Inicio / Fuera de juego / ‘Mystic River’: ¡Qué bueno es Don Clint!
‘Mystic River’: ¡Qué bueno es Don Clint!
‘Mystic River’: ¡Qué bueno es Don Clint!
El cumpleaños de las películas

‘Mystic River’: ¡Qué bueno es Don Clint!

Publicidad
Productos Zabala

¿Qué? ¿Alguna pega? ¿Os habéis quedado a gusto con semejante lección de cine? Lo pregunto porque tal vez sigáis sin estar del todo satisfechos. ¿Cómo? Ah, que os ha gustado. Bueno hombre, menos mal. De todas formas, sino lo tenéis claro, siempre podéis recurrir a “Gran Torino” o a “Million Dollar Baby”. Y ya si con esas la cosa sigue igual, es que no tenéis remedio.

Perdonad. Estaba conversando con un par de críticos que tienen la desgracia de no poder disfrutar nunca al cien por cien del señor Eastwood. Una auténtica lástima la verdad. Está claro que, no importa cuantos años pasen ni cuantas obras maestras nos haya dejado desde que decidió empezar a contar historias, sus detractores siempre estarán ahí (en el viejo poblado del oeste de Tabernas). Otra cosa no, pero de eso, al igual que de cine, Clint sabe bastante.

No obstante, ni sus más fieles enemigos pudieron buscarle las cosquillas a “Mystic River”, aunque estoy seguro de que alguno tuvo la osadía de intentarlo. La cumpleañera, además de ser alabada por la crítica y premiada por la academia, es con total seguridad una de las cinco mejores películas de su autor. Experto en abordar los entresijos del alma humana, con esta obra asistimos a una trágica historia de amistad. La de Sean (Kevin Bacon), Jimmy (Sean Pean) y Dave (Tim Robbins). Tres niños que en su día fueron abordados por unos supuestos policías mientras jugaban inocentemente en las calles de su barrio. Sólo Dave subió al coche de estos, pero como Sean dice al final de la cinta, se puede decir que, a fin de cuentas, los tres lo hicieron.

Veinticinco años después, los tres amigos se vuelven a encontrar. El asesinato de la hija mayor de Jimmy será la causa del reencuentro. Ellos no son los mismos, hace tiempo que dejaron de serlo y lo saben. La cárcel, los recuerdos de un pasado que no se olvida o simplemente el paso del tiempo han hecho mella en esos tres niños. Convertidos en hombres, tendrán que hacer frente a viejos fantasmas en esta trama cuya tensión dura hasta el último minuto del film.

Pocos thrillers hay en lo que llevamos de siglo como “Mystic River”. Tal vez porque el calificativo de película de suspense se le queda corto. Tenemos una historia de intriga sobre un brutal asesinato, sí, pero sobre todo tenemos un estudio sobre el ser humano. La culpa, los traumas, el miedo, ellos son los verdaderos protagonistas de la cinta, y los formidables Pean, Robbins y Bacon, los que les ponen cara.                        

Tras dos horas de ese cine que hace que no te puedas despegar del asiento, todo terminará con un final abierto en el que los espectadores sacarán diferentes conclusiones sobre lo que acaban de ver. La mía, la tengo clara y es la siguiente: ¡Qué infravalorado está Clint Eastwood!

 

 

Foto de portada de Senscritique

Scroll al inicio
Ir al contenido