Inicio / DH5 / Soberbia victoria para despedir el 2023
Soberbia victoria para despedir el 2023
Soberbia victoria para despedir el 2023
Jª 15.- Real Valladolid 3-1 UD Sanse

Soberbia victoria para despedir el 2023

Publicidad
Telba Limpieza - El deporte de Madrid, sin escombros

El Real Valladolid despide el año 2023 con un soberbio triunfo y pese a no lograr una plaza para la Copa del Rey, despedirá el año sin remordimientos, con la conciencia tranquila. Los pupilos de Manu Olivas se divierten, tienen las ideas claras y todos reman en la misma dirección. También agradan a su público por su juego vistoso y por su trabajo. Cierran la primera vuelta en el sexto puesto, pero con muchas cosas que decir aún.

Los blanquivioletas afrontaron el choque ante el UD Sanse con numerosas bajas. No estuvieron Víctor, Aranda, Neira, convocados con el Promesas, ni Arnu, que viajó a Castellón para formar parte de la expedición del primer equipo. Ese bendito problema lo solventó rapido Manu Olivas que sabe que sus piezas van a encajar en el puzzle sin necesidad de ejercer presión. El técnico introdujo varias novedades, iniciando por la zaga, que fue ocupada por Galde y el lateral derecho por Flores. Dibujó una medular consistente con Tomy y Cristian, mientras que Diego se encargó de la creación. Yago Rodríguez adelantó su posición y fue el extremo derecho, mientras que Pascu se escoró al extremo izquierdo. Como referencia de ataque un César Porras que se desfondó en cada disputa, pero que no consiguió ver portería.

Compareció algo templado el Real Valladolid, contagiado por la niebla que cubría Los Anexos. Los blanquivioletas fueron cogiendo temperatura mientras que el UD Sanse salió más decidido con Tejeros en modo juguetón. El atacante del UD Sanse no acusó el frío y empezó a moverse por toda la zona caliente local. De hecho, pudo cantar gol, pero su disparo tras un pase picado de Ferreras salió desviado. Los pupilos de Manu Olivas viven tranquilos. Transmiten seguridad y convicción y ningún susto les mete el miedo en el cuerpo. Si se adentraran en la casa del terror de las ferias, su corazón apenas late a más velocidad.

Pasados los primeros cinco minutos del choque, Yago Rodríguez se internó en el área y cedió la pelota atrás. Alli se encontraba Pascu que la pegó con todo el ímpetu, pero su disparo se estrelló en la defensa visitante. El mismo Pascu recogió el rechace para esta vez sí enviar la pelota al fondo de la portería de Jack.

Al Sanse no le pesó el tanto encajado, pero con la pelota en los pies se replanteó como penetrar la aguja en la defensa blanquivioleta. Lo intento Iván González con su buen criterio y su finura en las acciones a balón parado, pero el castillo de naipes local era estable. Entonces un choque entre Galde y Ferreras hizo que el duelo se paralizara. Afortunadamente, ambos jugadores regresaron al tapete sin mayores problemas. El faro seguía siendo Yago Rodríguez, incombustible durante toda la primera parte, que no dudó en progresar en velocidad por la banda y levantar la cabeza para ceder el balón. Pasada la media hora de juego, Pascu botó una falta lateral, el balón se paseo por el área sin que ningún jugador lo despejara y el esférico acabó en las redes para establecer el 2-0. Relucía la maquinaria blanquivioleta. No obstante, antes de llegar al descanso el Real Valladolid dejó con vida al conjunto madrileño. Era el tiempo de prolongación y Samu salió de sus dominios para cortar un pase, Ferreras se anticipó y con varios defensores tratando de cubrir la portería, limó la ventaja local 2-1.

Tenía ganas de regresar al tapete el Sanse para alcanzar la igualada en el marcador, pero se encontró con un Real Valladolid valiente que raramente cede metros a sus rivales. Nada más iniciar la segunda parte Diego, que cuajó un encuentro brillante, cabalgó y se la dejo a Cristian, pero el remate se fue cruzado. Luego fue Hugo San el que fue derribado en la frontal después de picar la pelota por encima de un defensor.

Con el ingreso de Adri Fernández y Vaquero, Pascu regresó a la zona de creación. Poco después, el Sanse se quedó con uno menos por la expulsión de Crespo por doble amarilla. El cuadro madrileño no acusó la inferioridad numérica y tiró de orgullo para buscar la igualada con el siempre hiperactivo Tejeros y con la amenaza de Iván González en velocidad.

Manu Olivas hizo debutar al cadete Sergio Esteban, quien estuvo acompañado de Arco en la zaga. El Real Valladolid quiso aprovechar el desgaste físico de su rival para sentenciar el duelo. Hugo San se volcó con insistencia. Pascu y Thiago cocinaron una magnífica jugada abortada por Jack. Pero el Sanse no entregó las armas. Marcos tuvo el empate con un disparo lateral y Héctor profundizó por el costado izquierdo buscando las cosquillas de Yago Rodríguez.

Se encaraban los últimos minutos del partido y Pascu ejecutó de manera magistral un saque de esquina cerrado para que Thiago rematara a placer en el minuto 86. Con el duelo sentenciado, Yago Rodríguez quiso emular el gol que anotó ante el Real Madrid y lucir su potente disparo, pero su chut desde más de 20 metros se topó con la madera.

Tres puntos más para un Real Valladolid que apenas ha dado muestras de debilidad durante esta primera vuelta y deja unas gratas sensaciones.

Foto: Real Valladolid

Scroll al inicio
Ir al contenido