Inicio / Fútbol / Fútbol de Primera / Se quedó Buendía
Se quedó Buendía
Se quedó Buendía
El Getafe termina la liga regular tercero y jugará por ascender

Se quedó Buendía

Última jornada de liga en la que se decidía cuándo y contra qué equipo se jugaría el Getafe la primera ronda por el ascenso a Primera División. Stefan adelantó a los azulones, pero los de Bordalás tuvieron que remontar tras el descanso. De nuevo Stefan y Emi dieron el empate a un Getafe que se medirá al Huesca la próxima semana

La temporada regular llegaba a su fin en Segunda División y los nervios en todos los campos implicados en el ascenso y descenso estaban a flor de piel durante la tarde de sábado. El Getafe necesitaba un solo punto para certificar su tercer puesto –y partir con cierta ventaja en los playoff-, por lo que saltó al césped del Iberostar Estadio con ganas de cerrar el partido cuanto antes.

Para el partido frente a un Mallorca desahuciado, Bordalás eligió un once muy poco habitual en los azulones, con jugadores que han disputado pocos minutos y dando descanso a los más utilizados. Peña sustituyó a Molinero en el lateral, Paul Anton ocupó el puesto de Sergio Mora, Fuster hizo de Portillo y Stefan fue la referencia arriba.

Cuando aun no se habían disputado ni diez minutos, Stefan adelantó a los suyos en el marcador. El Getafe dominaba el partido y no tenía que mirar a sus rivales. Pero con el Geta nunca se sabe qué esperar y unos minutos después el Mallorca igualaba el partido. Empezaba un runrún que tras el descanso se convirtió en realidad con los locales ponían el 2-1. En ese momento, los aficionados getafenses consultaban la tabla clasificatoria para poder establecer la hoja de ruta hacia el ascenso. En ese momento nada cambiaba, ya que el Cádiz no conseguía vencer al Valladolid.

Stefan volvió a empatar el partido para devolver la tranquilidad –el puesto en la clasificación condiciona cuándo se jugará el primer partido de la eliminatoria de ascenso, por lo que más de un aficionado ya estaba planeando los desplazamientos-. Pero el delantero yugoslavo, que con la gran temporada de Jorge Molina no ha disfrutado de demasiados minutos, tenía demasiada hambre de gol y marcó en su propia portería el 3-2.

La incertidumbre duró demasiado, además coincidió con cambios en el resto de marcadores y los azulones se movían entre las posibilidades de viajar a Valladolid o a Huesca. Cuando quedaban cinco minutos de partido, y sin sufrimiento por el tercer puesto porque el Valladolid le ganaba al Cádiz, Emi Buendía decidió que era un buen momento para reivindicar su rol en el equipo. El hispano-argentino no ha gozado de la confianza del entrenador durante la temporada, pero ayer aprovechó uno de los primeros balones que tocó para hacer el tercer gol azulón y fijar el empate en un marcador que ya no se movería.

Poca historia más. Los partidos fueron terminando y el Getafe conoció a su rival en la primera batalla por el ascenso. Los azulones tendrán que vencer al Huesca si quieren seguir soñando con volver a Primera División tan solo un año después de perder la categoría.

Más noticias sobre...

Scroll al inicio
Ir al contenido