Jª 18.- Real Valladolid 4-2 Burgos CF

Slavy sacude al Burgos

Tres goles del delantero permiten al Real Valladolid remontar en una segunda mitad rotunda

Cargando...

Santi abrió y cerró la cuenta, pero los burgaleses no fueron capaces de sorprender al líder

xxxxxxxxxx

El 'efecto Salvy' ha vuelto. El delantero más "tío tío" de la División de Honor cambió el sino del partido que enfrentaba a Real Valladolid y Burgos con tres goles que echaron por tierra el sacrificio de los burgaleses para contener al líder en la primera mitad. Con un "cucú tras" dio la vuelta al marcador al gol inicial de Santi al tiempo que decía al Leganés "mira tu marcador; ahora mírame a mí". No fue a caballo, como el protagonista del anuncio al final, pero sí dijo "todo es posible cuando estoy en el campo" en su primera titularidad del curso.

El aragonés avisó de lo que podía hacer al final de la primera mitad con un disparo al palo, con el que amenazó con empatar en la primera ocasión de los suyos, que se vieron neutralizados por un Burgos con las ideas muy claras. Si seguramente las tenían desde el inicio, después de aprovechar un mal control de Rayan para poner el cero a uno, por mediación de Santi. Apenas habían transcurrido ocho minutos de juego cuando los de Alejandro Robles transitaron rápido para plantarse en el área y adelantarse, y con ello, su idea se reafirmó.

Los blancos (rojinegros en esta ocasión) cerraron filas intentando evitar que el Pucela se encontrara cómodo, y así fue. Con importante despliegue físico y con continuas ayudas, consiguieron que los blanquivioletas se impacientasen y se mostrasen más de una vez imprecisos. Incluso, Larri, con un remate de cabeza, amenazó la puerta de Miguel en lo que pudo suponer el segundo gol visitante. Entretanto, los de Baptista tenían el balón, pero, aunque se fueron asentando y llevándolo delante, a menudo Slavy estaba muy rodeado o los envíos laterales no encontraban rematador.

Igual que el gol inicial lo había cambiado todo, daba la sensación al descanso de que podía suceder lo mismo si en una de estas los locales empataban, sobre todo si eran capaces de hacerlo pronto. Y así fue: Adrián Carrión sirvió un saque de esquina y Slavy, con un testarazo, empató en el 53'. El aullido se sintió no solo en Los Anexos, sino también en Getafe y Alcorcón, donde había más gente, como el Burgos, jugándose las habichuelas. También, sirvió para despertar el hambre de los suyos, que se personificó en Maroto, que, unos metros más atrás, dominó a su antojo.

Desde ahí, el '10' vio el desmarque de ruptura de Chuky, que fue acompañado Slavy, a quien cedió el balón casi sobre la línea de gol para voltear el resultado en apenas cinco minutos. Sin embargo, el show de '9' no acabó ahí: hizo el tercero aprovechando la buena subida por banda izquierda de Diego Moreno y la triangulación con Adrián Carrión. Hecho el trabajo, 'El Bichito' descansó, aunque no así su equipo, que fue a por más, sin prisa pero sin pausa. Lo encontró con un disparo fuerte de Abel, que marcó el cuarto tras conducir sin oposición en tres cuartos.

Pese a la desventaja, el Burgos no quería quedarse con las malas sensaciones de la remontada e intentó dar un paso adelante. Aunque la hombrada fuera imposible y a nivel clasificatorio ya no sirviera marcar, el paso adelante de los visitantes rompió el partido, ya que el Valladolid se lo compró. Santi, de penalti, acortó distancias, y Abel se encontró con el palo a continuación. Sin complejos, ambos buscaron hacer algún gol más, pero Miguel evitó el de Tudela y a Arroyo se le enredó el balón en los pies cuando quiso completar la goleada, que terminó contenida.

La victoria permite al Real Valladolid avanza a la segunda fase imbatido en casa, con 39 puntos, cinco más que la sorprendente Cultural Leonesa y varios menos que el Atlético de Madrid, segundo del otro grupo, por lo que pasa a la siguiente fase como tercero. Por su parte, los burgaleses intentarán huir del descenso partiendo con 22, más que tres de los que han sido sus rivales en el Subgrupo B y que los cinco del Subgrupo A.

 

* Foto: Real Valladolid