Inicio / Fútbol / Fútbol de Segunda B / Sin goles en el Cerro del Espino
Sin goles en el Cerro del Espino
Sin goles en el Cerro del Espino
Rayo Majadahonda 0-0 Navalcarnero

Sin goles en el Cerro del Espino

El Rayo Majadahonda y el Navalcarnero se reparten los puntos en un intenso derbi madrileño. Los de Iriondo dominaron el encuentro con un notable Ñoño, al que le anularon un posible gol legal. El Naval resiste teniendo en las jugadas a balón parado su mayor amenza. Regreso y debut de Víctor Herrero "Pulga" como local tras su paso por la liga de Indonesia.

Transcurren los partidos y un Rayo Majadahonda que llegó a liderar la clasificación -allá por Octubre- se aleja poco a poco de los puestos de play-off. A pesar de ello, tan solo son tres puntos los que le separan del cuarto clasificado, un Fuenlabrada que con la victoria de hoy parece presentar su candidatura a la promoción de ascenso. Y es que la competitividad es lo que está marcando este grupo dos de la segunda división B, donde ningún rival es fácil de superar.

Esto lo conocen bien dos dignos representantes del fútbol modesto madrileño, Rayo Majadahonda y Navalcarnero, hoy con un derbi que siempre deja intensidad, reencuentros y desplazamientos de afición, en este caso del sur al norte de la comunidad. Ambos venían de enfrentarse ya a equipos de su misma ciudad, el Navalcarnero que empató con el Fuenlabrada y, peor parado, el Rayo Majadahonda, tras caer derrotado 4-1 ante el Sanse.

Con el balón sobre el césped el equipo de Iriondo es como un niño con un helado, no lo comparte. Sus rivales saben de su egoísmo y ante ello optan o bien por presionar para robárselo, o bien por replegarse, opción que ha escogido hoy el Navalcarnero. Los jugadores de Juanjo Granero pareceron tener las ideas claras, pues trataron de aprovecharse de uno de los defectos de los locales, las jugadas a balón parado. Así pudo adelantar Alonso a los suyos, tras rematar un balón despejado después de una falta lateral, pero Basilio respondía con una buena parada. Mientras tanto, el Rayo dominaba la posesión sin encontrar profundidad, y Ñoño ponía el arte tirándole un caño a un jugador del Naval que contestaba con una fea patada que no fue sancionada con tarjeta.

Si ya nos dejaba ese detalle en la primera, era en la segunda mitad donde iba a aparecer la figura emergente de Ñoño. El extremo andaluz le dio la profundidad que le falataba a su equipo gracias a su velocidad y desborde, y a los cinco minutos le anulaban un gol legal. Presionó una salida de balón de la defensa, que no le quedó otra que despejar el balón con un pelotazo que impactó  en el brazo de Ñoño, pero al tenerlo pegado al cuerpo decidió continuar la jugada para encarar a portería y batir a Lejarraga. Segundos después el colegiado lo anulaba. Acto seguido, de nuevo el jugador gaditano presente en una de las jugadas ofensivas de su equipo, disparaba con la izquierda a puerta, el guardameta lo paraba, y el rechace fue rematado fuera por Portilla. Hacia el 74′ “Pulga” se retiraba del campo lesionado tras dejar buenas impresiones en su debut como local, y volviendo contar con la confianza de Iriondo, que le ha utilizado como titular en los dos partidos que ha disputado. Los minutos finales fueron de auténtica tensión, teniendo ambos equipos una oprtunidad a balón parado, con sendos remates de cabeza que se marchaban por poco.

Como ya sucedió en la ida, tablas entre Rayo y Naval que recibirán la próxima jornada a Mensajero y Toledo respectivamente.

Scroll al inicio
Ir al contenido