Inicio / Fútbol / Fútbol de Segunda B / Borja Pérez, ex futbolista: “Tuve suerte de llevarme bien con el fútbol”
Borja Pérez, ex futbolista: "Tuve suerte de llevarme bien con el fútbol"
Borja Pérez, ex futbolista: "Tuve suerte de llevarme bien con el fútbol"

Borja Pérez, ex futbolista: “Tuve suerte de llevarme bien con el fútbol”

Nuestro protagonista de hoy ha llegado a ser profesional del mundo del fútbol, algo de lo que pueden presumir muy pocos de los que lo intentan. A pesar de triunfar en un mundo tan difícil y competitivo, no se olvida de sus orígenes y destaca su respeto al futbol modesto y a las categorías inferiores.

Leo en tu perfil de twitter que dices que tuviste suerte de llevarte bien con el fútbol…

A lo mejor me podía haber ido mejor, pero, también, me podía haber ido peor. Solamente he pasado por un concurso de acreedores y por una lesión grave de rodilla que, únicamente, fueron 4 meses. Así que puedo decir que en líneas generales el fútbol se llevó bien conmigo. Así que ahora, viendo los toros desde la barrera, pues lo veo con orgullo porque hice lo que pude y estoy muy orgulloso.

Has logrado mucho más de lo que consigue la mayoría que es ganarte la vida como profesional del fútbol. Echando la vista atrás ¿por qué crees que no llegaste, por ejemplo, a jugar en primera?

No sé qué decirte. Quizá tenga la retirada muy cercana y no me haya permitido preguntarme por esa cuestión. Al final son distintos factores. Estuve a punto de ascender a primera con el Alcorcón, a lo mejor esa era mi oportunidad. Y la verdad es que llegue a jugar en primera división en el extranjero, aunque fuera en una liga menor. Al final las cosas son como son y no hay que darle más vueltas.

¿Cómo te va la vida? ¿Cómo estás llevando tu retirada del mundo del fútbol a un nivel digamos más profesional?

Bueno lo llevo bien. Es cierto que los fines de semana aprovecho para hacer cosas que antes no podía. Tengo dos niños pequeñitos y ahora disfruto mucho más de ellos. Y paso mucho más tiempo con mi mujer. Y los fines de semana no me acuerdo mucho. Sí que me acuerdo más en el día a día lo de estar en un vestuario, las cenas de los jueves, las risas con los compañeros… Eso sí que lo echo en falta. Pero lo llevo bien. El trabajo que realizo ahora está muy vinculado al mundo del fútbol y los domingos juego en el equipo del colegio donde estudié y así me quito el mono del fútbol. No me he desvinculado del todo del mundo del fútbol y esa es la clave.

¿Cómo surge la idea de seguir jugando en el Santa María del Pilar, el equipo de tu cole?

Ahí comencé y ahí quiero terminar. Es una cuestión de sentimientos. Ahí conocí a mi  mujer, mis amigos siguen siendo los mismos y entonces me hacía especial ilusión jugar con ellos. El entrenador, que es un  amigo de toda la vida, me llamó y no tuve dudas en aceptar.

Después de todo lo que has vivido en el mundo del fútbol, ¿Qué te aporta esta experiencia?, ¿De dónde saca uno la motivación para seguir compitiendo?

Al principio era quitarme un poco el mono, el entrenar, el no engordar… De vez en cuando voy a entrenar entre semana cuando puedo y los domingos me quito en mono. Creo que soy un tío comprometido y cuando tomo una decisión voy a por todas. Ahora estamos luchando para ascender a primera regional y sigo teniendo el mono de competir y la ilusión de lograr ese ascenso.

¿Qué ha supuesto para ti el fútbol en tu vida?

Todo, absolutamente todo. Era mi ilusión, era mi sueño. Tuve la suerte de estudiar una carrera y hacer un master de derecho deportivo, lo que me permite mantenerme muy vinculado. Para mí el fútbol lo es todo.

