para el atacante ovetense. Victoria, tres goles y la sensación que en cada partido escala cinco peldaños de golpe en su crecimiento personal. El Fuenlabrada, tocado, solo le quedó maquillar el resultado con la diana final de Moha en el minuto 90.

Scroll al inicio
Ir al contenido