Inicio / DH5 / Rumbo de Copa para el Rayo ante un Diocesano luchador
Rumbo de Copa para el Rayo ante un Diocesano luchador
Rumbo de Copa para el Rayo ante un Diocesano luchador
Jª 29: Rayo Vallecano 2 - C.D. Diocesano 0

Rumbo de Copa para el Rayo ante un Diocesano luchador

En una final para ambos, el Rayo Vallecano se impuso al "Dioce" en el encuentro jugado este sábado. Los franjirrojos suman 3 puntos importantísimos en su objetivo de meterse en la Copa con un gol en cada mitad, de Simal y Chumilla respectivamente. A los cacereños les faltó mayor acierto en las áreas para sacar algo positivo de Vallecas y afrontarán en descenso la jornada final.

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

En el último partido liguero en la Ciudad Deportiva de Vallecas, penúltimo de la temporada, el Rayo Vallecano recibía al Club Deportivo Diocesano. Un encuentro trascendental para ambos, ya que los locales buscaban una victoria que le acercara un pasito más hacia la disputa de la Copa, y los visitantes, rascar algún punto en un campo complicado e invicto en este 2019 para escapar de la quema y la agonía del descenso de categoría desde una posición más ventajosa en la jornada de clausura del campeonato. Ambos venían de sumar los máximos en sus anteriores choques, los franjirrojos en Iturbide ante el Canillas por la mínima, y los rojillos en un disputado partido ante un Rayo Majadahonda que este mismo sábado confirmó su permanencia.

Empezó el choque con las disposiciones habladas por los técnicos en vestuarios muy bien asentadas sobre el terreno de juego. La intensidad se inició ya desde el pitido inicial, conscientes todos de lo que estaba en juego. El primer acercamiento fue para los rayistas, con un Aguirre que recibía bien en banda derecha, desbordaba a su marcador y ponía el balón al pichichi Cano. Misma jugada se repetió en banda y área contraria, pero en cambio, no hubo remate, sino despeje de la zaga. El primer disparo de los extremeños se produjo mediada esta primera mitad, por mediación de Nacho. El intento lejano no llevó mayor peligro. Como respuesta, llegó el primer gol cumpliéndose la media hora. Un córner botado desde la izquierda fue despejado por Oriol, pero Simal disparó en esa segunda jugada desde la esquina izquierda del área llevando el balón al fondo de la red. Al Dioce le dolió el gol y Cano pudo poner mayor ventaja con dos ocasiones seguidas, una bien repelida por el guardameta y otra que se marchó desviada. En la recta final sí reaccionó el conjunto de Adolfo Senso, con un disparo precipitado de Jorge en una peligrosa contra y otro de Vadillo, que se marchó raso a un lado del arco defendido por seguridad por Josete.

La segunda mitad empezó con misma dinámica, con la igualdad como nota predominante. El Rayo tocaba el esférico con mayor criterio y tranquilidad, y el Diocesano buscando presionar más en zonas ofensivas. El mismo Jorge llevó un primer intento de empate para ellos con un remate a la media vuelta, pero de nuevo, justo después, llegó de nuevo el castigo del gol contrario. Álvaro Merencio hizo una magnífica jugada por banda, desbordando hacia dentro y adentrándose en zona de peligro, puso el balón a Chumilla, que con calidad, recortó y embocó lo que suponía el segundo y definitivo tanto del partido. A partir de entonces, ya no valía otra que atacar para los visitantes y esperar que el acierto local no fuera el mismo en las contras que pudieran llegar. Optaron por balones por alto y forzar jugadas de estrategia, buscando a su estandarte Iván o a los hombres de refresco. Sin embargo, un colosal Castro despejó todo el peligro que sobrevolaba sus inmediaciones, ayudado por Pablo y Arratia, que creó juego propio y destruyó rival a partes iguales. Los de Ángel Dongil cerraron así con un gran esfuerzo común el encuentro y se jugarán sus opciones definitivas de Copa en el encuentro de Valdebebas ante el Real Madrid. Para el Diocesano, es necesaria la victoria en esta última jornada en un derbi extremeño ante el Almendralejo y que los resultados en otros campos acompañen para poder salvarse. Emoción por todo alto, no cabía esperar otra cosa, para el cierre de esta DH5

 

Scroll al inicio
Ir al contenido