Inicio / Fútbol / Fútbol de Primera / Revolución infructuosa
Revolución infructuosa
Revolución infructuosa
Valencia CF 1-0 CD Leganés

Revolución infructuosa

Flojo partido del Leganés que presenta hasta ocho cambios en la alineación. Declaración de intenciones de Garitano que desperdicia los puntos de Mestalla. El equipo pepinero nunca dio sensación de peligro ante un Valencia que consigue salir definitivamente de la zona de abajo.

Se esperaba una revolución en el once de Asier Garitano y así fue. El preparador vasco se permitió el lujo de dejar en casa a Szymanowski, Diego Rico y Gabriel, para visitar el campo del Valencia por segunda vez esta temporada (la otra fue en Copa del Rey). Además, únicamente tres fueron los jugadores del Leganés que repitieron titularidad con respecto al partido ante el Deportivo: Herrerín, Siovas y Rubén Pérez. Un equipo alternativo se plantaba en Mestalla para ver qué pasaba.

Las predicciones no fallaron y el inicio del partido fue el esperado. El Valencia sabía qué quería y cómo lo quería: salir cuanto antes de los puestos de abajo para tener un final de temporada tranquilo a base de meter intensidad y arrinconar a su rival desde el principio. Hasta diez remates contabilizó el equipo de Voro en la primera mitad que se saldaron con un gol, el de Mangala tras un saque de esquina. Fallo tremendo en la defensa blanquiazul al no despejar con contundencia la pelota tras una serie de rechaces en el área pequeña. Bakkali y Zaza personificaban las oleadas del Valencia que veía que solo le faltaba puntería, ya que Herrerín (el mejor de largo hoy) desbarataba una y otra ocasión ché. 

En el intermedio, Garitano se daba cuenta de que su equipo alternativo solo era capaz de aguantar al Valencia y que le costaba un mundo pasar del centro del campo, no digo ya crear peligro…Por lo tanto, dio entrada a El Zhar buscando lo que faltó en la primera parte: ideas y dinamismo en el atque. Sus jugadores conseguían en cierto modo equilibrar las fuerzas, haciendo el partido más parejo pero seguían sin ver la portería de Diego Alves. Ni un remate entre los tres palos a lo largo de los noventa minutos.

Mientras, en la otra orilla, el valencianismo volvía a disfrutar (curioso que en los últimos tiempos el aficionado del Valencia le valga con no estar metido en problemas), con su equipo que estaba consiguiendo buenos resultados: tres victorias en los últimos cuatro partidos y superando a Las Palmas en la tabla.

Sin embargo, de todo se pueden sacar cosas positivas y este partido no iba a ser menos. Destacar las intervenciones de mértio que tuvo Iago Herrerín que una vez más vuelve a sostener a su equipo en el  marcador, la seguridad defensiva que únicamente fue superada por un fallo en un saque de esquina y por último, la competitividad del equipo que disputa todos los partidos sean en el campo que sean, cuando a principo de temporada, luchar tres partidos seguidos era una utopía.

Veremos, entonces, qué pasa el sábado en un partido a todo o nada, presumiblemente con los ´titulares´ descansados después de que a Garitano le haya dado por desperdiciar los puntos de la noche de hoy en Mestalla. Están en Leganés como para desaprovecharlos…

 

Scroll al inicio
Ir al contenido