Inicio / Fuera de juego / Ya les echaréis de menos, ya…

Ya les echaréis de menos, ya…

Reconozco que en el fondo me lo esperaba. Era, prácticamente, una utopía pensar que la misma academia que ya ninguneó al señor de la derecha cuando todavía acudía a las ceremonias con obras bajo el brazo como “Uno de los nuestros” o “Taxi Driver”, se portaría bien con él. Al fin y al cabo, son los Óscar. Eso de premiar a las leyendas no va mucho con ellos. Pregúntenle a Clint Eastwood o a un tal Hitchcock.

Aun así, por primera vez en mi vida, me quedé a verlos. Consciente de que estaba todo el pescado vendido, pero al mismo tiempo deseando que ocurriese algún milagro para que al menos alguno de los dos de arriba no se fuese de vacío. “¿No creo, ¿no? Digo yo que al menos un Óscar menor tiene que caer. Lo de Robert está difícil, pero al otro ya le dejaron con un 0/10 de diez hace cuatro años. El Óscar a la mejor fotografía, aunque sea…” Más o menos ese fue el diálogo que mantuve conmigo mismo durante las tres horas y media que duró la ceremonia. Que osado fui.

La gala transcurrió como se había previsto. Sin sorpresas. Quizá la de “American Fiction” haciéndose con el galardón del Mejor Guion Adaptado, pero nada más. Emma Stone consolidó aún más su condición de mejor actriz del momento con una nueva estatuilla, “Barbie” solo hizo acto de presencia y Oppenheimer” logró siete de sus trece nominaciones. Me alegro por el Óscar de Nolan a Mejor director, qué alivio será para mis oídos dejar de escuchar la verborrea habitual de sus frikis y de algunos “entendidos” de cine que se aliaban para luchar contra la tremendísima injusticia que suponía el que este hombre no tuviese su premio.

Tras esta rajada, con la que me quedo la mar de a gusto, diré que tampoco creo que se pueda hablar de tongo. El motivo de mi descontento no es ese. Quitando dos Óscar, creo que el resto son justos vencedores. Incluso los de “Oppenheimer”. Aunque su director me dé una gran pereza, era imposible negarles el reconocimiento a sus dos actores principales.

Cillian Murphy es un actorazo. Lo lleva siendo muchos años, desde aquella joya que es “El viento que agita la cebada”. En cuanto a Robert Downey JR, es la primera vez que le ves y no piensas en Iron Man, por lo que entiendo que se imponga a De Niro en esta ocasión, pese a que la actuación de este, es tan buena como la del ganador y que tampoco hubiera estado de más premiarle a él. Pero claro, no le puedes pedir peras al olmo.

Sin embargo, no termino de dar crédito a lo que le han hecho a Scorsese. Al margen de que para mí su película, y la fotografía de esta, es la mejor de las nominadas, me parece deleznable que el director más grande que había sentado en las butacas del teatro Dolby de Los Ángeles tenga un total de cero premios de las veinte nominaciones que ha recibido entre “El Irlandés” y “Los asesinos de la luna”. Con diferencia, junto al Lobo de Wall Street (que tampoco se llevó nada en su día) sus dos mejores películas en lo que va de siglo.

Es larga la lista de feos que le han hecho a lo largo de su carrera, pero considero que esta es la gota que colma el vaso. Más que nada porque a sus casi ochenta y dos años, cuesta pensar que le queden más de dos películas a la altura de su legado. Lo mismo podemos decir de Robert De Niro. Se trata de un tándem que cada día que pasa es más pasado que presente.

Ambos son leyendas y no necesitan un Óscar para que sepamos quienes son, pero tampoco procede esta falta de consideración que están teniendo hacia ellos. Son los que continuaron el legado de los mitos del Hollywood clásico, los que pusieron a la industria donde está y los que hacen que la gente siga creyendo en la magia del séptimo arte aun teniendo que soportar muchos bodrios infumables que nos cuelan como obras maestras.

Lo peor será cuando no estén y los que hoy no tienen la vergüenza torera de valorarles en vida lo que todavía siguen haciendo a su avanzada edad, salgan con homenajes y palabras bonitas hacia estos dos grandes del cine.

En fin, por lo menos pude quitarme el mal sabor de boca viendo al eterno Al Pacino pasearse por el escenario para entregar el último premio de la manera que le dio la real gana.  

Imagen de listlove.com

Más noticias sobre...

Scroll al inicio
Ir al contenido