Inicio / Fútbol / 90 minutos, poca historia
Jº27. Unión Adarve 0-1 C.F. Rayo Majadahonda

90 minutos, poca historia

El Rayo Majadahonda gana por la mínima al Unión Adarve y consigue su segunda victoria consecutiva, manteniendo el duelo por la tercera plaza contra el Leganés.

Con un sol radiante que iluminaba todo Ganapanes, el colegiado Álvaro García Padilla daba comienzo a este duelo de la vigesimoséptima jornada de liga del grupo 5 de la División de Honor entre el Unión Adarve y el Rayo Majadahonda.

El conjunto local llegaba con la imperiosa necesidad de volver a ganar, tras haber acumulado tres derrotas seguidas. Por otro lado, el Rayo Majadahonda esta consiguiendo realizar una temporada excelente, muy por encima de las expectativas iniciales al comenzar la campaña.

Los primeros minutos nos ofrecieron un claro indicio de cómo se desarrollaría el encuentro, con el Rayo siendo el equipo que tomaba la iniciativa con balón, con una salida limpia de juego y una construcción de los ataques lenta y medida. Gracias a la gran capacidad que tienen los chicos dirigidos por Jesús Arribas para desarrollar su estilo, consiguieron adormecer el juego tan directo que suele mostrar el Adarve en Ganapanes.

A pesar del buen posicionamiento y tenencia del balón del Rayo Majadahonda, este fue incapaz de atemorizar a la portería rival en todo el primer tiempo, limitándose a tiros que no supusieron un estrés para la zaga del Adarve. El mismo patrón sucedió con los locales, que aunque estaban siendo inferiores, en otros encuentros que también lo eran, acababan consiguiendo vías mediante su juego directo para dañar al contrario. Sin embargo, en estos primeros cuarenta y cinco minutos fueron inoperantes.

Tras el paso por los vestuarios, el Adarve dio un golpe encima de la mesa y cambió el ritmo del partido, adelantando líneas y generando que el encuentro se abriese por completo. Ruso, delantero estrella de los lobos, tuvo varias oportunidades para poder anotar, pero el buen hacer de la defensa del Majadahonda logró frenar estos embates.

Pasados los primeros veinte minutos, el equipo visitante consiguió retomar su dominio, pero esta vez con un punto más de vértigo para desordenar y romper las líneas del Unión Adarve. La gran labor del Rayo tuvo su premio en el minuto 84, cuando Guillermo, tras una jugada individual excelente, marcó el primer y único tanto del partido, permitiendo al Rayo Majadahonda seguir en la lucha por el tercer puesto.

Tras esta derrota, el Adarve se medirá ante el Villanovense de nuevo como locales.

Scroll al inicio
Ir al contenido