Tengo entendido que eres abogado de derecho deportivo, una especialidad que creo que cada vez tiene más auge y recorrido…

Cuando con 18 años me planteé qué hacer éste era un campo virgen por así decirlo. La gente se empezaba a especializar y la gente empezaba a hacer másteres sobre esta cuestión y sí que es cierto que se ha puesto de moda. Al fin y al cabo el mundo del fútbol se está profesionalizando y las entidades deportivas demandan de profesionales de este sector. Pese a que es un mundo muy pequeño de momento hay trabajo.

¿Cuáles son los temas principales que trata o defiende un abogado especializado en derecho deportivo?

Pues como en cada rama del derecho hay muchas especialidades: la laboral, la civil, la mercantil… de todo… Yo estoy más centrado en la rama civil y laboral con contratos, reclamaciones

¿Crees que por norma general están bien defendidos y protegidos los derechos de los futbolistas del futbol modesto?

En el fútbol modesto, no. En el profesional, sí. Desde hace tiempo se ha profesionalizado y creo que la liga implementó una estrategia que está dando resultados.El fútbol modesto es la parte más olvidada del fútbol. El fútbol profesional se sustenta de la segunda b, de la tercera, de las regionales y de los juveniles  y creo que es un mundo que debe de cambiar porque es interesante y bonito que se puede trabajar mucho en ello.

¿Y cómo se puede defender los derechos de los más modestos?

Por ejemplo trabajar en lograr más ingresos, dando una vuelta a las competiciones, cambiar la segunda b, la tercera, la copa del Rey… Intentar que se retransmitan más partidos de estas categorías. Por ejemplo, como la Copa inglesa, algo de lo que tengo envidia sana. Creo que hay jugadores muy buenos en la segunda división b y creo que nos podríamos fijar en el modelo inglés.

¿Cuál ha sido el mejor y peor momento que has vivido en un campo de futbol?

Momentos positivos tengo bastantes. Desde el debut en segunda B con el Leganés de los famosos argentinos, el ascenso del año pasado del Sanse, “el Arcorconazo”, el ascenso del Alicante… es que no sé… he disfrutado de muchos y muy buenos momentos. No podría quedarme solo con uno. De ahí por lo que te decía que he tenido la suerte de que el futbol se haya llevado bien conmigo. He jugado en muchos equipos, en ciudades fantásticas…

Se puede disfrutar del fútbol en cualquier categoría, lo importante es vivir la profesión…

Siempre les digo a mis amigos que me pongan una bola en medio y que compitan por algo, sea en regional, sea en primera división. Jugando al fútbol me evado de problemas y de tensiones y esa es la magia del fútbol.

Qué importante es la familia en la vida de un futbolista…

Sí, hacen unos esfuerzos titánicos, semanas santas, bodas de hermanos que no he podido ir… Hay muchas cosas que la gente no ve  pero que exige muchos sacrificios. He tenido dos años duros porque trabajaba y jugaba y era complicado compaginarlo. Pero la familia siempre me ha respetado y me ha echado una mano.

¿Qué consejos les darías a los más jóvenes  que sueñan ese objetivo?

Hasta que lleguen a una competición profesional se lo tienen que tomar como una diversión. Como un hobby pero como algo opcional porque llegan muy pocos. Estuve en la cantera del Madrid 8 años  y siempre tenía jugadores mejor que yo y siempre terminaba jugando.  Yo he visto muchos juguetes rotos. El fútbol tiene una vida laboral muy corta por desgracia y que si tienes la suerte de hacer dinero y tener cabeza, pues perfecto. Pero es necesario pensar en el día de mañana y tienes tiempo para todo mientras juegas al fútbol. Eres un privilegiado y puedes compatibilizarlo el fútbol con algo que te sirva para el día de mañana. Mi consejo es que disfruten y que se formen.

¿No te llama la atención los banquillos, o ser, por ejemplo, director deportivo?

Quizá de algo de lo que me arrepienta de estos años es de no haberme sacado el título. De momento no me lo planteo. Nunca se sabe lo que pueda pasar pero espero seguir vinculado al mundo del fútbol.

 

Scroll al inicio
Ir al contenido