Inicio / DH5 / Un Rayo Alcobendas arrollador
RAYO.CRUZ
Jº 30. RAYO ALCOBENDAS 4-1 LA CRUZ VILLANOVENSE

Un Rayo Alcobendas arrollador

El Rayo Alcobendas se despide de su gente a lo grande, con un partido inmenso y goleando a la Cruz Villanovense. Victoria plácida para los de Rubén Bullón para seguir arriba en su primer año en la máxima categoría juvenil del fútbol español. Hay que recalcarlo una y otra vez porque no es fácil como un equipo tan humilde compite contra los mejores equipos y filiales y de la manera en la que lo hace.

Llegaba el equipo local a esta penúltima cita del campeonato doméstico, la última en su casa, ante su afición en un estado de forma impecable. Encadenan más de cinco partidos sin conocer la derrota, la mejor racha en lo que llevan de temporada, lo que les permite soñar con alcanzar esa quinta posición. Enfrente, estaba el cuadro extremeño que viajaba a Madrid con los deberes ya hechos, ya que, pese a que llevan dos partidos sin cosechar alguna victoria, el objetivo ya lo han alcanzado y con una buena nota, lo que les permite pasar las últimas jornadas relajados.

Desde el inicio del choque, se vio cuál iba a ser el guión del encuentro. Los locales jugaron con el balón, como no podía ser de otra manera; mientras que el equipo extremeño se defendía tapando todos los huecos con una línea adelantada, haciendo pequeño el campo y obligando a que se juegue en un palmo de terreno.

Pronto se iba abrir el marcador con un gran remate de Gonzalo a balón parado puso a los visitantes en ventaja a los pocos minutos de juego. Se le ponía las cosas difíciles al conjunto local, aunque es cierto que mejor encajar un tanto ahora al inicio del choque que cuando quede poco tiempo.

El Rayo Alcobendas empezó a expandir su control sobre el juego en campo contrario, acumulando a jugadores en campo rival y recuperando rápido el esférico. Con la presión constante encontraron su premio gracias también a la ayuda rival que les regaló el balón para que “Rami” igualase el encuentro en un error garrafal de cuadro visitante en la salida del cuero desde atrás.

El aspecto mental juega también un papel importante en este mundo y más en estas categorías. Y sino te levantas e intentas recuperarte después de que el adversario te anote un gol, lo siguiente va ser peor. Es justo lo que le paso al cuadro de Villanueva de la Serena que no supieron encajar bien el golpe y en cuestión de minutos todo se les vino abajo.

En apenas diez minutos, encajaron tres goles que dejo encarrilado el choque para los de Miguel Ángel Quejigo. El primero fue de Carlos Martín tras una acción individual muy buena. El 3-1 iba a ser de Camacho tras superar al cancerbero en un mano a mano. El cuatro y el último gol iba ser de Isi.

En la reanudación del choque hubo más alternancias en el juego. Los dos querían ir a por el gol. Había mucha menos intensidad. Ninguno especulaba. Sobre todo, se vio a una el cuadro visitante que quería dar un paso más hacia arriba, presionando más en bloque alto para recuperar el balón cerca del área del rival y con la intención de igualar acercarse en el marcador.

El Rayo tenía el partido donde quería. El partido se estaba convirtiendo en un monólogo de los locales que se acercaban una y otra vez a la portería contraría en busca de crear una brecha más en el marcador. Con el 4-1 en el luminoso y más de media hora por delante, el encuentro bajó el ritmo, pero el equipo de casa quería más. Se estaba divirtiendo. Todos se gustan y estaban realizando un gran encuentro.

En la recta final, el conjunto visitante optó por jugar el balón al área con muchos jugadores, pero sin mucha efectividad. Apenas vieron puerta sus remates. De hecho, el Rayo Alcobendas tuvo ocasiones más claras para aumentar más las distancias, pero no estuvieron finos de cara a puerta.

Scroll al inicio
Ir al contenido